Los pecados mediáticos de los padres pueden pagarlos los hijos

En los últimos días se ha producido una efeméride que sería irrelevante, que una chica llamada Andrea ha cumplido 18 años. Es una Andrea muy especial, de hecho, la Andrea más famosa de España. Ella no ha hecho nada más que ser hija de quien es, y las presentaciones creo que sobran: un torero y una mujer que tuvo una breve relación con él.

La muchacha en cuestión ha salido en varios medios de comunicación de sociedad porque ya es legal sacar su cara, ya no hay que pixelársela, ya es adulta. No tiene muchas facilidades de llevar una vida normal en España, así que va a pasar el curso a Reino Unido -ella que puede-. De ese punto quiero irme a otro, el de ahora menores de edad que tienen una exposición mediática sin quererlo: sus propios padres les exponen.

Varios amigos y conocidos que se han estrenado en la paternidad, en la larga veintena o corta treintena sobre todo, publican orgullosos fotos y vídeos de sus hijos. En principio no son públicas, sino que son accesibles a un grupo de amigos, familiares y allegados. No todas las redes sociales tienen el mismo grado de protección. Los que hemos escarmentado al respecto o nos hemos informado sabemos que hay que ir con mucho cuidado sobre qué se publica, quién puede verlo y qué caducidad tiene ese contenido.

Continue reading

SUV + violencia vial = mala combinación, doy fe

El pasado sábado me disponía, como otros tantos cientos de miles de españoles, tomarme unos días de “trabacaciones”. Sé que no era el mejor día, previsión de atascos, malas horas (eran las 9:30) y demás cataclismos asociados a un sábado de inicio de operación salida, pero iba a viajar con más gente. El tráfico en sí fue el menor de mis problemas.

Hallábame circulando por la A-6 en las cercanías de la M-40, sentido Madrid, carril izquierdo, al ritmo que permitía ir el tráfico, pero ágil. Eso pensé. Por el retrovisor vi a un SUV/todoterreno hacer eses entre el tráfico, como si estuviese jugando al Need for Speed, sudando de las normas y de la más elemental prudencia. El sujeto en cuestión se topó conmigo sin posibilidad de avanzar. Era un gilipollas de manual, acosando y amedrentando a los demás por tener un coche que supera holgadamente las dos toneladas y el doble/triple de potencia que tiene un turismo normal.

Saqué el brazo por la ventanilla y le hice un ademán de que se relajase, con movimientos hacia arriba y hacia abajo suaves, la carretera no le pertenece y yo tampoco me podía cambiar de carril. Solo conseguí ponerle de más mala hostia, tirarme luces y que se acercase más. Realmente no se podía ir más rápido, y menos cerca de la M-40. En un momento dado, le enseñé las luces de freno (con acariciar el pedal basta) y las de emergencia, dio un volantazo y me pasó por la derecha -en un hueco que se abrió rápidamente- con violencia. A partir de ahí empezó un episodio que podría haber acabado fatal.

Continue reading

Así nos libraremos de los atascos del futuro

ItalDesign Airbus Pop.up

Hay religiones que impiden trabajar en sábado, otras beber alcohol, y la mía prohíbe meterme en atascos. Prefiero hacer 20 kilómetros más haciendo caso a Waze y evitar quemar mis nervios. Cuando llevo un automático el estrés es inferior, pero con un manual me dan ganas de protagonizar mi particular día de furia.

Alguna vez he pensado en evadirme de un atasco de formas creativas, mediante los gadgetomuelles en el coche, salir volando o que se habilite un carril especial para salir echando viruta. Al menos las dos últimas ideas son menos absurdas y están siendo estudiadas por algunas mentes preclaras.

Lo de salir volando está en estudio por parte de Airbus e ItalDesign, que presentaron la idea en el Salón de Ginebra. Su idea se llama Pop.Up, son vehículos que pueden dividirse en dos y mandar la parte del habitáculo por vía aérea. Es como usar drones, pero a lo bestia. La parte del chasis-motor (terrestre) se zafará del atasco cuando pueda e irá a una base donde llegarán unidades aerotransportadas. Miedo me da pensar en el coste, a pesar de que todo sea eléctrico.

Continue reading

El ciudadano X y el “mi coche me lleva y me trae”

NOTA: imagen a efectos ilustrativos

Seguro que más de uno se va a sentir identificado con lo que va a leer a continuación, o conoce algún ejemplo en su círculo más cercano. Pensemos en el ciudadano X, no importan sus características, ni su sexo, ni a quién vota. Tiene un coche que usa para desplazarse de un lado a otro, un simple medio de transporte que ya no está nuevo ni hay garantías que vigilar. El ciudadano X no sabe nada de mecánica. Tampoco destaca como conductor, trata de cumplir con las normas y no se mete en líos con la Guardia Civil.

El ciudadano X no se preocupa del estado mecánico de su coche. A veces se fía del consejo de terceros -algunos de ellos son “mecánicos”- y cree tener el coche en buenas condiciones. El ciudadano X va al dentista cuando le duele algo, si no, no. El ciudadano X lleva su coche al taller cuando se rompe algo, si no, no.

Lo que el ciudadano X no sabe es que cualquier día puede apuntarse a las estadísticas de la DGT en la sección de anécdotas: accidente por fallo mecánico o de algún elemento del vehículo (el 90% son errores humanos). Los sistemas de seguridad activa y pasiva del coche pueden estar en mal estado por simple negligencia. Contará estadísticamente como fallo mecánico, pero será otro error humano. Nadie le ha dicho al ciudadano X que su coche es un peligro, aunque en la ITV el coche ha ido pasando.

Continue reading

Insultar en Internet no sale gratis, ojo…

Mucha gente piensa que Internet es una especie de barra libre en la que puede decir lo que quiera y sin que haya consecuencias. Se equivoca. Acabo de moderar (vamos, eliminar) un comentario en el que un señor decía algo muy feo sobre mi madre, una expresión habitual en el español medio. Como no me ha dado una dirección de correo real, no le llegará mi respuesta.

Es el momento de recordar el Código Penal, Título XI (Delitos contra el honor), Capítulo II (De la injuria), artículo 208:

“Es injuria la acción o expresión que lesionan la dignidad de otra persona, menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación.”

O lo que es lo mismo, me pilla con el pie torcido y le puedo denunciar, tiene el agravante de hacerlo en un medio de difusión (artículo 211, con publicidad). Lo mismo puede hacer cualquier persona que sea ofendida de forma pública. Como responsable de este sitio tengo la responsabilidad de evitar que nadie lea un comentario ofensivo, los elimino sin más, pero es algo que conviene saber. Que se lo digan a cierta tuitera que se pasó de la raya con sus expresiones en público, la libertad de expresión no es infinita.

No voy a tolerar ninguna falta de respeto en los comentarios de este blog, principalmente por higiene.

Una reflexión por el CO2 que emiten nuestros coches

¿Qué coche me compro?

Una de las noticias de la semana ha sido la decisión de Estados Unidos -bueno, de su particular presidente- de retirarse del acuerdo del clima de París. En resumen, los países de todo el mundo -salvo Nicaragua, Siria, y ahora EEUU- se pusieron de acuerdo para reducir sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) para evitar que siga aumentando la temperatura media del planeta.

Para aquellos que no piloten mucho de química, seré rápido. La atmósfera de la Tierra está compuesta básicamente por oxígeno (O2), nitrógeno (N2) y dióxido de carbono (CO2). Cuanto más aumenta la concentración de este último, la Tierra retiene más calor dentro de su atmósfera, por lo que sufre un efecto invernadero: se calienta. Este calor altera la temperatura de los mares, alterando un delicado equilibrio natural (desastres) y elevando la altura del mar por deshielo de los polos.

Ahora bien, nosotros, como individuales, ¿qué podemos hacer? Lo voy a particularizar más: ¿cómo podemos bajar las emisiones de CO2 de nuestro coche? Primera respuesta y la más fácil: reduciendo el consumo: existe una relación directa entre cada litro de gasóleo, gasolina o gas y el CO2 que se emite a la atmósfera. Se suele cuantificar en gramos por kilómetro recorrido. No es un gas contaminante, ojo, que no es lo mismo. Los gases contaminantes sí dependen mucho de la forma de conducir, el CO2 solo del consumo.

Continue reading

Una noche en el Autocine de Madrid

Autocine Madrid RACE

Tenía curiosidad por ir a un autocine alguna vez, y ayer tuve la ocasión de comprobarlo. Sin ir muy lejos, con la vista de las cuatro torres de Castellana, se ubica el Autocine que se puso en marcha este año. Fui invitado por Toyota, nos juntamos unos 200 coches de la marca, desde los Aygo hasta un Hilux, unas 400 personas entre conductores, acompañantes e invitados. Oye, no todos los días invita al cine la empresa detrás de la insignia que luce el capó, y es la primera vez que hay una proyección “monomarca”.

Mi curiosidad no solo era cinematográfica, también técnica. En los autocines clásicos el sonido de la película se emite por altavoces o por tomas para auriculares, pero en el de Madrid se hace por una emisora en FM. La verdad sea dicha, la calidad de sonido me sorprendió para bien. El problema de usar la radio del coche es el consumo de energía, la batería de 12 voltios no aguanta eso bien.

Como fui muy previsor, acudí a la cita no solamente bien acompañado y bien vestido, también con dos móviles con capacidad de recibir FM y auriculares. La temperatura fue bastante soportable, por lo que no tuve que tener el coche encendido para tener calor o aire acondicionado. Eso sí, tal y como tenía previsto, la batería de 12 voltios no iba a aguantar la proyeción de Lalalalalaland (puede ir algún “la” de más) hasta el final.

Continue reading

Solo hay un Maserati de taxi en España, anda por Sevilla

Maserati Ghibli Diesel taxi Sevilla
Maserati Ghibli Diesel – Fotografía: CompactZet (Forocoches)

Sí, no te han tomado el pelo, existe un taxista en España que conduce un Maserati, y es el único. Se llama Jesús Lobo, y es un taxista sevillano que buscaba algo más chulo que su anterior taxi Citroën Picasso. Se ha comprado un coche de lujo, pero que nadie piense que es idiota.

Se trata de un Maserati Ghibli Diesel, la versión más económica de la marca del tridente en nuestro país. Cuenta con un motor diésel de seis cilindros y 275 CV retocado por Ferrari, y si tú o yo nos vamos a comprarlo, nos pedirán 76.500 euros. Ahora bien, como es un vehículo para utilizarse como taxi, está exento del impuesto de matriculación y del IVA, por lo que no ha llegado a los 61.000 euros, extras aparte.  Ciertamente lleva unos cuantos extras, pero el precio base es ese. Está “igual de loco” que si un colega suyo se compra un Mercedes Clase E. Y los hay, cobran lo mismo, pero consiguen carreras más agradecidas.

Jesús Lobo está obligado a cobrar exactamente el mismo importe por carrera que sus colegas con Octavias, Dacias, Toledos, Prius o Picassos. Las tarifas están reguladas. Ahora bien, se puede diferenciar de otros colegas por dar un servicio diferenciado, además de tener un coche que no tiene rival en la ciudad hispalense. Él considera que tiene algo más que un trabajo, el placer de conducir un Maserati todos los días. Él lo llama Taxirati.

Continue reading

Un punto de vista alternativo sobre el mundo del motor