Gasolina o diesel, el gran dilema

Esta pregunta es un quebradero de cabeza para no pocos conductores, pues es una elección muy importante. Asistimos a la fiebre del diesel: dCi, TDI, TDCi, HDi, D4-D, DDIS, CDTI, TD, TiD… Las matriculaciones de turismos de gasóleo no han parado de subir, algo impensable hace pocos años, superando ampliamente las de modelos de gasolina.

Cada tipo de motor tiene sus ventajas y sus inconvenientes, pero en el diesel brilla su bajo consumo y su mayor durabilidad, motivo por el cual muchos han comprado diesel sin pararse a pensar detenidamente si les compensaba o no, pues en la vida útil de un coche hay muchos más gastos que el carburante.

Renault Mégane 3p (2002)

En este artículo, usando un modelo líder en ventas, el Renault Mégane, vamos a ver cómo la elección de gasolina y diesel no está tan clara como se piensa. Es más, el precio de los carburantes va a cambiar por una directiva comunitaria, por lo que el gasóleo, el combustible más demandado, se va a encarecer, reduciendo aún la ventaja de los turbodiesel (apenas se comercializan diesel atmosféricos actualmente).

Esta prueba ha sido confeccionada con 3 modelos: Mégane 5p 1.6 16v (2005), Mégane Sedán 1.9 dCi (2005) y Mégane 5p 2.0 16v (2006). Comprobaremos cómo realizando conducción económica la elección no es tan clara como pensaba.

Mégane 1.6 16v (115 CV)

Esta motorización es la segunda más potente de la gama 2002-2006 en gasolina, tras el 1.4 16v de 100 CV. No es el último grito en tecnología, además, recibió algunos retoques con la llegada del Mégane de 2006 para cumplir nuevas normativas anticontaminación, bajando su potencia a 110 CV. El consumo mixto del motor 1.6 es de 6,8 litros cada 100 Km.

Buscando por Internet, buscando la opinión de los propietarios, me encuentro con que el Mégane 1.6 les suele consumir de 7 litros en adelante, hasta un “tope” de 10 litros, en función del tipo de conducción. Como ya hice con la prueba de consumo con los Citroën C4, veremos cómo cambia el panorama cuando se hace conducción eficiente.

Renault Mégane 5p (2002)

En esta ocasión, no sólo respeté los límites de velocidad legales, además bajé la velocidad media un poco, como un 5-10% menor que el límite de la vía. No sólo se trataba de cambiar a una marcha superior lo antes posible, prever el comportamiento del tráfico y acelerar con suavidad -entre otras técnicas- se trataba de lograr el máximo equilibrio entre ahorro y movilidad. A pesar de conducir un poco más despacio por mis trayectos habituales, la diferencia de tiempo no era trascendente.

Pues bien, a lo largo de 908,9 kilómetros gastó 54,6 litros de gasolina según el ordenador, el cual es de los más fiables y precisos del mercado. Esto supone una media de 6,01 litros cada 100 Km, cifra que se correspondía con la realidad. Con un depósito de 60 litros, el Mégane 1.6 puede así rozar los 1.000 kilómetros de autonomía. De momento, no he encontrado un turismo compacto con una motorización gasolina 1.6 que gaste tan poco.

El limitador/regulador de velocidad de serie fue una gran ayuda, pues mantener el ritmo disminuye el consumo, y respetar los límites de velocidad también. Por encima de 120 Km/h, el consumo no aumenta proporcionalmente a la velocidad, aumenta mucho más rápido.

El consumo mínimo en carretera que obtuve fue de 4,69 litros cada 100 Km, el camino que hay desde mi casa hasta la sede de Renault en Madrid. El consumo máximo fue de 8,5 litros, por carreteras de montaña con el motor frío. El consumo de 6 litros también es real en autopista, como pude comprobar en 200 Km. por la M-50, sin superar los 100 Km/h.

Puede parecer una velocidad muy lenta, pero a veces el tráfico no hace aconsejable superar esta velocidad o a pesar de haber circulado a 120, nuestra media “real” acaba siendo de 90 Km/h. Apenas se tardan unos pocos minutos más en trayectos habituales, no son todo viajes a la costa.

¿Y qué hay del diesel? Veámoslo.

Mégane 1.9 dCi (120 CV)

La gama 2002-2006 estaba más equilibrada en potencia en el entorno de los 120 CV, pues el diesel sólo sacaba 5 caballos a su homólogo de explosión. En la gama actual, este motor ha sido mejorado y entrega 130 caballos, suma filtro de partículas y su funcionamiento es más suave. Como el Mégane es líder en ventas y lo ha sido durante mucho tiempo, hay miles de Méganes con esta motorización en las carreteras.

La unidad de pruebas diesel era de carrocería sedán, un “pelín” más pesada y con aerodinámica diferente, pero los consumos son prácticamente los mismos que en versiones 3 y 5 puertas (según ficha los mismos).

Renault Mégane sedan (2003)

Al recogerlo de Renault, el ordenador marcaba un consumo medio de 6,6 litros/100 Km tras haber recorrido 8.000 kilómetros, lo que sugiere que es una medida realista. Para empezar, ya es un consumo superior al obtenido con el Mégane 1.6 16v.

Conduciendo el dCi con las mismas premisas que el motor de gasolina, esperaba un consumo significativamente menor, pero la realidad fue diferente. En un total de 743,1 kilómetros recorridos, consumió 43,1 litros de gasóleo, lo cual es una media de 5,8 litros cada 100 Km. En el trayecto de devolución del coche, en las mismas condiciones que el 1.6, el gasto fue de 4,23 l/100 Km.

¿Cuál compensa?

Echemos números con un ejemplo. Imaginemos dos conductores: Luis y Fernando, que se compran coche a la vez. Luis tiene un Mégane 1.6 16v de 115 CV y hace 30.000 kilómetros al año, mientras que su vecino Fernando tiene otro Mégane, versión 1.9 dCi de 120 CV, y hace al año el mismo kilometraje. Luis se gasta en su Mégane 15.635 € y Fernando 18.135 € (*). Luis es un conductor tranquilo, no se salta los límites y su conducción es eficiente. A su vecino le gusta conducir con el motor “alegre”, aunque no es que corra precisamente. Rara vez pasa de 130 Km/h.

Suponiendo un precio de gasóleo de 0,90 céntimos por litro y de gasolina de 0,95 céntimos por litro, si Luis tiene un consumo medio de 6,01 litros y Fernando un consumo de 6,5 litros y ambos pagan al contado el coche, descontando ruedas, aceite, seguro… Luis se ha gastado 15.635 euros en el coche y 1.712,85 euros de gasolina en un año, un total de 17.347 euros. Fernando en cambio se gasta 18.135 en el coche y 1.755 euros de gasóleo, sumando 19.890 euros.

Evidentemente, a Fernando no le ha salido rentable el diesel y tardará varios años en amortizarlo. Es más, mientras que Luis consuma menos carburante, aunque sea más caro, a Fernando le seguirá saliendo más caro el dCi. ¿Dónde está la “trampa”? No la hay, conducir de forma eficiente es muy rentable, amén de otras ventajas.

Ahora veamos qué pasa con la versión 2.0 16v de 135 caballos de gasolina (gama 2006).

Mégane 2.0 16v (135 CV)

Este motor es el preferido por gran número de conductores. Es relativamente austero en gasto y está como término medio entre los motores de explosión del modelo francés. Tiene la potencia necesaria, es silencioso y agradable. Le falta el empuje del dCi adelantando, pero vibra mucho menos y responde bien en casi todo el recorrido del tacómetro.

Renault Mégane (2006)

No cuento con información precisa sobre su consumo real, estimo que está entre 8 y 10 litros a los 100 Km en conducción no eficiente. Según la ficha, su consumo es de 8 litros cada 100 Km. Es fácil pensar que el dCi de 130 CV saldrá más rentable, pues su gasto mixto es de 5,4 litros cada 100 Km, según ficha. La realidad no es exactamente así.

Aunque este Mégane lo conduje con una velocidad media levemente superior (49 Km/h), también puse en práctica conducción eficiente. En cuatro palabras: ni corto ni perezoso. Jugando con el cambio de 6 relaciones, las cuales pueden estrujarse desde bajas revoluciones dada la elasticidad del motor y su buen reprís, podemos obtener resultados muy buenos.

Mis cifras, tras 605,1 kilómetros de prueba fueron 42,9 litros de gasolina consumidos y un gasto medio de 7,09 litros cada 100 Km. Con este consumo pueden hacerse unos 850 kilómetros por depósito, y eso que hablamos de gasolina.

Extenderé el ejemplo de Luis y Fernando con Antonio, el propietario de un Mégane 2.0 16v, con el mismo kilometraje anual. El coste de adquisición es de 17.035 euros (*). Antonio es amante de la gasolina y conduce tranquilo. Al cabo de 5 años, Antonio y Luis calculan cuánto dinero se han gastado en combustible.

Luis gastó 8.775 euros en gasóleo (suponiendo que el precio del combustible y consumo no cambian) y Antonio, 10.103,25 euros de Sin Plomo 95. Es normal, el gasolina gasta más combustible. Sumando esas cantidades al precio del coche nuevo, Luis ha gastado 26.910 euros y Antonio 27.138,25 euros. En otras palabras: 228,25 euros de diferencia, nada más.

¿Le compensaba a Luis el diesel? Seguramente no de la forma en la que él pensaba.

Renault Mégane 5p (2006)

Conclusiones

Los números hablan y conducir de forma eficiente no es sólo ahorrar 5 euros por depósito precisamente. Si Luis en 5 años, en vez de consumir 6,5 litros de gasóleo de media, gastase 5,8 litros, su gasto de gasoil bajaría de 8.775 € a 7.830 €, es decir 945 euros. Habría que tener también en cuenta el gasto de neumáticos, de cambios de aceite, quizás alguna multa por exceso de velocidad… Y habría más diferencia, aunque Luis no conduzca en autopista a 150 Km/h ni haga conducción deportiva de vez en cuando.

A más velocidad, mayor consumo, mayor sonoridad, aumenta la fatiga y es mayor el desgaste de los elementos mecánicos del coche. ¿Has oido alguna vez eso de “yo conduzco a 140 por la autopista por que si no me duermo”? La fatiga anticipa el cansancio e incluso, la somnolencia al volante. Lo de que a 120 uno “se duerme” es una sensación psicológica. En 2 horas, sólo hay 40 kilómetros de diferencia.

Resumen de datos

No se cumple siempre, ya que el consumo de los 3 protagonistas del artículo es muy parecido -el diesel no es de los más austeros del mercado-, pero a veces sale más rentable comprarse un coche de gasolina y hacer conducción eficiente que comprar un diesel pensando que ahorra él solito porque gasta menos y cobran menos en la gasolinera.

Motor 1.5 dCi de 100 CV (2004)

Evidentemente, el 1.9 dCi en conducción eficiente sale rentable en menos tiempo que en conducción convencional. Cada conductor es un mundo y tiene diferentes preferencias, estilo de conducción y presupuesto. Para conducir de forma tranquila, sin estorbar a los demás y respetando los límites de velocidad, los motores 1.6 de 110 CV y 1.5 dCi de 105 CV son más que suficientes y el gasto será muy bajo. Quisiera conocer las opiniones al respecto de propietarios de Renault Mégane que visiten este blog, así como sus consumos.

Por su parte, el 2.0 16v de 135 CV y el 1.9 dCi de 130 CV son elecciones muy saludables para quien requiera un poco más de potencia, viaje cargado con relativa frecuencia o viva en un lugar donde la orografía es un poco complicada.

Mi consejo es que antes de decidirse por un diesel, hay que echar números y tener en cuenta todo: precio de adquisición, consumo mixto, intervalos de mantenimiento, precio del seguro, que las averías en diesel suelen ser más caras, el tiempo que queremos tener el coche, precio de venta, nuestra forma de conducir… Este enlace es muy útil para hacer ese cálculo: Calculadora diesel-gasolina.

En cuanto a la decisión personal de escoger un motor u otro, dejando a un margen el lado económico, es un terreno en el que prefiero no entrar ahora.

¿Y tú, qué prefieres? ¿Gasolina o diesel?

Fotografía: Prensa Renault y Javier Costas Franco

(*): Tarifas de Marzo de 2005, versión Confort Expression 3 puertas

NOTA: Las suposiciones hechas en este artículo facilitan la comprensión del mismo sin tener que hacer cálculos más complejos, por lo que los datos de las conclusiones son orientativos.

¿Te ha gustado o te ha sido útil?

Si consideras que esta información merece la pena, y quieres colaborar al mantenimiento de este blog, puedes plantearte hacer una donación con Paypal. No hay mínimo, ni máximo, la voluntad.


159 pensamientos en “Gasolina o diesel, el gran dilema”

  1. Hola Daniel.

    Procura que no baje de 1.500 RPM aunque no lo notes forzado, es lo suyo para un gasolina. En carretera abierta no hay problema alguno en ir a 2.000 RPM. El par máximo lo alcanzas a 4.000 RPM, velocidad poco recomendable ya, así que ve al ritmo en el que el motor vaya cómodo y responda, la viveza está a altas vueltas, como en todo atmosférico. Como es un gasolina, es normal que te parezca “ruidoso”, además es un 8 válvulas si no me equivoco.

    Si quieres calcular consumos, es fácil. Llena el depósito. Pon el cuentakilómetros a cero. Cuando te salte la reserva, lo vuelves a llenar. Calculas litros en relación a kilómetros, que es litros*100/kilómetros, y te sale la media en l/100 km. 500-600 km por depósito es algo muy razonable.

    Un saludo.

  2. Muchisimas gracias por responder Javier! La verdad es que era una respuesta algo complicada o delicada y de hecho no he encontrado nada por internet al respecto. Y en efecto, no te equivocas, es el 8 válvulas de 90cv. El consumo con un deposito de 60 litros, en caso de tener una autonomía de 500-600 kilometros si que me parecería excesivo, aunque supongo que te refieres a ciclo mixto o en ciudad. Pero por carretera solo, con muy poco equipaje y con dos personas, yendo tranquilo como digo 80/90 km/h o 2000-2250 rpm… supongo que no deberia plantear mucho problema en hacer unos 800-900 kilometros no?
    Muchas gracias por la rapidez en contestar y por las respuestas. Sigo tus anteriores posts y los nuevos, porque me parecen muy interesantes y de gran ayuda. Un saludo o rafagas jejeje

  3. Dani, tu coche es capaz de esto: http://www.spritmonitor.de/en/overview/41-Renault/372-Megane.html?fueltype=2&constyear_e=2000&power_s=89&power_e=91&exactmodel=1.6&powerunit=2

    La media es de 7,2 l/100 km para ese modelo. Con 60 litros, son 833 km teóricos, si descuentas la reserva verás que tu planteamiento es un poco optimista. Hay días en los que se alinean los planetas, una mariposa bate sus alas en Singapur y haces una media a depósito completo de 6 l/100 km. Otro día esa mariposa se levanta con resaca y te gasta 8. Aunque conduzcas siempre igual y por las mismas rutas, estás sometido a una aleatoridad (teoría del caos) contra la que nada puedes hacer. El tráfico no es siempre el mismo, ni el viento, ni la temperatura, ni la calidad química de la gasolina. Por eso te hablo de 500-600 kilómetros, es una cifra más realista. La conducción eficiente es mucho más que ir a 90 km/h clavados en quinta, es aprender a conducir como si no existiese el pedal del freno, y ser fusión de conductor y médium, para que te puedas anticipar a todo y no desperdicies ni una gota. Tampoco se trata de ir despacio, sino de ir más lejos con cada gota, y a ser posible, con la mayor velocidad media.

    Cuando pilotes más de esto, podrás sumar 100-150 kilómetros de autonomía, y si te conviertes en el megapr0, y lo tienes todo a tu favor, te puedes acercar a 900. Fíjate en los resultados que te he pasado.

  4. Esos 833 ya me gustan mas jejeje hombre, ya se que hay muchos parametros que determinan que una vez gastes mas y otra menos, pero queria hacerme una idea porque 60 litros o pongamos entre 50-55 sin contar la reserva y al precio actual de la gasolina…me parece mucho. De todas formas el coche será para viajes mas que nada con lo cual…ya me hago una idea y tampoco será una ruina ( mi Daewoo Lanos sx 1.6 16v creo recordar que gastaba el doble o casi y con bastante menos deposito)
    Muchas gracias Javier! Nos eres de gran ayuda y estas haciendo una gran labor, enhorabuena!

  5. No solo has de optimizar el consumo, sino la propia gasolina. Hasta la fecha, la combinación óptima es esta: http://javiercostas.com/tag/cepsa/

    Míratelo. Con la VISA CEPSA, que no cuesta dinero (pago aplazado a mes siguiente, interés 0%), la Carrefour Club, y la StarGo, no consigo gasolina de primera marca a un precio más bajo en ningún sitio.

    Lástima que al ser Euro 2 ese modelo no se pueda convertir a GLP, porque ahí tenías coche hasta aburrirte de él…

  6. Me acabo de pasar por el enlace que me has dejado Javier, y decirte que a mi la BP me va muy bien, ademas de que me pilla relativamente cerca. Actualmente, tienes descuentos en gasolina y los puntos son 1 por €uro repostado. Personalmente te la recomiendo mucho y la del Carrefour, que como el cheque ahorro sale cada 3 meses y a veces echamos gasolina ahi mi novia y yo…ella en su coche y yo en la moto, pues al cabo de los 3 meses tienes un dinero acumulado que te puede servir perfectamente para comprarle cosas al coche, tales como escobillas de los limpias, aceite, refrigerante, fundas para los asientos, etc… y esta te la recomiendo mas aún que la BP, y mas si te gasta tanto el supra, ademas de ser la gasolina un pelin mas barata que en el resto de gasolineras (1-3 centimos por litro).
    Es cuestion de que pruebes.
    Muchas gracias por tu paciencia, y perdon por ser tan pesado!

  7. Lo sé Daniel 🙂 Con BP no consigo un descuento tan alto que con CEPSA, eso sí, también te digo que la Star 95 el Supra se la bebe muy rápido, pero como apenas lo uso, le echo Optima 98.

  8. Hola de nuevo Javier, tengo una o varias nuevas preguntas, a ver si me las puedes resolver. La primera es…. consultando varios foros y paginas, he leido, que en mi coche (Megane classic 1.6e 90cv), el par está entre las 2500-4000 rpm, y me gustaria saber, cuando debería cambiar de marchas? Porque segun he leido, el coche consume menos en la zona de par, pero no se si es así realmente, o cuanto de verdad tiene eso.
    La segunda es… de ser cierto lo del par, cuando deberia cambiar, a 2500, o a 4000?
    Muchisimas gracias de antemano!. Y como siempre, enhorabuena por la labor que haces!

  9. Hola, buenos días:

    Normalmente, para una conducción tranquila, en un Gasolina, si no le estás pidiendo aceleración (no le pides nervio), el cambio, sería a un poquito mas de 2500rpm, y así, se cuida el consumo (acelerando poquito)

    Si vas acelerando, pues el cambio, sería más cercano a las 3000rpm, para que al bajar las rpm con la nueva marcha, siga quedandose el motor, en un giro de unas 2500rpm.

    En cualquier caso, el par es eso, “par” donde dos cosas van a la vez, en este caso, potencia (cv) y empuje (newton/metro). Donde van mas paralelas esas “lineas” (que hay en toda grafica de potencia) es donde va el motor más desahogado, mas tranquilo y ofrece más fuerza y menor consumo. Por encima, tiene potencia, pero se dispara el consumo. Y por debajo, va teniendo empuje, pero poca potencia.

    Un Diesel, con el turbo, tiene una entrega de par, más lineal, una vez que entra el turbo (entre 1750 y 1900 rpm) hasta las 4000rpm, es lineal, la máxima entrega, y la conducción, es diferente, no hay que acelerarlo tanto, van más bajos de vueltas, marchas más largas (mas par motor) y menos desgate mecánico. también, menos ruido, ya que va a menos rpm.

    Espero que mi opinión te aclare algo, así es como yo lo entiendo y como lo he notado, en consumo y respuesta de varios modelos, gasolina y diesel.

    Un saludo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NOTA: Si ves que tu comentario no aparece inmediatamente, es que está en cola de moderación. Me reservo el derecho de autorizar o denegar cualquier comentario que se realice en este espacio, y no admitiré ningún tipo de descalificación, faltas de respeto a otros comentaristas, vulneraciones a la legislación vigente y similares. Por cada comentario que se realiza se guarda la dirección IP, y si hiciese falta, se pasará dicha información a la autoridad competente.

Jamás haré uso comercial de las direcciones de correo que se introduzcan, ni las pasaré a terceros. Sé sincero con la dirección porque de lo contrario no podrás comentar. Además, si necesito ponerme en contacto contigo por el motivo que sea, debe ser dirección válida. Gracias por tu comprensión.