Y cayó la primera

El primer conductor que perdió todos los puntos de su carnet de conducir se llama Ángel M.G., y ahora también tiene nombre la primera conductora que ha perdido todos sus puntos. Ángel fue sancionado el mismo 1 de Julio, el día que se instauró el permiso por puntos. La mujer, de la que desconozco nombre, fue sancionada el 18 de Septiembre. Desde que aparecieron las primeras estadísticas, las mayores pérdidas de puntos eran mayoritariamente a hombres, pero tarde o temprano tenía que caer la primera mujer.

Ángel M.G. (39 años) fue sorprendido circulando por la izquierda en una vía de doble sentido (4 puntos menos), no se detuvo ante los agentes (4 puntos menos) y su tasa de alcohol era superior a los 50 miligramos por litro expirado (6 puntos). En menos de un mes después de la retirada, le pillaron circulando en zig-zag, arrojó 0,87 miligramos de alcohol por litro de aire expirado (el triple de lo permitido) y, antes de que le pararan, había tirado un porro por la ventanilla del coche. Acabó ingresando en la cárcel.

La primera en perder los puntos ha sido una chica de 18 años, residente en Puertollano (Ciudad Real). Su permiso era de ciclomotores, y como tenía menos de 3 años de experiencia, tenía 8 puntos de saldo. Las siguientes acciones le acarrearon un descuento de 11 puntos y la retirada: ignorar las señales de los agentes (4 puntos), saltarse una señal de stop (4 puntos) y por conducir sin casco (3 puntos). Obtuvo el permiso en marzo.

Vaya par de piezas, aunque todo sea dicho, la chica era menos peligrosa.

Algunos medios alarmaron acerca de la posibilidad de perder todos los puntos en un día cualquiera yendo a trabajar: por no encender las luces, algún exceso de velocidad, no guardar la distancia de seguridad, aparcar en un carril bus y tirar una colilla por la ventanilla. Bien, hay acciones que acarrean inseguridad, pero es difícil ser sancionado de golpe por todas ellas. Un conductor que se queda sin carnet por varias “pilladas” o tiene mala suerte o es que su respeto por las normas es un poco bajo.

En cambio, casos como el de Ángel y la chica de Ciudad Real si suponen un riesgo para la seguridad de ellos mismos y de los que se crucen por su camino, y merecen quedarse sin conducir durante una temporada, pero no sin antes haberse quedado convencidos de la gravedad de lo que estaban haciendo. Dudo que militen en alguna secta suicida.

Si no, de poco sirve todo esto.

Fuentes: Terra Motor y javiercostas.com

¿Te ha gustado o te ha sido útil?

Si consideras que esta información merece la pena, y quieres colaborar al mantenimiento de este blog, puedes plantearte hacer una donación con Paypal. No hay mínimo, ni máximo, la voluntad.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NOTA: Si ves que tu comentario no aparece inmediatamente, es que está en cola de moderación. Me reservo el derecho de autorizar o denegar cualquier comentario que se realice en este espacio, y no admitiré ningún tipo de descalificación, faltas de respeto a otros comentaristas, vulneraciones a la legislación vigente y similares. Por cada comentario que se realiza se guarda la dirección IP, y si hiciese falta, se pasará dicha información a la autoridad competente.

Jamás haré uso comercial de las direcciones de correo que se introduzcan, ni las pasaré a terceros. Sé sincero con la dirección porque de lo contrario no podrás comentar. Además, si necesito ponerme en contacto contigo por el motivo que sea, debe ser dirección válida. Gracias por tu comprensión.