Volver a nacer

Casi nadie, por no decir absolutamente nadie, se acerca acuerda de su nacimiento. En ese momento, llorábamos, estábamos rodeados de gente de blanco y no teníamos capacidad de raciocinio. En cambio, unos pocos han experimentado una sensación por una parte horrible, por otra parte una bendición: volver a nacer.

Es una experiencia que no recomiendo a nadie, la sufrí una vez, cuando tuve un pequeño accidente, en el que sólo estuve involucrado yo mismo. En esos momentos, pasa toda tu vida por delante de tus ojos y luego cuesta mucho dormir. Te pellizcas para comprobar que estás vivo y le das unas cuantas vueltas hasta que “pisas el suelo”. Pero vives, puedes contarlo, y a partir de ese momento, algunas cosas cambian, normalmente para bien.

Es triste, pero hay gente que no aprende hasta ese momento, cuando ya se toma las cosas de otra forma. Quien no aprende de la experiencia, es un caso perdido. La vida nos da una segunda oportunidad. Os presento un hecho real, con protagonista real, nada de anuncios de la DGT:

Un lector de mi blog tuvo un aparatoso accidente el pasado sábado. Tras leer su relato, se me pusieron los pelos de punta. Sabiendo lo que podría haber pasado y conociendo el final feliz… me sentí profundamente aliviado. En su blog nos cuenta con todo lujo de detalles cómo ocurrió, dónde, cómo quedó su coche… Lo que importa es que está vivo, su familia también, y nadie salió herido salvo unos paneles de chapa y paragolpes. Amigo, me alegro mucho de que sigas aquí, de verdad.

Así quedó el coche por dentro

Hay mucho que contar y prefiero que leais su relato, pero hay que quedarse con la siguiente moraleja: en una situación crítica, más vale conservar la calma y tener sangre fría. A nuestro amigo le sirvió para salir sano y salvo de esta. También le vino bien tener un coche moderno, con un turismo de hace unos años quizás no habría salido tan bien parado. Esto debería recordarnos que además de lo que corre, del equipamiento, de lo bonito… no hay que dejar de mirar la seguridad de nuestro futuro coche, nunca.

Me has dado la primera alegría del año, apenas he celebrado un aprobado en un examen de los más difíciles de mi vida. Disfruta del regalazo que te han dado.

La historia completa en Activania Community Blogs

¿Te ha gustado o te ha sido útil?

Si consideras que esta información merece la pena, y quieres colaborar al mantenimiento de este blog, puedes plantearte hacer una donación con Paypal. No hay mínimo, ni máximo, la voluntad.


8 pensamientos en “Volver a nacer”

  1. Pues si, lo que importa es que todo haya acabado con los menos daños posibles.

    saludos

    P.d: has puesto acerca en vez de acuerda, refiriendote al nacimiento

  2. “…me acordé de un artículo que leí un día antes en el blog de Javier Costas titulado ‘Una cuestión de superficie’…”

    Javier, me remito al comentario que te dejé para tu entrada número 100. Enhorabuena por la parte que te toca. 😉

    Y, sobre todo, enhorabuena al protagonista de la historia: gracias a tu rapidez de reflejos, ya tienes dos cumpleaños que celebrar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NOTA: Si ves que tu comentario no aparece inmediatamente, es que está en cola de moderación. Me reservo el derecho de autorizar o denegar cualquier comentario que se realice en este espacio, y no admitiré ningún tipo de descalificación, faltas de respeto a otros comentaristas, vulneraciones a la legislación vigente y similares. Por cada comentario que se realiza se guarda la dirección IP, y si hiciese falta, se pasará dicha información a la autoridad competente.

Jamás haré uso comercial de las direcciones de correo que se introduzcan, ni las pasaré a terceros. Sé sincero con la dirección porque de lo contrario no podrás comentar. Además, si necesito ponerme en contacto contigo por el motivo que sea, debe ser dirección válida. Gracias por tu comprensión.