Renault Clio de sustitución

Renault Clio

En las últimas 24 horas mi Toyota Supra ha estado en un taller de chapa y pintura, recuperándose del “zarpazo del León”, un roce que tuve con otro coche en Leganés. Me concedieron un coche de cortesía, un Renault Clio II de los últimos, poco después salió la tercera generación. No había probado ese modelo aún, pero su sustituto sí lo probé.

Matrícula DH?, motor K9K 1.5 dCi de 65 CV, unos 116.000 kilómetros, tres puertas, acabado de los bajos (no sé determinarlo, no conozco la gama en detalle). Por pura deformación profesional, no pude sino empezar a valorarlo, estoy tan acostumbrado a hacerlo en un coche que no es mío…

Para empezar, me propuse tratarlo como cualquier otro coche que se me ha cedido, no por ser de sustitución tenía que tratarlo mal, aunque “invite” la aseguradora del contrario. Al final reconocerion que yo tenía razón, por eso quedé exento de culpa y no me cambia la bonificación 😀

Renault Clio

Los pedales van duros, cuando me he subido en el mío, pensaba que los míos eran de chicle. Muchos grillos, ruidos, vibraciones, y la palanca de cambios tenía vida propia. Al acelerar, se echaba hacia atrás, al soltar gas, hacia delante, y el coche pegaba una pequeña sacudida.

Este coche estaba bastante mal tratado, normal, con eso del “no es mío, así que…” estos coches están hechos polvo. Ha envejecido mucho peor en solo 5 años que el mío en 20. Se matriculó en marzo de 2005, así que tiene casi 6 años, pero parece que tiene mucho más. Por cierto, hablando de precios…

En Coches.net compruebo que un Clio de estas características y kilometraje viene a costar 4.000-5.000 euros, lo que me cuesta un Supra (por el mío pagué 5.000 eypos). Por nada del mundo habría cambiado de opinión, es un dinero mucho mejor gastado en el Supra que en un Clio que se cae a pedazos, ¡y tiene solo 5 años!

Renault Clio

Pero llevando este Clio, había cosas que me resultaban asquerosamente familiares. Ya sé a qué me suena, al Dacia Sandero 1.5 dCi que probé hace varios meses (parte 1, parte 2, parte 3 y parte 4). Hasta el tacto del volante me sonaba de algo. Normal, el Sandero está inspirado en esa generación del Clio, aunque evidentemente nuevo iba mucho mejor el Dacia.

El K9K dCi con 65 CV es una de las primeras versiones. Acelera con gracia en ciudad, pero fuera de ella, pues poquito, pero gasta muy poquito. Apenas le he hecho 30 km y el depósito estaba tieso, no he hecho pruebas de consumo. Total, para 24 horas que lo iba a tener… me traía sin cuidado. Pero conduje como si el caldo lo pagase yo, y no llegué ni a 100 km/h.

Después me di cuenta que la luz de cruce izquierda estaba fundida, que el faro estaba desencajado y que no tenía líquido de limpiaparabrisas. Ya se lo comuniqué al taller para que le echen mano. Por cierto, he censurado matrícula y taller, creo que es lo suyo. Ironías del destino, el taller estaba a escasos 100 metros de donde me dieron el “toque”.

Toyota Supra

En fin, fue subirme en el mío y redescubrir qué diferencia de coche había. Insisto, los dos me habrían costado casi lo mismo, a ver quién me dice ahora que estaba loco por comprarme un hierro de 20 años por 5.000 euros ¡joder, es que no hay punto de comparación! En lo único que el Clio gana es en el consumo, habitabilidad y las plazas traseras, punto pelota.

Me han dejado el paragolpes niquelado, para que no quedase mal, no solo me pintaron el lateral, sino el paragolpes enterito, y el intermitente original valorado en 10 euros. Total, a la aseguradora contraria le ha salido la bromita por algo más de 200 euros. Si se hubiese dado a la fuga me habría tenido que joder y pagarlo yo.

El coche está reluciente, me lo han lavado, y no hay diferencias apenas entre la pintura nueva y la que ya tenía, así que el coche estará como un pincel el próximo domingo en el Kinépolis para la cita con Club Japo a la que me he apuntado. Ha sido un detalle muy bonito por mi santo, dejarme el coche níquel total 🙂

Toyota Supra

¡Ay suprita, cuánto te quiero!

Por cierto, de camino al taller, se puso detrás de mi otro Clio igual, mismo modelo, y también tenía el faro izquierdo fundido. Si dijese esa chorrada de que la estadística dice que si tú tienes dos bocatas y yo ninguno, los dos tenemos uno, podría afirmar categóricamente que todos los Clio de esa época petan en el mismo faro.

Pero con dos coches no hay muestra válida 😉 Por eso, antes de afirmar tamaña estupidez, no lo hagas. La estadística es una ciencia muy compleja, mucho más que media aritmética en una muestra de dos elementos, y solo se comprende, como mínimo, cuando se ha estudiado a nivel de carrera universitaria.

Asunto zanjado, me he tirado con el intermitente jodido desde antes de empezar septiembre. Ya era hora.

¿Te ha gustado o te ha sido útil?

Si consideras que esta información merece la pena, y quieres colaborar al mantenimiento de este blog, puedes plantearte hacer una donación con Paypal. No hay mínimo, ni máximo, la voluntad.


8 pensamientos sobre “Renault Clio de sustitución”

  1. Totalmente de acuerdo con camoxo, aunque se trate de un coche de sustitución lo ideal es tratarlo con cuidado, pero a la mayoría de la gente eso le da igual.
    Javier, me imagino que en lo que te devolvieron el Supra estarías más contento que un niño con un juguete nuevo, es que no hay nada como el coche propio, jejejeje 😉

    Saludos.

  2. Por desgracia la mayoría de gente (no incluyo en la mayoría probadores ni prensa del motor) trata bastante mal cualquier cosa que se le presta, es una verguenza (aunque también hay que ver como trata alguno a su propio coche, pese al dinero que cuesta).

  3. Estos coches son los que te ayudan a agudizar lo sentidos y la intuición al volante. Porque conforme vas descubriéndoles puñetas… que si la caja de cambio no va como debería, el embrague tampoco, que en recta y llano sueltas el volante y aprecias que deriva “porque sí” hacia un lado, que si llega la noche y descubres que “está bizco” o incluso “tuerto”…

    Con cierto acojone se va, pero como suelen ser situaciones en las que no queda más remedio, pues no queda más que apretar el culín, sacar pecho y si cabe hasta con una cinta de ‘Los Chichos’ o ‘Gipsy Kings’ a buen volumen con la ventanilla bajada. Ojo tiene que ser cinta. CeDeses y eMePe3ses no valen, no dan el mismo efecto. 😀

  4. Creo q no se pueden/deben comparar ambos coches, pq aunque el precio sea el mismo… previsión de uso es diferente…

    En cualquier cas, enhorabuena por haber recuperado tu coche de nuevo, hala, a disfrutarlo!!

  5. Yo aprendí a conducir en uno de esos, sin aire acondicionado. No me pareció mal coche, especialmente con el Megane de la anterior generación que me pusieron luego. De los pocos coches a los que les tengo manía.

  6. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NOTA: Si ves que tu comentario no aparece inmediatamente, es que está en cola de moderación. Me reservo el derecho de autorizar o denegar cualquier comentario que se realice en este espacio, y no admitiré ningún tipo de descalificación, faltas de respeto a otros comentaristas, vulneraciones a la legislación vigente y similares. Por cada comentario que se realiza se guarda la dirección IP, y si hiciese falta, se pasará dicha información a la autoridad competente.

Jamás haré uso comercial de las direcciones de correo que se introduzcan, ni las pasaré a terceros. Sé sincero con la dirección porque de lo contrario no podrás comentar. Además, si necesito ponerme en contacto contigo por el motivo que sea, debe ser dirección válida. Gracias por tu comprensión.