Hace ya 12 años que empecé en prensa de motor

De vez en cuando me dan flashbacks, como a Peter Griffin, y recuerdo momentos de mi vida. Vale, seguro que tú también lo haces a menudo. Me iré concretamente a septiembre de 2001, cuando vi la página Web de mi abuelo (www.pacocostas.com) en su casa… y me pareció mejorable. Le propuse modernizarla un poco. Tenía 18 años.

A partir de ese momento empecé a trabajar en prensa del motor, porque una vez hecha la nueva página (que ya no existe) empecé a colaborar en su relleno. Empecé como un becario, mis conocimientos de coches de entonces estaban muy lejos de los que tengo ahora. El lector medio de Motorpasión me daba un repaso en conocimientos.

De la generación digital de los 80, no creo que haya muchos que hayan trabajado con comunicados de prensa en papel, con diapositivas para escanear, cintas U-Matic HB, cargado con kilos de carpetas de papel y CD en los salones del automóvil y usado más el teléfono que el correo electrónico.

Me da vértigo, pero sí, han sido 12 años, de los cuales 5 han sido alejado de la “sombra” de mi ilustre pariente, en el intento de hacerme mi propio nombre. Simplemente Javier Costas Franco. Y sigo trabajando para ello, no quería quedarme en “el nieto de”.

Me voy ganando poco a poco un respeto profesional, tanto entre los jóvenes como en las grandes glorias del periodismo de motor español en activo. Sé que aún me queda mucho para alcanzarles, pero todos tuvieron seguro un comienzo. Algún día fueron becarios de 18 años, o con menos, o con más. Tiempo ha.

He cometido muchos errores y me he llevado palos de lectores, de colegas de profesión, de algún departamento de comunicación… y he procurado aprender de ellos. Es lo que los japoneses llaman kaizen, la mejora constante. Y me equivocaré más veces, pero espero que cada vez menos.

He visto la llegada de mucha gente nueva, también la retirada de colegas senior bien por jubilación o por fallecimiento. He vivido la transición entre los comunicados de prensa en formato físico a los correos, y de los CDs llenos de fotos, a los pinchos USB con lo mismo pero en menor espacio.

Me quedé fuera de la época de los teletipos, los carretes de fotos y las máquinas de escribir. Algunos colegas piensan que era mejor época. Puede que tengan razón. Hoy día estamos dominados por la prisa, el a ver quién corre más, y a veces eso implica pérdida de calidad. Hacer una buena información lleva su tiempo, no mandar un tuit.

He dejado aparcada mi ambición de estudiar la carrera de periodismo, la que tenía que haber hecho, hasta que se pase la puta crisis, los tasazos y la putrefacción de la educación. Puede que tenga que aparcar todo eso muchos años. Ahora el pago de una matrícula se escapa de mis posibilidades y la posibilidad de recibir beca… aparte de residual, creo que hay quien se lo merece bastante más.

En fin amigos, este flashback ya ha durado demasiado. Joder, entonces pesaba 20 kilos menos, todos mis cabellos eran negros y no tenía carné de conducir. Cómo pasa el tiempo.

PD: Por supuesto que hay fotos, pero me da bastante vergüenza ponerlas. La comparación directa entre el antes y el después es chocante.

¿Te ha gustado o te ha sido útil?

Si consideras que esta información merece la pena, y quieres colaborar al mantenimiento de este blog, puedes plantearte hacer una donación con Paypal. No hay mínimo, ni máximo, la voluntad.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NOTA: Si ves que tu comentario no aparece inmediatamente, es que está en cola de moderación. Me reservo el derecho de autorizar o denegar cualquier comentario que se realice en este espacio, y no admitiré ningún tipo de descalificación, faltas de respeto a otros comentaristas, vulneraciones a la legislación vigente y similares. Por cada comentario que se realiza se guarda la dirección IP, y si hiciese falta, se pasará dicha información a la autoridad competente.

Jamás haré uso comercial de las direcciones de correo que se introduzcan, ni las pasaré a terceros. Sé sincero con la dirección porque de lo contrario no podrás comentar. Además, si necesito ponerme en contacto contigo por el motivo que sea, debe ser dirección válida. Gracias por tu comprensión.