Cuando uno baja la guardia, un accidente es mucho más fácil que ocurra

Fractal de Mandelbrot
Fractal de Mandelbrot – Wikimedia Commons CC BY-SA 3.0

La imagen superior es una representación del caos (matemáticamente hablando), lo inesperado y lo imprevisible. En la conducción las variables implicadas son tales que resulta absolutamente imposible circular en el mismo lugar con todas las condiciones iguales. Siempre habrá algo distinto, más grande, o más pequeño. Esa es la razón por la que un conductor siempre ha de tener los cinco sentidos en lo que está haciendo, y no pensando en las #musarañas.

En mi libro de consejos de conducción y seguridad vial, “Tranquilos, que yo controlo”, he analizado todas las variables que me han venido a la cabeza. Como autor, está claro que me procuro aplicar todo lo que he contado, pero ni yo mismo me libro de ser humano y de tener momentos en los que bajo la guardia.

El viernes pasado estaba llegando a Valencia, a casa de un buen amigo. Estaba saliendo de la ciudad, camino a la ronda de circunvalación, y me había metido por unas calles que no conozco. Llamé por teléfono -con manos libres- para preguntarle dónde andaba, y que llegaba enseguida. Mientras le decía eso, rodaba por un pequeño vial que comunica las calles normales con la ronda norte, y no iría deprisa en modo alguno, unos 40 km/h…

No había terminado aún la llamada cuando tomé una pequeña curva casi en ángulo recto, prácticamente a velocidad estrictamente legal, y noté la dirección muy muy ligera. El coche estaba empezando a subvirar, giraba menos de lo esperado, y vino otro coche de frente. Pasó muy cerca de mi. Llego a ir 5 km/h más rápido (o lo hace él), e igual rompemos los faros, nada más grave. En ese momento había pasado por alto que la adherencia en esas carreteras es mucho más baja que a la que estoy acostumbrado, y es más fácil sufrir un patinazo. Los conductores locales lo tienen presente, yo en ese momento no lo tuve.

No pasó nada, y solo es una anécdota que estás leyendo, pero en ese momento iba con la guardia un poco baja. Cuando un boxeador no cuida su defensa, en cierto momento -hablando mal y pronto- le pueden calzar una buena hostia.  Utilizo este símil para entrar en tu subconsciente y recordártelo: no te confíes, no bajes la guardia, hasta que no te bajes del coche estás conduciendo y es tu responsabilidad concentrarte en la tarea que realizas.

En la propia llamada se me oyó exclamar: “¡Casi me doy contra otro coche e iba muy despacio!” Mi amigo se pensó que era una de mis bromas. No me dio tiempo ni a ponerme nervioso. Cuando vivía en Sevilla estaba habituado al asfalto más resbalón, pero esta vez venía con mi chip madrileño de un asfalto que agarra más por haber menos humedad y estar el mar a hacer puñetas. La misma curva puede ser tremendamente distinta si se encuentra en un punto u otro de la geografía española; esa curva a la que me refiero no habría supuesto el menor problema de estar en mi zona, tenlo por seguro.

¿Te ha gustado o te ha sido útil?

Si consideras que esta información merece la pena, y quieres colaborar al mantenimiento de este blog, puedes plantearte hacer una donación con Paypal. No hay mínimo, ni máximo, la voluntad.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NOTA: Si ves que tu comentario no aparece inmediatamente, es que está en cola de moderación. Me reservo el derecho de autorizar o denegar cualquier comentario que se realice en este espacio, y no admitiré ningún tipo de descalificación, faltas de respeto a otros comentaristas, vulneraciones a la legislación vigente y similares. Por cada comentario que se realiza se guarda la dirección IP, y si hiciese falta, se pasará dicha información a la autoridad competente.

Jamás haré uso comercial de las direcciones de correo que se introduzcan, ni las pasaré a terceros. Sé sincero con la dirección porque de lo contrario no podrás comentar. Además, si necesito ponerme en contacto contigo por el motivo que sea, debe ser dirección válida. Gracias por tu comprensión.