Una explicación sobre la situación de Pistonudos

Hace un mes que la página web de motor Pistonudos paró su actividad por completo. He aquí mi versión. No es ningún secreto que a los pocos meses de fundarse me vi prácticamente solo intentando levantar el proyecto tras la estampida del resto de equipo ex Autoblog por una gran variedad de razones. Podía haber abandonado en ese momento o intentarlo, elegí la opción B).

Desde finales de 2015 me quedé al cargo de mantener la página como podía, limitado por mi propia capacidad y el tiempo que le podía dedicar, habida cuenta de que tengo otras ocupaciones que merecen mi atención, como otros trabajos, escribir un libro y sacarme una carrera universitaria. El precio a pagar por mi parte fue alto: trabajar una media de seis días a la semana, sin festivos, sin horarios… porque creía en el proyecto y en que las cosas iban a mejorar.

Pero las mejoras no llegaban. Incluso llegó a desaparecer la publicidad de coches de la página, algo relativamente importante en una web de motor. Aún así, aguanté. Meses después, al iniciar el verano, volvió la publicidad, volvieron los ingresos, pero ni yo ni los colaboradores que estábamos peleando por mantener un producto decente hemos visto un céntimo. Considerando que nos ampara la razón, a partir de agosto empezamos a no publicar los fines de semana, y a partir de septiembre hubo dos paros, uno de días, otro que empezó el 30 de septiembre. Sí, hace un mes. Solo queríamos que nos escucharan.

Planteé, tras hablarlo con los colaboradores habituales, una serie de exigencias muy razonables a la dirección de Pistonudos, que no quiso atender. El 12 de octubre me encuentro, para mi total sorpresa, que ya no puedo escribir en Pistonudos aunque quiera. No tengo acceso. El resto de mis compañeros, tras explicarles la situación, no quiere continuar sin mi. Desde aquí, mi profundo agradecimiento por su lealtad y porque creen que se pueden hacer las cosas de otra forma.

La dirección publicó esto. Algo ocurre, el “equipo editorial” no ha sido recompuesto; será que nadie ha aceptado, llamadme conspiranoico. No, no bastó con deshacerse de mí, como el que se quita un problema de encima.

Mis compañeros están conmigo, si Pistonudos toma otro rumbo, seguimos encantados. Nadie podrá decir que no he puesto ilusión, energía y esfuerzo en mantener el proyecto vivo. Tenía pruebas por escribir, muchos artículos que hacer, y hasta se han quedado dos presentaciones sin cubrir.

Lo siento lo que significa para los aficionados que esto no continue, pero en esta ocasión, creo sinceramente que hice lo que debía y podía, y ahora no puedo hacer nada porque no me dejan. Mi motivación no era económica, era algo mucho más elevado e idealista. Ahora podéis llamarme gilipollas, lo aceptaré deportivamente.

Ya, alguien pensará que soy un cenizo. Me echan de Motorpasión hace tres años por razones muy dudosas. Me cogen en Autoblog Spain y cierran al cabo de los meses por decisión de AOL (empresa matriz). Su continuación formal, Pistonudos, en grave riesgo. Eh, Motor.es está muy bien, creciendo y en buena situación, se os ha roto el razonamiento 😉 Que no es culpa mía, vaya. Sufro Alonsitis, una mala racha que está durando mucho.

En fin amigos. Como he dicho antes en Twitter:

Me encantaría que el proyecto siguiese adelante, pero es obvio que algo ha de cambiar a nivel de dirección, y en vez de diálogo, me he llevado un portazo en toda la cara. Qué lamentable y rastrero es por mi parte querer ganar algo por el fruto de mi esfuerzo, y de aquellos que están a mi lado en esta difícil empresa.

¿Y qué puedes hacer tú? Si la situación no te satisface, te invito a trasladar las quejas que estimes oportunas a Pistonudos por sus redes sociales (en Twitter y Facebook), comentarios en la página o los medios que consideres, incluyendo foros que visites, amigos, ¡yo qué sé! Mientras tanto yo me reservo de tomar todas las acciones que estén en mi mano, y quien dice todas, dice todas las que me ampare el derecho.

La paciencia es como la gasolina, si no repostas, llega un punto en el que se agota. En esa situación me encuentro.

Y no, esto no tiene absolutamente nada que ver con mi idea de tener más presencia en Youtube en una época en la que cualquiera puede tener voz; es simple coincidencia espaciotemporal.

¿Te ha gustado o te ha sido útil?

Si consideras que esta información merece la pena, y quieres colaborar al mantenimiento de este blog, puedes plantearte hacer una donación con Paypal. No hay mínimo, ni máximo, la voluntad.


12 pensamientos en “Una explicación sobre la situación de Pistonudos”

  1. Agradezco esta explicación porque no tengo ni Facebook ni Twitter y no sabía los motivos de ese parón del blog. He de reconocer que disfrutaba más con autoblog que con pistonudos pero la seguía frecuentemente. Solo espero que vuelva a funcionar de una manera u otra y sino pues seguiremos consumiendo motor en otros sitios. Te seguiré allí donde me enteré que estés, como en motor.es, porque lo que más disfruto son de tus pruebas de coches aunque algunos de estos sean para mi gusto “poco disfrutables”. Resumiendo, espero que todo se arregle y/o consigas todo aquello que consideres justo que leyendo la entrada, me parece lo más normal del mundo. Saludos!

  2. Pues me entristece leer esto, era de los pocos medios del motor que leía últimamente. Siempre he agradecido la objetividad, los artículos currados, los datos, la valentía de mostrar y explicar claramente los trapos sucios de VAG (¿tendrá algo que ver en todo esto?), pero, sobre todo, que sobresalíais entre taaaanta mediocridad.

    Quizá el mundo esté cambiando, quizá la gente ya no compre coches sino gadgets, quizá los coches ya no son lo excitantes que eran hace no tantos años, y precisamente por vuestro nivel, quizá, os ganasteis el “peor” de los públicos posibles, el minoritario y exigente… Eso en España se paga muy caro.

    Espero que tú y tu equipo resurjáis de algún modo, nueva página, nuevo canal de YouTube (importantísimo estos días), o la nueva plataforma de moda, sea cual sea.

    Si es cierto que os han echado sin más… Pues que les den.

    Un saludo y mantennos informados de futuros proyectos.

  3. Pensándolo bien… Pistonudos es un nombre que poco a poco va a ir pareciendo anacrónico. Por otra parte, las empresas que no pagan a sus empleados no suelen ir bien… por mucha precariedad que tengamos y por mucho que nos digan que nos apretemos el cinturón y todas esas chorradas, que hacen parecer que somos nosotros, los currantes, los culpables de la situación por el echo de querer cobrar.

    ¡Empezad un nuevo proyecto propio! ¡Ánimo!

  4. La verdad es que son muy de agradecer tus aclaraciones y explicaciones, aparte de que son de tu estilo: claro, directo, sin ambages.
    Sólo espero, por el bien del periodismo automovilístico que todo te salga como tu deseas, ya que seguro que también será bueno para los que te seguimos por diferentes medios.
    Un fuerte abrazo, Javier y sigue así, por favor.

    Nota: Excelente nota lo del posible anacronismo de “Pistonudos”, anotado por Juanma. Creo que será más que interesante el pensar seriamente lo de pasarse a lo eléctrico.

  5. Gracias por vuestras palabras, queridos amigos. Falta mucho para que “Pistonudos” sea un anacronismo, ¿o acaso se han dejado de utilizar los coches de carburación, los clásicos o -yendo más lejos- los caballos como forma de ocio y transporte?

    Los tiempos cambian y lo eléctrico tendrá mucho más protagonismo, pero para eso hace falta tiempo, y los amantes de la conducción más o menos espirituosa de momento tienen pocos modelos de ese tipo que puedan cubrir sus ansias. Yo creo que tiene mucho futuro la idea, eso sí, bajo una dirección diferente.

  6. Hola, Javier;

    estoy seguro que más pronto que tarde, terminarás creando un lugar regido bajo tus directrices, sostenible e interesante. Porque cuando alguien es capaz de generar a las ideas, mediante palabras, un estilo particular que le haga fácilmente diferenciador, significa que entre muchos, uno tiene facultades para discriminarse de los convencionales del montón. Y si además es para muy bien, como es el caso, genial.

    Me viene, de repente, el cómo se forja la admiración y el respeto, dentro del selecto y hermético club de las grandes fortunas que operan en bolsa: al parecer, esos dos codiciados preceptos no se consiguen por cuán rico se ha hecho alguien, sino por cuántas veces ha caído y cuántas se ha levantatado.

    Esperamos tu valiente levantar.

  7. Hola Javier,

    Eres una fuente inagotable de sabiduría y da gusto leerte. Se echan de menos profesionales como tú en esta profesión, que atraviesa, desde hace tiempo, una crisis galopante.

    Seguro que no te faltarán ofertas y proyectos para iniciar una nueva etapa profesional. Espero seguir leyéndote durante mucho tiempo, porque para mí es un auténtico placer.

    Por otro lado, yo también sé lo que es involucrarse en proyectos de ese tipo y trabajar con gente que, al final, te termina fallando. Por este motivo, creo entender tu situación.

    Yo te animo a que sigas escribiendo sobre coches, ya que, como he dicho con anterioridad, es un placer poder leerte.

    Un fuerte abrazo, compañero.

  8. Gracias David. Aunque te parezca mentira no me sobran las ofertas, ni hay hostias por ficharme como si fuese Ronaldo. En muchos medios ni me planteo -ni se plantean- que trabaje con ellos, será que tengo la boca tan grande como el paragolpes de un Peugeot de finales del 2000. No sé cómo acabará esto, pero seguiré adelante.

  9. Hola Javier, tú y Guille sois dos de los periodistas del motor que sigo desde hace años, bien es cierto que de forma no continuada porque mi trabajo en la mar no me permite tener siempre acceso a la red. Te diré que tus opiniones en youtube del Fiesta ST fueron el impulso definitivo para que ese fuera mi actual coche. Sé lo que es soportar condiciones laborales duras e injustas y no voy a profundizar en el tema. Pero desde mi posición de simple aficionado y consumidor de medios del motor, pienso que perdemos un buen comunicador, profesional y ponderado. Espero que encauces tu actividad hacia youtube (aunque es prácticamente imposible vivir de eso) para poder seguir tus pruebas, valoraciones y consideraciones siempre útiles e interesantes.

    Un abrazo y ánimo!!

    Por cierto, tampoco tengo twiter o facebook, no podré decirles a los editores de esa página lo que pienso de ellos.

  10. Espero que disfrutes de tu bombita de bolsillo cuando estés en tierra, y por mucho tiempo. No es imprescindible tener redes sociales para opinar, puedes dejar algún comentario en Pistonudos, en la entrada más reciente de todas. No se puede hacer anónimamente, pero algo es algo.

    No me doy por vencido. Quiero seguir sirviendo a la causa del periodismo de calidad, en la medida que pueda.

    Saludos.

    PD: los editores somos los “buenos”, es a la dirección a quien tendrás que quejarte 😁

  11. Como siempre digo eres el puto amo, pocos periodistas mejores que tú hay por ahí. Cuenta con este lector allí donde vayas, por cierto en motor.es estoy leyéndote y admirando te, un saludo, y disfruta el Prius, y el Supra, aunque lo mio es la corriente alterna

  12. Hola, Javier:

    Tras seguir con expectación (y también algo de angustia) este mes y poco de silencios culpables por parte del editor, y tan sólo con tu parte como explicación a lo ocurrido, hoy he descubierto que la primera publicación de Pistonudos en mes y medio es un refrito mal hecho cuyo único objetivo es, de forma descarada, cambiar la noticia de portada.

    Tengo por costumbre no quedarme con la explicación de una sola parte, pero como el refranero español es muy rico y sabio y contiene aquello de “el que calla, otorga”, he decidido quedarme con tu explicación, no sólo porque es plausible, sino porque es la única que se nos ha ofrecido a los lectores.

    Tengo principios (y si no le gustan, no tengo otros, contraparafraseando a Groucho), y entre ellos están defender la lucha contra la precariedad laboral y también no dejar que me tomen el pelo como consumidor, y en el asunto de Pistonudos se han mezclado ambas.

    Ya he borrado todo rastro de la web en mi navegador para evitar entrar de forma accidental en el futuro. Si hubiera buenas noticias respecto a ti regresaría sin dudarlo, pero mientras llega la buena nueva, mantendré ese engendro en cuarentena indefinida.

    Sobre ti, lo sabes perfectamente: no te faltará trabajo. Quizá en un futuro cercano no veas muchas opciones, quién sabe, pero tener una huella tan larga en el mundo de la prensa del motor acabará dando sus frutos.

    ¡Ánimo!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NOTA: Si ves que tu comentario no aparece inmediatamente, es que está en cola de moderación. Me reservo el derecho de autorizar o denegar cualquier comentario que se realice en este espacio, y no admitiré ningún tipo de descalificación, faltas de respeto a otros comentaristas, vulneraciones a la legislación vigente y similares. Por cada comentario que se realiza se guarda la dirección IP, y si hiciese falta, se pasará dicha información a la autoridad competente.

Jamás haré uso comercial de las direcciones de correo que se introduzcan, ni las pasaré a terceros. Sé sincero con la dirección porque de lo contrario no podrás comentar. Además, si necesito ponerme en contacto contigo por el motivo que sea, debe ser dirección válida. Gracias por tu comprensión.