Personal

14 años de carné, 15 puntos vírgenes

Volkswagen Golf de Autoescuela Guadarrama

Tal día como hoy en 2004, me había levantado a las 5 de la mañana. Me tocaba una clase doble de conducir para repasar la zona de examen (Móstoles, Madrid) antes de la segunda intentona. Me había propuesto sacarme el carné antes de cumplir 21 años, tenía que ser esa vez.

Conmigo iban dos alumnos, un cani/pokero y una chica. Él soñaba con llevar un Hyundai Coupé de su padre y logró que le suspendiesen a 500 metros del centro de exámenes. Es lo que tiene intentar salir delante de un camión sin prioridad (después de dudar durante medio minuto). Tuve al examinador soplando en mi nuca durante unos interminables 45 minutos, tiempo en el que estuve pensando formas creativas de aniquilar al chico y deshacerme del cadáver si suspendía. Pero me lo saqué habiendo dado 30 clases y por casi 1.300 euros.

La chica también aprobó. Unos meses después me enteré de que era la novia de un colega. Nos encontramos en casa de él y fue un clásico “nos hemos visto en alguna parte, ¿verdad?” No me avergüenza haber aprobado a la segunda, había dado 24 clases y me faltó decisión en unas incorporaciones en Carabanchel directamente a la A-5. En esa ocasión había ido conmigo una psicóloga de 33 años que suspendió por enésima vez, llevaba 77 clases y no se pudo hacer con sus nervios.

Si eso os parece mucho, os puedo poner otro ejemplo, una amiga se ha sacado el práctico a la quinta con una factura que supera los 3.700 euros. Eso sí que es hardcore

En todo este tiempo he sido multado en circulación cuatro veces: dos giros prohibidos a la izquierda (cerca de la Guardia Civil), una falta de adecuación de velocidad en una rotonda y una por velocidad en un radar que siempre supe donde estaba, pero venía del funeral de mi abuela. Toco madera, nunca he perdido puntos. Según algunos amigos, tengo una flor en el culo, y de las buenas. Creo que me han hecho soplar tres veces, y las tres veces di 0,0. En ese sentido, creo que no lo he hecho tan mal. ¿Que cuántos kilómetros han sido? Ni puñetera idea, he hecho de 15.000 a 30.000 al año, salen bastantes.

Desde aquel 2 de julio de 2004, lo más que he estado sin conducir habrán sido 3 semanas, por estar obligado por orden médica a no levantarme de la cama por una lesión de espalda. Si no, de 2 semanas no habría pasado, por estar en el extranjero y sin carné internacional convalidado. Puedo vivir sin una serie de cosas, pero sin conducir, no.

Sigo teniendo un recuerdo muy tierno de mi coche de autoescuela, un Volkswagen Golf 1.9 TDI de 115 CV del ¿2001?, con un cambio de cinco velocidades que entraban de forma muy exacta y un excelente trotar. Fue un coche magnífico. Creo que la matrícula era B–, en la única foto que tengo de él (que es una mierda, lo sé, mi móvil no daba para más) no se puede apreciar. Muchos chicos aprendimos con él.

¡A por los 15 años con 15 puntos!

PD: a los que me critican por no ser petrolhead uterino (por no obtener el permiso el mismo día de cumplir los 18 años), para que no hagan el ridículo, les recuerdo/aclaro que tuve una lesión en el pie izquierdo que me impidió conducir durante una temporada, además de que 2º de bachillerato me tuvo completamente consumido por entonces.

Cuando se pudo, se hizo. Ya había cogido un volante con 4 años, así que ese tipo de críticas me resbalan. Y antes del coche de juguete había llevado el Range Rover de mi abuelo -sobre sus rodillas-, pero tranquilos, fue en una pradera y lejos de la carretera. El recuerdo más antiguo que tengo en mi cabeza fue sentado en una sillita en la parte trasera de un SEAT Ronda. Tengo la conciencia tranquila.

¿Te ha gustado o te ha sido útil?

Si consideras que esta información merece la pena, y quieres colaborar al mantenimiento de este blog, puedes plantearte hacer una donación con Paypal. No hay mínimo, ni máximo, la voluntad.


7 Comments

  1. Luis de la Torre

    Hace aproximadamente dos meses me pusieron la primera multa por infraccion de tráfico (radar, circular a 90 en un límite de 60) no lo vi, si lo hubiera visto podría haber ido a 65 incluso a 70 pero nunca a 90. He tenido mucha suerte a lo largo de mi larga carrera como conductor, no soy un loco en la carretera, me gusta conducir ágil, pero me acerco bastante al cumplimiento de las normas. 47 años de carnet, cerca de 2 millones de Km, 15 puntos, más de una docena de pruebas de alcoholemia, una sola infracción, bueno me multaron otra vez por no llevar la ITV al día en un SEAT panda que tenía 560.000 km. Salvo algún rasponazo sin importancia, solo dos accidentes sin heridos ni grandes destrozos. Sí, he tenido mucha suerte. Saqué el carnet a los 20 años, a la primera, en un SEAT 600, habiendo realizado 12 prácticas, compré mi primer coche a los 20 y desde entonces no he dejado de conducir. Lo he hecho por las carreteras de antes, cuando algunas estaban sin asfaltar, por las autopistas y autovías de ahora, por carreteras con nieve y cadenas en las cuatro ruedas, por Francia, Italia, Portugal, Marruecos, Libia. De nuevo repito “he tenido mucha suerte” ¡Ah! no soy un profesional del volante. No me preocupo de saber donde está el radar, nunca he usado un detector, es mucho más sencillo y mucho mejor para la salud intentar respetar las normas ¡Claro qué también hay que tener mucha suerte! Todos cometemos infracciones, pero si tienes por costumbre ir a 150 en un límite de 120 porque eres muy avispado y sabes donde están los radares, el que te pongan una multa es cuestión de tiempo y las posibilidades de un accidente se multiplican.

    Reply
    1. Javier Author

      Luis, tienes un historial impresionante, no parece que tengas ninguna necesidad de leer mi libro XD Si todo el mundo fuese así, el llamado “factor humano” no tendría influencia en 9 de cada 10 accidentes.

      El día que me cazó ese radar, cuya presencia “olvidé”, circulaba a una velocidad que me parecía segura para las condiciones de circulación, como suelo hacer siempre. Si tengo la sensación de que la velocidad no es adecuada, ya levanto el pie yo solo. Es la famosa “S” de la A-2 en San Fernando de Henares, se tuvo que limitar a 80 km/h porque por lo visto hay conductores que no saben trazar esa curva a una velocidad superior. No recuerdo ese tramo sin radar, pero apostaría a que a la velocidad que yo iba, unos 100 km/h, el riesgo era nulo.

      Un saludo.

      Reply
      1. Miguel

        Buenas Javier.
        Efectivamente, ese tramo se podría pasar a velocidad normal de autovía… en agosto. Tiene una incorporación muy fea y el trazado de la curva tiene dos radios distintos (se cierra al final). Hace años, algún coche terminó en el río. Creo que es uno de esos puntos donde el radar es más que necesario. Los frenazos más peligrosos en mis 16 años de carnet me han ocurrido ahí, por culpa del tráfico que se acumula en ese punto.

        Un saludo.

  2. Jetulio Pencas

    Felicidades y bienvenido al club. Julio del 92, 18 años recién cumplidos y con unas 10 clases prácticas, lo saqué a la primera. Más suerte que otra cosa porque ahora me doy cuenta de que estaba totalmente “pez”. También recuerdo la incorporación a la A5 con un recuerdo de acojone al tener que acelerar a fondo para incorporarme. Todavía tengo los 15 puntos intactos 26 años después. Y también con un Toyota híbrido a GLP ahora después de haber tenido unos 15 coches de todos los tipos y conducido de manera frecuente (y habiéndome leído “tranquilos que yo controlo” con fruición ;-). ¿Vidas paralelas?
    En otros tantos años, volvemos a echar cuentas a ver si ya llevamos 30 o 40 puntos.
    Un saludo.

    Reply
  3. Rest

    Me saqué el carné de coche con 20, a la primera. Más tarde el de moto, por exigencias laborales, a la primera también. Hubiese querido antes, pero me vi obligado a dejar los estudios a los 17 para ponerme a trabajar. A los 18 me apunté al Ramiro Maeztu y a la autoescuela, mientras curraba unas 576.823 horas diarias. Con 19 había conseguido mi propósito en el Ramiro. A continuación, obtendría el permiso de conducir de forma legal.

    Me han puesto dos multas en mi vida: una, cuando aparqué en una zona donde la señal que lo inabilitaba se convirtió en un indetectable apéndice de la copa de un árbol. Dos, hace un par de años cuando, callejeando para descambiar unas ASICS Metarun, me metí por C/de los Madrazo (A.P.R).

    Siempre que voy a Madrid centro, de día, pillo bus o metro, exceptuando los dos casos anteriores y otros pocos muy contados. Los puntos continúan impolutos toco madera.

    Anécdotas:

    – Coche: el profe me tenía manía. Sospecho que era por no verme demasiado torpe. Ahora que no me oye, ese bigotes era un pintamoñas de pura raza. El día del examen suspendió su alumno favorito….por quinta vez, vamos, lo que viene a ser un plan de inversión a medio plazo de carne, hueso y muñón en vena. Por poco nos mata a los cuatro. Menos mal que pintamoñas tendría el pie en el freno modo mantis religiosa, los bordillos están para algo y algunas personas en los pasos de cebra conectan el sentido arácnido automáticamente. Mi examen también duró unos 45 minutis, con hilera de ciclistas incluidos eh.

    – Moto: el profe me tenía manía. Sospecho que era porque presentíamos los dos que a su novia le gustaba. Ahora que no me oye, ¡sí, te lo confirmo!. Como es tradición, di solo las clases incluidas, aun no haber nacido para conducir motos. Tampoco para ir de copiloto. Entre una cosa y otra, calculo unas siete piñas, repartidas en Vespinos y Variants. El día del examen fuimos 6 personas y lo superamos dos. Me reí mucho eso sí. Desconozco si fue producto de los nervios, porque agoté las veces que te permitían tocar el suelo o de recrearme en esos tristes caretos. No he vuelto a manejar otra, me considero peligroso para los demás, sobre todo para esos profes con novia ajajajajajajaja!!

    Reply

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NOTA: Si ves que tu comentario no aparece inmediatamente, es que está en cola de moderación. Me reservo el derecho de autorizar o denegar cualquier comentario que se realice en este espacio, y no admitiré ningún tipo de descalificación, faltas de respeto a otros comentaristas, vulneraciones a la legislación vigente y similares. Por cada comentario que se realiza se guarda la dirección IP, y si hiciese falta, se pasará dicha información a la autoridad competente.

Jamás haré uso comercial de las direcciones de correo que se introduzcan, ni las pasaré a terceros. Sé sincero con la dirección porque de lo contrario no podrás comentar. Además, si necesito ponerme en contacto contigo por el motivo que sea, debe ser dirección válida. Gracias por tu comprensión.