Personal

Gracias por el cariño

Las últimas horas han sido muy intensas, desde que el lunes conocí el agravamiento de la salud de mi abuelo y pude despedirme de él, hasta ayer, día en el que se produjo su velatorio. Cuando lancé el tuit anunciando el fallecimiento de Paco Costas, el teléfono no ha parado de sonar entre tuits, mensajes de Whatsapp, correos, mensajes en foros, llamadas… Ahora la batería me dura la mitad que un día normal.

He respondido a los que he podido, pero he leído todos los mensajes. En nombre de la familia, mi profundo agradecimiento por el cariño y el afecto hacia Paco mostrado en cualquier forma de mensaje o pensamiento. Seguramente él diría que no era para tanto, que él era un rostro presentador y que el mérito hay que repartirlo entre muchas personas.

Tampoco yo mismo esperaba que hubiese tanto movimiento mediático por su despedida, pero a veces equivocarse resulta un enorme placer. El tuit ya se ha visto como medio millón de veces, posiblemente tiene tantas interacciones como el resto de mis tuits (todos juntos) desde 2008. He estado pendiente de lo que ha salido en medios de comunicación, ya no solo desde el interés de un familiar, también como periodista.

Ayer le rindieron un homenaje -fuera del encorsetamiento que tiene el género de la noticia en un informativo- en el programa “Esto me suena”, donde recordamos algunos momentos de “La Segunda Oportunidad”. Por si te lo perdiste, enlace va. Si alguien ha oído algo más en radio, le agradecería que me dijese en qué programa, que no pude escuchar más que un rato de Onda Cero y COPE de 7:30 a 8:30. Haré un recopilatorio con todos esos enlaces.

Por cierto, como es inevitable que resurja el interés por la obra de alguien cuando se va, deciros que tengo bastantes libros suyos -sin estrenar- de “Por una conducción más segura” y “La década mágica”.  Si alguien no los encuentra por otro lado, que se ponga en contacto conmigo o me deje un comentario, y le atenderé cuando pueda. También están en Amazon en formato electrónico -con Unlimited se pueden leer gratis-, incluyendo sus memorias. En el caso concreto de “La década mágica”, considerando la calidad de las imágenes que hay, os digo que merece la pena tenerlo en papel.

Un abrazo para todos.

¿Te ha gustado o te ha sido útil?

Si consideras que esta información merece la pena, y quieres colaborar al mantenimiento de este blog, puedes plantearte hacer una donación con Paypal. No hay mínimo, ni máximo, la voluntad.


4 Comments

  1. Manolo Motor

    No puedo mas que entristecerme enormemente por la perdida de Paco Costas. Un hombre al que literalmente, le debo la vida, todos aquellos episodios de “La segunda oportunidad” que habia visto cuando era un niño pequeño, me sirvieron para ser un buen conductor y anticiparme a muchas situaciones de peligro cuando saque el carnet.
    Un saludo.

    Reply
  2. Kilometrico

    Mi mas sincero pesame a toda la familia por tan triste perdida.
    En nuestra memoria queda la figura de un gran hombre, que contribuyo como nadie lo ha hecho,a mejorar la seguridad de los conductores.
    Un ejemplo de como la educacion desde pequeños como lo hacia Paco en su programa “la segunda oportunidad” es la clave para conseguir conductores mas responsables y seguros.
    GRACIAS PACO.

    Reply

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NOTA: Si ves que tu comentario no aparece inmediatamente, es que está en cola de moderación. Me reservo el derecho de autorizar o denegar cualquier comentario que se realice en este espacio, y no admitiré ningún tipo de descalificación, faltas de respeto a otros comentaristas, vulneraciones a la legislación vigente y similares. Por cada comentario que se realiza se guarda la dirección IP, y si hiciese falta, se pasará dicha información a la autoridad competente.

Jamás haré uso comercial de las direcciones de correo que se introduzcan, ni las pasaré a terceros. Sé sincero con la dirección porque de lo contrario no podrás comentar. Además, si necesito ponerme en contacto contigo por el motivo que sea, debe ser dirección válida. Gracias por tu comprensión.