Reflexiones

No te vas a creer que tú tienes el control

Hace escasos minutos el Parlamento Europeo ha rechazado la directiva de Copyright que iba a joder viva la Internet tal y como la conocemos. ¡Qué bien, que se salvan los memes, y que no habrá que pagar por enlazar! Eso habría sido el acabose.

Ahora volvemos a la rutina. En esa rutina en la que te cruzas todos los días con una avalancha de información, desinformación, gilipolleces, memes, etc. Cuando uno estudia Periodismo ve las cosas con un poco más de perspectiva. Uno de los pilares que sustentan la libertad en nuestra sociedad es precisamente la transmisión de información veraz y de interés. Se llama derecho a la información y está blindado por la Constitución Española.

El alcance los medios de comunicación al público se basa en: la gente que los consume habitualmente, los que se enteran vía buscador/mención y por redes sociales. Y ahí radica el poder del ciudadano, del lector, el tuyo. Si compartes mierda, contribuirás a repartir mierda e intoxicar. Si compartes información, contribuirás de forma positiva a los demás.

Deberíamos preocuparnos menos del asesor del FBI que pronostica el hundimiento de España, lo de la cúrcuma, alargamientos de pene, dietas detox (zumos a precio de lágrimas de unicornio), cómo perder grasa sin esfuerzo -😂-, inventos que no sirven para nada, el no te vas a creer qué ha dicho Pablo Iglesias -sacado de contexto- o a quién se está tirando ahora Cristiano Ronaldo. Se admite lo del Mundial por eso de socializar y olvidar puntualmente lo degenerado que está el mundo.

Como periodista, te pido que cuando compartas algo, lo hagas por el bien común. No compartas de forma impulsiva, puedes ser cómplice de extender un bulo. Mucho cuidado con lo que te llega de redes sociales de páginas de dudosa reputación, es información falsa, cargada de demagogia, parcial, obsoleta, incompleta, interesada… y de vez en cuando, hasta es verdad. Castiga el periodismo basura, premia el periodismo comprometido. Este último es el que aporta algo positivo a tu vida, no lo olvides.

Tienes el control, deberías creértelo

Y esto te lo dice un tío que habla sobre motor, pero que toca temas incómodos. He hablado de los escándalos industriales de los fabricantes (pocos se libran), de la mierda de coches que se venden en países en vías de desarrollo con 0 estrellas NCAP, de la realidad sobre los motores diésel, del timo de los tricilíndricos Premium, el sinsentido de la moda SUV -que sirve para engordar las cuentas de resultados a tu costa- y otros tantos temas que no han sentado muy bien en ciertos departamentos de comunicación.

A cambio he tenido que pagar un precio, no podré trabajar en cualquier sitio, he sufrido algún veto que otro (incluso del medio para el que trabajaba en teórica libertad de expresión), no salgo en Instagram con coches de más de 200.000 euros con fotos de fotógrafo profesional ni suelo ir a viajes a la otra punta del mundo. Igual soy yo el que se equivoca, supongo. Y seguramente lo esté, pero bueno, así me siento más útil: contando las cosas como son, y molestándome en tocar temas incómodos en vez de alabar todo lo que sale al mercado y vestirlo como la rehostia.

Pero vamos, que diría lo mismo si escribiese sobre surf californiano, sobre la reproducción de los cangrejos de río o sobre la industria alimentaria. Creo que el periodismo debe ser útil para la gente, y no me refiero únicamente a la vertiente de entretenimiento (p.e. deportes), sino a difundir aquellos conocimientos o informaciones que ayudan a progresar y a crear espíritu crítico. Informar, vaya.

Por eso he estado 10 años hablando de movilidad alternativa -cuando nadie creía en ella-, de los nuevos sistemas de seguridad activa, de cómo conducir de forma más eficiente y segura, formas de fundir menos dinero en combustible y mantenimiento (no por racanear, sino por prevenir), etc. Igual voy por 10.000 artículos desde que me separé de las “faldas” de mi abuelo en 2007, he tocado muchísimos temas. Unas veces con más acierto, otras con menos, he escrito alguna que otra mierda, y también cosas que han gustado mucho al personal. Hasta escribí un libro que bueno, casi se ha terminado de vender y del que he recibido críticas positivas por doquier y dos negativas (o tres). No me haré rico con él.

En fin, esa es mi visión sobre la profesión. Qué le vamos a hacer. Eso como creador de contenidos, como consumidor, voy con mucho ojo, consulto medios de distinto palo (desde Carlos Herrera hasta Javier Gallego Crudo) y cuando me salgo de los más reputados, trato de contrastar por mi cuenta para que ni me la metan doblada, ni se la metan doblada a terceros por mi culpa.

Creo en mi poder, ahora cree tú en el tuyo.

¿Te ha gustado o te ha sido útil?

Si consideras que esta información merece la pena, y quieres colaborar al mantenimiento de este blog, puedes plantearte hacer una donación con Paypal. No hay mínimo, ni máximo, la voluntad.


2 Comments

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NOTA: Si ves que tu comentario no aparece inmediatamente, es que está en cola de moderación. Me reservo el derecho de autorizar o denegar cualquier comentario que se realice en este espacio, y no admitiré ningún tipo de descalificación, faltas de respeto a otros comentaristas, vulneraciones a la legislación vigente y similares. Por cada comentario que se realiza se guarda la dirección IP, y si hiciese falta, se pasará dicha información a la autoridad competente.

Jamás haré uso comercial de las direcciones de correo que se introduzcan, ni las pasaré a terceros. Sé sincero con la dirección porque de lo contrario no podrás comentar. Además, si necesito ponerme en contacto contigo por el motivo que sea, debe ser dirección válida. Gracias por tu comprensión.