Reflexiones, Seguridad vial

Conducir en moto es peligroso, pero usar el móvil en marcha más aún

Cuando empecé a montar en moto, muchas personas de mi círculo familiar y social empezaron a preocuparse. Que si es peligroso, que si dependes de los demás, que te puedes caer, que te puedes matar… Como si no supiese nada de eso. Después de haber escrito un libro sobre seguridad vial (“Tranquilos, que yo controlo”, por si no lo conoces) me deberían sobrar las razones para no montar en moto. Es más, ni debería ir en coche. Si no salgo de casa, seguro que no me pasa nada.

Como mayor de edad, ya con 35 años, con la cabeza más que asentada, entiendo y conozco los riesgos. Es como darle al “acepto” de una política de privacidad que no me he leído -ni tú-, se asume un riesgo y se tira p’alante. La vida es una sucesión de elecciones, unas serán correctas, otras serán incorrectas, pero suelen llevar acompañado un riesgo siempre.

Según las estadísticas que maneja la DGT, montar en moto es 17 veces más peligroso que ir en coche. El año pasado murieron a bordo de una moto 240 personas. En cambio, usar el móvil mientras se conduce (no digo ya llamar, sino contestar al WhatsApp o, peor aún, Twitter o Instagram) es 23 veces más peligroso. Entre 500 y 600 personas han muerto a causa del mal uso del teléfono mientras alguien conducía, lo cual es bastante más que los que iban en moto.

Drivemode

Cuando un motorista conduce, va pendiente de todo con todos sus sentidos. Sus ojos miran a todas partes, desconfiando de los demás. Sus oídos van pendientes de las revoluciones del motor y el choque con el aire. Su tacto está constantemente en los mandos. Su olfato percibe el aire. Su gusto… bueno, no hace gran cosa, con el casco está complicado comer o beber.

Cuando un conductor enlatad… perdón, que va en coche y mira la pantalla del teléfono sufre un efecto similar a llevar una castaña de 0,8 a 1,1 gramos de alcohol por litro de sangre, siendo el tope legal 0,5 g/l como norma general. Es decir, que se merece que le paren, le quiten 6 puntos y le metan un sablazo de 1.000 euros. Eso, afortunadamente, va a cambiar el año que viene. Si conducir tan distraído es sinónimo de ir mamado, las consecuencias deben ser las mismas, el peligro provocado es similar.

Pero el problema es que las motos son peligrosas, tócate los huevos

A mucha gente que le he tocado el tema de las motos me dice “es peligroso”. Apostaría las llaves del coche a que, de los que conducen, no consideran que sea peligroso mirar el móvil en marcha. Haciendo un silogismo, un motorista que mira el móvil es directamente retrasado mental, pero de esos no vais a ver muchos. Enlatados, todos los días. De los motoristas que van bebidos casi mejor no hablar, van rumbo a ganar un premio Darwin.

Keep calm and ride a bike. Os animo a todos a probar algún día la experiencia de ir en dos ruedas, incluso un scooter de 50 cc puede ser emocionante por primera vez, por eso de la novedad. Otros tienen el pelaje más duro, y hasta que no le claven las espuelas a una moto de más de 75 CV no van a quedar satisfechos (es como ir en un coche de más de 300 CV).

Usar el móvil hasta para ir a cagar -los más modernos ya se pueden usar hasta debajo de la ducha- está aceptado por la sociedad, poca crítica hay con el asunto. Conducir una moto no debería estar tan demonizado. Digo esto aunque mi destino sea ser sacado de la carretera por un idiota que va pendiente de su móvil y no de lo que tiene delante. Preferiría tener otro final, la verdad; al menos que me echen de la carretera llevando una moto de las gordas.

Por favor, tomemos conciencia de lo que es realmente peligroso y lo que lo es menos. Vivir es un riesgo en sí. Alguien me ha dicho que vivir demasiado siempre tiene como resultado morirse. Conduciendo, el móvil debe ir:

  • en modo avión (lo ideal)
  • en modo silencio, asociado por Bluetooth a un manos libres, y fuera de la vista. Las llamadas seguirás pudiendo atenderlas con un mínimo de seguridad
  • y si tiene que estar delante de tu vista por cojones, al menos usa una aplicación que reduzca las distracciones al mínimo, como Apple CarPlay (iOS), Android Auto o Drivemode, que eliminan las notificaciones y reducen la tentación de contestar en medio parasegundo

Son consejos de amigo. Si no te he convencido, mete en el buscador: “El ‘móvil’ del crimen (al volante)”

Si eso ya no te toca la fibra sensible, me retiro. Avísame por qué carreteras vas, para tomar un desvío cuando conduzca una hiperpeligrosa moto, que no quiero cruzarme contigo.

¿Te ha gustado o te ha sido útil?

Si consideras que esta información merece la pena, y quieres colaborar al mantenimiento de este blog, puedes plantearte hacer una donación con Paypal. No hay mínimo, ni máximo, la voluntad.


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NOTA: Si ves que tu comentario no aparece inmediatamente, es que está en cola de moderación. Me reservo el derecho de autorizar o denegar cualquier comentario que se realice en este espacio, y no admitiré ningún tipo de descalificación, faltas de respeto a otros comentaristas, vulneraciones a la legislación vigente y similares. Por cada comentario que se realiza se guarda la dirección IP, y si hiciese falta, se pasará dicha información a la autoridad competente.

Jamás haré uso comercial de las direcciones de correo que se introduzcan, ni las pasaré a terceros. Sé sincero con la dirección porque de lo contrario no podrás comentar. Además, si necesito ponerme en contacto contigo por el motivo que sea, debe ser dirección válida. Gracias por tu comprensión.