Archivo de la categoría: Personal

Me duele Cataluña

Faltan dos semanas para uno de los episodios más convulsos de la historia reciente de España, el “choque de trenes” entre el Gobierno de España y la Generalitat de Catalunya. De este tema han corrido ríos de tinta, y aquí va una opinión más, con la que se podrá estar de acuerdo (o no).

Si el Tribunal Constitucional ha suspendido el referéndum, es porque es ilegal. Cualquiera que haya estudiado nociones de Derecho lo sabe. Toda consecuencia que se derive del incumplimiento de las leyes no es cosa de Rajoy, ni de la derecha, ni de los pitufos: las leyes ya estaban ahí. En el ordenamiento jurídico español no existe lugar para lo que se pretende hacer el 1 de octubre.

¿Debería haber un referéndum? Opino que sí, pero ni de la forma que se está haciendo, ni sin que nos pregunten a todos. Catalunya es tan española como Almería, Galicia, o Canarias. Yo creo que es algo que nos incumbe a todos, y como no-censado en Catalunya, nadie me ha preguntado. Quiero votar, y votar que no quiero independencia, con todas las garantías democráticas.

Seguir leyendo Me duele Cataluña

Insultar en Internet no sale gratis, ojo…

Mucha gente piensa que Internet es una especie de barra libre en la que puede decir lo que quiera y sin que haya consecuencias. Se equivoca. Acabo de moderar (vamos, eliminar) un comentario en el que un señor decía algo muy feo sobre mi madre, una expresión habitual en el español medio. Como no me ha dado una dirección de correo real, no le llegará mi respuesta.

Es el momento de recordar el Código Penal, Título XI (Delitos contra el honor), Capítulo II (De la injuria), artículo 208:

“Es injuria la acción o expresión que lesionan la dignidad de otra persona, menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación.”

O lo que es lo mismo, me pilla con el pie torcido y le puedo denunciar, tiene el agravante de hacerlo en un medio de difusión (artículo 211, con publicidad). Lo mismo puede hacer cualquier persona que sea ofendida de forma pública. Como responsable de este sitio tengo la responsabilidad de evitar que nadie lea un comentario ofensivo, los elimino sin más, pero es algo que conviene saber. Que se lo digan a cierta tuitera que se pasó de la raya con sus expresiones en público, la libertad de expresión no es infinita.

No voy a tolerar ninguna falta de respeto en los comentarios de este blog, principalmente por higiene.

Reflexiones de un estudiante veterano

De vez en cuando está bien echar la vista atrás y ver de dónde viene uno, así tiene más claro a dónde va y dónde está. 2016/2017 es para mi un curso especial como universitario, es la primera vez en siete años que paso un curso limpio, sin recurrir a convocatorias extraordinarias (“recuperaciones”). Además, lo he terminado con unas notas muy buenas en relación al tiempo que le he podido dedicar a las clases, los trabajos y los propios exámenes.

Mientras organizaba el otro día un pifostio monumental de apuntes fueron apareciendo todos mis boletines de notas, trabajos de cuando iba al colegio e instituto (de cuando se gestaban o nacieron mis actuales compañeros de clase)… un poco de todo. Empecé a ser estudiante en 1989, cuando inicié 1º de EGB, equivalente a 1º de Primaria LOGSE. Desde entonces hasta hoy, he estado estudiando, con un paréntesis entre 2008 y 2014, en los que solo me dediqué a trabajar y a echar más horas que un reloj.

En mi historial hay un poco de todo. En mis mejores épocas he sido de notable de media, en las peores he sido de hacer plenos al 5. Me he tirado meses estudiando exámenes que he suspendido, y en la víspera me he empollado otros en los que he sacado notas por encima del 8. He sido estudiante de hacer todos los deberes y hacer otros extra porque me dio la gana, y de no hacer ni el huevo y jugar 7 horas diarias al ordenador. Creo que puedo trasladar algo de mi experiencia a otros, y puede que hasta les sirva de algo.

Seguir leyendo Reflexiones de un estudiante veterano

Madrid y sus parquímetros desincentivarán aún más ir a la capital

Muy recientemente conocimos las intenciones del Ayuntamiento de Madrid de declarar la guerra a la contaminación y a poner patas arriba el modelo de movilidad de la capital en pocos años. De todas las medidas anunciadas -30 ni más ni menos- había que leerse el PDF completito de 160 páginas. En él se encuentra la siguiente perla, página 83:

“Horario de prestación del servicio [del SER]: Adecuación de los horarios de regulación en zonas que presentan especiales características de demanda de transporte privado tanto en horario nocturno como en sábados tarde o domingos y festivos.”

Si los parquímetros empiezan a funcionar las 24 horas del día en los pocos sitios de la ciudad a los que tengo que ir, directamente dejaré de ir. Mi coche ultracontaminante no empeorará el problema de Madrid, aunque me haya gastado 3.000 euros en ecotuning para que sea lo más limpio posible (híbrido Euro 5 a GLP, que pasaría Euro 6c con la punta de la nariz). El escape es tan limpio que a veces es más sano lo que sale del tubo que lo que me entra por la admisión.

Sé que mi caso no es representativo, pero lo voy a exponer de otra forma.

Desde que hay que pagar por aparcar en Madrid, he procurado ir a la capital lo mínimo posible, y he tratado de reducir mis incursiones capitalinas al horario en el que no funciona el SER, que los operarios merecen descansar. Mi bolsillo también. Aunque hay que pagar, encontrar aparcamiento en según qué zonas es una odisea. Lo sé, y ser vecino en esos barrios tiene que ser un infierno. Mi coche antiguo ni se me ocurre bajarlo a Madrid, para que me lo arañen aparcando o quede tiznado con porquería aérea, lo dejo donde está.

Seguir leyendo Madrid y sus parquímetros desincentivarán aún más ir a la capital

Por qué deberías hacer copias de seguridad

Estatua Caín mató a su hermano Abel (facepalm)
Caín mató a su hermano Abel – Fotografía: Alex Proimos (Flickr) CC BY NC

Desde muy pequeñito empecé a usar ordenadores, y según fui aprendiendo, le fui dando importancia al tema de hacer copias de seguridad. En esta vida nada es infalible y es mejor tener un plan B. Todas las grandes pérdidas de datos que he tenido en mi vida han sido por causas ajenas, como cuando me robaron un portátil dentro de mi casa -entre otras cosas- o que una caja llena de discos de Amstrad (180 KB cada uno) acabase en la basura en una limpieza materna aleatoria.

Antes de los CD hice copias en disquetes (cuando eso tenía sentido) y en cintas QIC, que te dejará indiferente por no saber qué es. Te lo resumo rápidamente, cintas magnéticas que guardaban 120-250 MB y tardaban dos horas en escribirse o leerse. Desce hace 10 años apenas he grabado discos y he preferido almacenar las cosas en varios discos duros, más eficientes en relación capacidad/precio. En caso de desastre, tengo las espaldas más cubiertas.

Empecé a grabar CD-R hace 20 años. Ahora, si quisiera, podría dejar un ordenador con el contenido exacto de mis discos duros a mediados de 1997-1998, con todas mis partidas, trabajos, etc. Simplemente el ordenador notaría que hay un salto de 20 años en fechas de archivo, solo sería un problema con programas que sufran “efecto 2000”. En esa época un simple disco compacto sobraba para hacer copias, pero claro, hoy día los órdenes de magnitud son más grandes, gigas o teras, y hay que hacer una inversión un poco más grande.

Seguir leyendo Por qué deberías hacer copias de seguridad

Prohibido opinar, salvo que pienses como la mayoría (o una minoría ruidosa)

Silencio

No sé si es cosa mía o que no me entero de algo, pero tengo la sensación de que lo que conocemos como “libertad de expresión” empieza a estar bastante amenazada. No me refiero al ámbito judicial, sino al social. Cada vez es más difícil expresarse, decir lo que uno realmente piensa, sin temor a que le lapiden verbalmente.

Me voy a abstener de poner ejemplos para evitar precisamente eso con mi persona, y que se pierda la intención de este mensaje, llamar la atención sobre el estado de las cosas: decir algo que no ofenda a ningún individual o colectivo es cada vez más complicado, por no decir a veces imposible. Hay temas de los que directamente no se puede ni hablar, so pena de quedar en mal lugar, o ridiculizado como “cuñado”. El que se resista a eso, tendrá que asumir las consecuencias…

“No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo” – Voltaire

La cita histórica que recupero tiene muchísimo sentido y estamos empezando a olvidarla. Cuando leo o escucho algo que no es de mi línea de pensamiento, me puede parecer más o menos correcto, pero en un estado de derecho teóricamente nos tenemos que aguantar, salvo que sea una conducta delictiva o realmente chunga. La libertad de expresión termina, teóricamente, cuando se toca la libertad de otro. Lo que dijo Voltaire me parece lo suyo, y debería serlo, ¿no?

Seguir leyendo Prohibido opinar, salvo que pienses como la mayoría (o una minoría ruidosa)

Entrevista en esRadio

Como periodista, normalmente soy el que hace las preguntas y otros me las responden, pero en esta ocasión ha sido al revés. El pasado sábado participé brevemente en el programa de Elia Rodríguez y María Díez, Es la Mañana del Fin de Semana, más o menos a la altura del minuto 37.

Hablamos de “Tranquilos, que yo controlo”, mi primer libro, que estoy dando a conocer. Si no conoces el fenómeno editorial del año esta humilde obra, pásate por el microsite, y empieza a conducir de otra manera… mejor. Es un recopilatorio de muy buenos consejos. Puedes empezar a leerlo gratis, tan solo bajando un PDF, más fácil imposible.

Por cierto, si tienes algún problema con el reproductor incrustado, es por un tema de Flash, pero puedes dirigirte directamente al audio de la fonoteca pinchando aquí.

¿Por qué escribir sobre seguridad vial?

Marcapáginas Tranquilos, que yo controlo

Siendo inminente la presentación pública de mi primer libro, “Tranquilos, que yo controlo”, me he hecho una pregunta: ¿y cómo me metí en semejante lío? No fue ni por el oro ni la plata, y mucho antes de plantearme siquiera empezarlo, ya había estado años difundiendo, con mayor o menor éxito, los conocimientos para comprender los fenómenos que hay detrás de los mal llamados accidentes de tráfico.

En todo mi círculo de amigos y familiares solo tengo constancia de una víctima mortal en un accidente de tráfico, y fue mi bisabuela Carmen. Ella murió antes de que yo naciese, conduciendo un SEAT 600, y por ironías de la vida, era la madre de mi abuelo, Paco Costas. De lo poco que sé de aquel suceso es que ella no tuvo la culpa.

Varios de mis amigos han tenido accidentes de poca consideración, de esos que se cuentan, aunque algunos han tenido sustos de muerte, como el de un amigo, o como el de una amiga. Pero mentiría que mi motivación fuese proteger a mis allegados, a decir verdad, hice esto sin pensar en quiénes serían los beneficiarios. En otras palabras, para cualquiera que quisiese hacerme caso…

Seguir leyendo ¿Por qué escribir sobre seguridad vial?