Archivos de la categoría Reflexiones

Carta abierta a @TheGrefgYT (y demás “youtubers”)

Hace una hora escasa que sé que existes, y ha sido vía Memesis (Vozpópuli). No soy tu seguidor, ni creo que lo llegase a ser nunca, soy de otra generación y no hay “youtuber” en el planeta que me haya conseguido enganchar. No veo nada emocionante en ver a otra gente jugar al ordenador (ya si eso lo hago yo), ni desafíos, ni en qué te gastas el dinero ni en otras cosas. Me enteré que Audi te dejó un coche, un flamante A4 2.0 TDI de 150 CV con una buena ración de extras. ¿Que cómo lo sé? Experiencia. De hecho he conducido ESE coche, el 2412 JJS, ¿no me crees?

Sé lo que es que te dejen un Audi, de hecho, me han dejado unos cuantos más que a ti: A1, A3, A4, A6, A8, R8, TT, Q5, Q7 y creo que no me dejo ninguno. El primero lo pillé con 21 años, es que tardé en sacarme el carné, era un A3 1.9 TDI, aunque antes había catado un A8 TDI de 233 CV, menudo aparato chaval. Me dedico profesionalmente al motor y la verdad, daría un pulmón, un testículo o un riñón por tener la audiencia que tienes, unos tres millones de personas. En ese sentido, te felicito.

Después de tu vídeo estrella en el que salías conduciendo cerca de El Vendrell a más de 170 km/h, la marca te ha hecho devolver el coche. Normal, de hecho, no sé en qué demonios estaban pensando cuando te lo dejaron. Borrar ese vídeo y poner un tuit de disculpa es lo mínimo que podías hacer, en ese sentido, te reconozco el mérito. A ver cuándo haces un vídeo en el que desaconsejes ir a 170 km/h 😉

Sigue leyendo Carta abierta a @TheGrefgYT (y demás “youtubers”)

¿Qué tal es tu motor de tres cilindros?

Repasando las estadísticas de este sitio descubro que el cuarto tema que más tráfico me trae es el de los motores tricilíndricos. No ha de extrañarme, salgo en los primeros resultados de buscador por “motor tricilíndrico” y “motor 3 cilindros”. Las más de 12.000 personas que han visto mi artículo en contra de esos motores probablemente han hecho algún cambio en sus preferencias de compra, y tal vez he estropeado alguna venta.

Gajes del oficio.

En mis primeros años de probador, apenas toqué ese tipo de motores, porque apenas había, y eran todo utilitarios y coches de bajo presupuesto, como el Mitsubishi Colt 1.5 DI-D. Ahora se pueden ver en coches del segmento C y D, incluso en marcas Premium, y ya casi nadie se extraña. He sido muy crítico con estos motores del segmento C hacia arriba, y también me tiraré de los pelos cuando lleguen al segmento E (berlinas de alta gama en torno a 5 metros).

Llegados a este punto, me gustaría conocer vuestras experiencias en el caso de haber comprado un coche con un motor de tres cilindros, preferentemente uno moderno. No sé si he sido demasiado talibán, y puede que haya gente satisfecha y no le dé importancia a las cuestiones de refinamiento, progresividad o rendimiento que cité en su momento.

Sigue leyendo ¿Qué tal es tu motor de tres cilindros?

Que no te dejen circular con tu coche por una ciudad contaminada es una putada, pero necesaria

Skoda Rapid taxi
Fotografía de Francisco Anzola (Flickr) bajo Creative Commons

Reconozcámoslo, a nadie le gusta que un poder público limite nuestra movilidad por motivos relacionados con el ecologismo. Los episodios de alta contaminación en Madrid o Barcelona han sido avances de lo que vendrá más adelante, la restricción o prohibición de circular con coches viejos o que no estén a la última, dependiendo de la gravedad de la polución.

Madrid tiene un protocolo que contempla limitar la movilidad dentro del anillo de la M-30, en distintos niveles. En el caso más extremo, solo se libran los coches más limpios: híbridos, eléctricos o movidos a gas. París va más allá, y desde el 1 de junio no se podrá circular por el equivalente a su M-30 con coches matriculados hace más de 20 años, todos los días laborables de 08 a 20 horas, salvo las excepciones de rigor.

Nos tenemos que ir mentalizando que eso acabará pasando en otras grandes ciudades, porque los vehículos más antiguos (no solo turismos, también motos o furgonetas) no serán los más numerosos, pero lo que sale por sus escapes es más dañino para la salud de las personas. Las ciudades no son solo edificios, farolas y bancos, están repletas de gente, que respira un aire de mierda, y empeora su salud. Esto está más que demostrado, quien no lo quiera ver, está ciego, sordo y mudo.

Sigue leyendo Que no te dejen circular con tu coche por una ciudad contaminada es una putada, pero necesaria

Pasado, presente y futuro del periodismo

A estas alturas del año, empieza el periodo de tortura para los universitarios: la temporada de exámenes y trabajos finales. Aunque haya pasado unas cuantas veces por el mismo proceso (esta es la sexta vez) no termino de acostumbrarme. Me entra el mismo agobio y sopor que cuando empecé mi primera carrera, y siento que se me viene el mundo encima. Como las otras cinco veces, también lo compaginaba con el trabajo.

El primer año de periodismo -ya como alumno oficial- se me ha pasado volando no, lo siguiente. Me da vértigo el ritmo al que pasan las cosas, igual es que quería que el tiempo pasara rápido y me ha alterado el reloj mental. Quedan segundo, tercero y cuarto. ¿Y después, qué? Me pongo a pensar hacia dónde va la profesión, con un importante desprestigio social.

A veces, hasta creo que la sociedad podría funcionar sin periodistas, pero no sería lo mismo. Luego se me pasa.

Lo cierto es que el futuro no pinta nada bien. La profesión se encuentra en un proceso de implosión: las vacas sagradas caen, proliferan nuevas iniciativas por todas partes, pero ¿cuántas se consolidarán? ¿Cada vez habrá menos puestos de trabajo para periodistas? ¿Volverá a ser una profesión de corte elitista donde se conozcan todos? Sinceramente, no lo sé.

Sigue leyendo Pasado, presente y futuro del periodismo

No te creerás la chorrada que vas a leer a continuación

Hola, querido lector. Acabas de ser víctima de un titular “clicbait”, o en español, una trampa para incautos. Te ahorraré la visita a la Wikipedia:

“Clickbait («cebo de clics» en inglés) es un término peyorativo que describe a los contenidos web que apuntan a generar ingresos publicitarios en Internet, especialmente a expensas de la calidad o exactitud de éstos, dependiendo de titulares sensacionalistas para atraer mayor proporción de clics y fomentar el envío de dicho material a través de las redes sociales. Los titulares clickbait típicamente apuntan a explotar la “brecha de curiosidad”, proporcionando la información suficiente para provocar curiosidad al lector, pero no para satisfacer su curiosidad sin hacer clic en el contenido enlazado. ” – Fuente

Esto lo estás sufriendo todos los días, en las redes sociales, en páginas “serias” que visitas, o en las que no tienen nada de serio. Cada vez que haces clic en un titular de esos, estás alimentando lo más bajo del periodismo, y contribuyendo a cargarte una profesión. ¿A que te suena lo de cómo aprender 11 idiomas sin esfuerzo, cómo ligar sin esfuerzo, o cómo hacerse millonario sin esfuerzo? ¿Llegaste a hacer clic?

Sigue leyendo No te creerás la chorrada que vas a leer a continuación

Cómo evitar que el conductor consulte el móvil conduciendo, al estilo neozelandés

Vivimos en una sociedad idiotizada por el teléfono móvil, y estamos tan unidos a ellos, que se han convertido en una parte más de nuestro cuerpo. Conduciendo deberíamos pasar de ellos, pero la mayoría no lo hace, y yo caigo alguna vez que otra (soy humano).

Se ha dicho de todo con tal de evitarlo, pero creo que esta campaña de Nueva Zelanda puede tener un alto nivel de efectividad. Se trata de evitar las distracciones con la fuerza del amor. No me he metido nada, es pronto, se entiende mejor cuando se ve el vídeo. Me he reído a carcajadas con él.

La campaña va dedicada fundamentalmente a veinteañeros, pero puede aplicarse también a gente un poco mayor. La solución más eficaz que he encontrado a este problema es poner las notificaciones en silencio, ocutar el móvil en un compartimento con tapa, y enlazar las llamadas por Bluetooth. Lo demás, seguramente, puede esperar.

Sigue leyendo Cómo evitar que el conductor consulte el móvil conduciendo, al estilo neozelandés

A veces recupero la fe [automovilística] en la humanidad

El pasado fin de semana estuve con unos amigos, y varios familiares suyos. Entre ellos, Miguel, un chico que acaba de cumplir 13 años, primo de mi amigo Pablo. Empezamos a hablar de coches, y aunque era evidente que algunos modelos los confundía y hacía preguntas típicas de los chavales de su edad… lo cierto es que “controla”.

Tuve un pálpito, si ese chico sigue el camino de los coches, igual acaba trabajando en el sector, desde luego tiene alto nivel de midiclorianos. Le saco prácticamente 20 años, dada la relación que tengo con su primo, no me importaría apadrinarle y tomarle como discípulo para enseñarle lo [poco] que sé. Miguel lleva leyéndome ya un tiempo, y es solo un niño.

He ido comprobando con los años, ya que me relaciono con gente de todas las edades (aunque normalmente es gente menor que yo), que cada generación pasa más de los coches que la anterior. Lo tengo bastante comprobado con los del 1995-2000, aunque conozco una honrosa excepción, uno de mis compañeros de clase, Luis, nacido en 1996. Con los de 1990-1995 comenzó el declive, aunque de esa quinta conozco a unos cuantos petrolheads.

Sigue leyendo A veces recupero la fe [automovilística] en la humanidad

Desangrar a Volkswagen por el #Dieselgate no es una solución deseable

Motor Volkswagen TDI Clean Diesel

Como alguien que se dedica a la información del motor, no he podido ser ajeno al tema estrella de las últimas semanas, el caso #Dieselgate de Volkswagen, o el falseamiento de las emisiones de motores Diesel. He escrito del tema tanto en Motor.es como en Pistonudos, y en este mismo blog hay un espacio dedicado al caso.

Puede que no lo parezca, pero insistiré, no tengo ninguna inquina al Grupo VAG, no más de la que le tengo a Toyota por los escándalos de calidad que sufrieron hace pocos años, ni de la que le tengo a General Motors por los bombines defectuosos de encendido y otros tantos problemas de calidad. Son gajes del oficio, esta vez le ha tocado a Volkswagen.

Ahora mucha gente está visiblemente cabreada con la empresa alemana y sus marcas, han cometido un fraude y tendrán que asumir las consecuencias. Así es, y así va a ser. El coste de la crisis puede valorarse tranquilamente en más de 30.000-40.000 millones de euros entre sanciones, pleitos, coste de las llamadas a revisión, pérdida de valoración bursátil, etc. Incluso algunos expertos llegaron a hablar de la posible quiebra de Volkswagen AG.

Sigue leyendo Desangrar a Volkswagen por el #Dieselgate no es una solución deseable