Archivo de la categoría: Casco

El carné por puntos, matrícula y seguro para bicicletas no son ninguna tontería

Ciclista
Ciclista por Candi… (Flickr) CC BY

Twitter ha estado ardiendo hoy, 5 de enero, porque el RACE ha vuelto a poner en la palestra la polémica de regular más a estos vehículos de dos ruedas. El RACE simplemente ha solicitado que se estudie la conveniencia de que los ciclistas estén más controlados, así como sus monturas, y que estén asegurados frente a daños a terceros como mínimo.

En 2015 escribí un artículo en el que explicaba que la propia DGT negaba que vaya a ocurrir tal cosa. El casco es voluntario (adultos, dentro de zona urbana), lo mismo que el seguro de responsabilidad civil, las bicis no se pueden matricular y no se exige licencia administrativa alguna para circular. No estoy de acuerdo, pero me voy a explayar.

Antes de que nadie empiece a cagarse en mi ascendencia le diré que mi abuelo ha sido ciclista, mi padre también, yo mismo en la adolescencia, y que tengo amigos ciclistas a los que aprecio infinitamente. De hecho, varios de ellos han tenido accidentes muy graves y uno por poco no lo cuenta. No fue por su culpa, para variar, pero con todo esto no quiero envolver a los ciclistas en un halo protector en el que son inocentes de todo, solo hay derechos, y ninguna obligación.

Seguir leyendo El carné por puntos, matrícula y seguro para bicicletas no son ninguna tontería

Casco, casco

Esta mañana, volviendo a casa para comer después de una sesión de fotos al coche de turno, vi en el retrovisor a un par de magrebíes europeizados, con su peinado, bien vestidos… en un ciclomotor y sin el casco en la cabeza. Uno de ellos, el “paquete”, lo llevaba puesto en el codo. Cuando iban a sobrepasarme, como iba con la ventanilla bajada, grité “¡Casco, casco!”.

No sé qué entendieron, seguramente algo bonito para ellos no. Cuando paré el coche, fuera de la calzada principal, el “piloto” me dijo “¿Qué pasa?” y le constesté con toda la tranquilidad “No vayais por ahí sin el casco que os vais a romper la cabeza”. Le cambió la expresión de la cara completamente y me dio las gracias. ¿Qué entendería antes? A saber…

En una caida tonta, se pueden producir como mínimo unas heridas muy desagradables en la cara, y luego ni el afeitado de anuncio, ni la gomina, ni la ropa más o menos cara arreglan el posible estropicio. Y si la caida es más seria… pues qué voy a contar a estas alturas, ya inventaron la pólvora.

Si lo que quieren es mostrar su cara o sentir el viento contra ella, hay cascos homologados que pueden ser providenciales en una caída a poca velocidad, y se sigue viendo la cara. De verdad, no entiendo a los que van sin casco, por mucho que me lo justifiquen.

P.D.: Por cierto, cuando les dije lo del casco, no había tráfico por delante, de modo que con mi buena intención no los puse en peligro.

Vaya horas para coger la bicicleta

El otro día, estaba llegando a casa a las 3 de la mañana. La carretera, harto conocida, está prácticamente desierta a esas horas, como mucho me cruzo con 2 coches. Antes de tomar una curva, veo unas cosas blancas moviéndose, y reduje la velocidad por precaución. Según me iba acercando, bajo las largas y veo que es ¡un ciclista!

Vale, había luna llena, llevaba el chaleco reflectante y se le veía medianamente bien… pero ponerse a ir en bici a esas horas, es que hay que estar chiflado o algo así. En el primer sitio donde pude parar, esperé a que pasara y me ofrecí a acercarle a algún sitio, no vaya a ser que le atropellasen después. Pese a que íbamos al mismo pueblo, quiso seguir por su cuenta.

Estuve por seguirle con los intermitentes de emergencia, como los coches de la vuelta ciclista, por si las moscas, pero me pareció exagerado. Proseguí con mi camino.

Si no llega a ir con los reflectantes y voy con las luces de cruce en vez de largas, por ejemplo cruzándome con otro coche, lo más seguro es que le hubiese planchado con el coche. Apenas había arcén y no me habría dado tiempo a reaccionar a nada que hubiese ido a más de 50-60 Km/h.

Ahora que caigo, no llevaba casco. La madre que le echó…

Casco a lo “calimero”

STOP CALIMERO

Los jóvenes conductores de ciclomotor conoceis lo que es ir con el casco “a lo calimero”. Esta incomprensible moda consiste en llevar el casco puesto a la mitad, es decir, se puede ver la cara del motorista y el casco le parece proteger la cabeza. Cuando encuentre una foto que lo ilustre, la pondré.

Seguramente todos los que estén leyendo esto, al igual que a cualquiera, tienen aprecio a su cara y a su cabeza. Con el casco puesto así, se puede lucir la cara bonita e ir seguro porque llevas casco, ¡¡error garrafal!!

En primer lugar, caerse al suelo con la cara descubierta puede dar lugar a que uno se la rompa, sin paños calientes ni eufemismos. Llevar el casco de este modo demuestra que ciertos jóvenes, lejos de apreciar su cara, lo que significa es que les es igual partírsela contra el asfalto.

Seguir leyendo Casco a lo “calimero”