¿Quieres vender tu coche y no sabes cuánto vale?

Vender coche

Aunque hay relaciones que se empiezan pensando en que van a ser para siempre -o a muy largo plazo- a veces hay que terminarlas anticipadamente. Puede que un día te veas en la necesidad de vender tu coche, por no cumplir ya con tus necesidades, por no poder mantenerlo, por irte de viaje… Y aquí empieza un camino -que puede ser muy tortuoso- con una pregunta interesante: ¿a quién se lo vendo y por cuánto?

Hay dos caminos principales, el de vendérselo a un particular, o hacer un trato con un compraventa. En el primer caso vamos a tener que invertir un tiempo en publicar anuncios en uno o más portales, periódicos, etc. Tendremos que hacer que el interesado venga hacia nosotros, que acepte el precio que ponemos, y que luego no surja ningún tipo de problema. ¿Cuál será ese precio? Hay que fijarse en cuánto se cotizan los coches similares al nuestro en edad y kilometraje para hacernos una mínima idea, descontando que puede haber precios inflados (cotización poco realista). Incluso en el caso óptimo, también habrá que dedicar un tiempo para el papeleo, lo cual son más molestias.

¿Cuál sería el precio justo? Aunque a nivel estrictamente personal nuestro coche tiene un valor, el mercado no opina lo mismo, un coche es un bien que se va depreciando con la edad y los kilómetros (al menos los que no superan las cinco cifras) y aunque se encuentre en un estado perfecto, será difícil que nos den por él más de lo que el mercado establece. Puede mejorar un poco con los extras, o demostrando un historial impoluto de mantenimiento en servicio oficial.

Continue reading

André Costa, ¿un familiar lejano?

André Costa
Una de las últimas fotos de André Costa, en el Rétromobile de 2001

Encontrábame revisando las estadísticas de tráfico en Pistonudos, hasta dar con un enlace desde un foro francés de Nissan X-Trail, en el que uno de los comentaristas dijo esto en relación a mi nombre, al ser un artículo de mi puño y tecla:

“Curiosamente el autor español tiene el mismo apellido que el famoso André Costa, fundador del diario de l’Auto Journal en los años 50. Sé que no importa, no es el tema, pero es un pequeño homenaje a un gran hombre de prensa del motor.”

Me picó la curiosidad, ¿quién es ese señor? Pues es más o menos de la quinta de mi abuelo (1927-2002), un rostro conocido de la prensa francesa del motor. Además de probar cientos de coches para su revista, también participó en algunos rallies por Europa y el norte de África. Además de periodista, también tuvo una faceta como historiador.

Continue reading

Así serán los cristales y lunas para automóviles en el futuro próximo

Cristal de Control Inteligente Continental

Las razones para tintar las lunas de un vehículo son varias, aunque el motivo principal suele ser la estética. Legalmente solo se pueden tintar las ventanillas y luna traseras, excepto en casos muy concretos (razones médicas o de seguridad personal). Hay otros motivos muy importantes para usar tintado, que son la privacidad, la eficiencia energética, la seguridad activa y la pasiva.

El tintado reduce la radiación de calor y rayos ultravioleta (UVA) en el interior, dificulta la visión hacia el interior (en sentido contrario se ve mejor) y reduce el riesgo de deslumbramiento. La cara negativa del tintado es que en algunas condiciones es contraproducente, por ejemplo en un aparcamiento techado, de noche, y con poca iluminación. También puede ser un agobio conduciendo con gafas de sol, sobre todo en un túnel.

Lo ideal sería tener un balance perfecto entre visibilidad plena y privada, y eso nos lleva a la necesidad de tener un tintado de lunas variable, modificable a voluntad. Esta es la idea que Continental presentó a principios de año en el el Consumer Electronics Show (CES) de las Vegas, y lo llamaron “Cristal de Control Inteligente”. El prototipo mostrado puede variar de forma independiente el tintado de cada luna, incluso puede hacerlo por zonas.

Continue reading

Así es la Eco Ruta de Kobe Motor

Ecoruta Kobe Motor 2016

Hay muchos conductores que piensan que conducir un híbrido no tiene nada de emocionante, sobre todo si se trata de conseguir un consumo bajo. Menudo coñazo, ¿verdad? ¡Error! La conducción eficiente puede ser más divertida que la “normal”, especialmente cuando se “compite” para conseguir el mejor resultado. Doy fe de ello, ya he participado en dos ocasiones.

Uno de los concesionarios de Madrid, Kobe Motor, lleva unos años organizando un desafío para conductores de Toyota híbridos, en el que se premia la conducción eficiente, pero con unas normas. Los participantes tienen un tiempo determinado, a velocidades medias entre 50 y 60 km/h. Además, dentro del recorrido existen tramos de regularidad, en el que hay que procurar mantener un ritmo constante durante unos pocos kilómetros.

Esto, que a vuelapluma puede parecer muy sencillo, es más difícil de lo que parece. No se hace en un circuito, se hace en vías públicas, donde hay imprevistos de todo tipo: semáforos, un grupo de ciclistas, un tractor… En realidad se circula dentro del tráfico normal, porque no se trata de una carrera. No es necesario infringir ninguna norma de circulación, sobre todo si se hacen las cosas bien.

Continue reading

El coche de Mad Max (el original) llega a Scalextric

Ford Falcon XB GT Coupé Mad Max Scalextric

Me están dando unas ganas brutales de reventar la hucha contra el suelo. Ante vosotros una réplica para slot (los viejos lo conocemos como Scalextric) del Ford Falcon XB GT Coupé de los años 70. Este coche es uno de los iconos de Ford en Australia, y goza de inmortalidad gracias al cine. Es la montura de Mad Max en las dos primeras películas, aunque hace una breve aparición en la nueva película de George Miller.

Cuesta 39 euros, un precio muy razonable para lo que cuestan los cochecitos de slot, y lo comercializa Hornby. Ahora mismo su tienda en línea está haciendo mantenimiento, pero se podrá encontrar en algunas jugueterías especializadas. El último de los V8 tiene que rodar por mis pistas de Scalextric, aunque pensándolo bien, tendré que sacarlas primero de la caja.

Shut up and take my f**n money!

Tengo un circuito bastante tocho, puedo llenar un dormitorio estándar si quito todos los muebles, pero lo cierto es que muchas de mis pistas necesitan mantenimiento y cariño, ya que la gran mayoría tienen casi 30 años de edad. Este coche no puede faltar en mi colección, casi todos mis coches son pepinos de rally de los años 80, luego tengo alguno que otro noventero, y un Camaro que me cayó por mi 32 cumpleaños.

Continue reading

En redes sociales todo son titulares y “me gusta”; información, poca

Facepalm
Estatua Caïn, por Henri Vidal – Fotografía: Alex E. Proimos (Flickr) CC BY

Llevo en Internet unos 18 años, quitando algún paréntesis por eso de que no existía la tarifa plana a la que hoy estamos todos acostumbrados. He visto nacer y crecer un montón de fenómenos, y uno de ellos es el de las redes sociales. Esto da para hacer una tesis doctoral, pero solo voy a centrarme en un solo aspecto: están contribuyendo a idiotizar a la población. Sí, también te afecta.

Que cada uno eche un vistazo a su muro de Facebook y me diga qué ve, eliminando fotos de bodas, de fiestas, de gatitos y de copiapega de citas célebres o inventadas. ¿Qué noticias hay? Descartamos los cebos (clicbait), las noticias falsas/bulos/hoax (que nadie se molesta en comprobar si son ciertas), y ¿con qué nos quedamos? Fundamentalmente nos quedaremos con titulares. Muchos no pasarán del titular, y ahí se quedará. A tomar por saco décadas de lucha por el derecho a la información. Es más interesante hacer un “me gusta” en una publicación sobre gatitos o la última borrachera en un garito.

Consultando las estadísticas de Pistonudos me encuentro con un artículo que ha tenido el mayor alcance del mes, es decir, que más gente lo ha visto en sus muros, miles de personas en una semana. ¿Cuántos han abierto el contenido y se lo han leído? Ni el 6%.  Debo entender que se trata de gente tan preparada, informada y cultivada, que solo con leer un titular ya no necesitan leer el cuerpo, ni ver las fotos. Incluso podría estar el artículo en blanco o borrado, el 94% no notaría la diferencia.

Continue reading

¿Quieres aprender a hacer pruebas de coches? Lee revistas

Revistas de coches

Muy de vez en cuando me preguntan aspirantes a periodistas de motor qué es lo que hay que hacer para convertirse en probador y/o escribir sobre coches. De esto he hablado unas cuantas veces, es una mezcla entre saber percibir, y saber explicarse. Que a uno le gusten los coches desde que salió del útero de su madre no le convierte en futura eminencia, pero lo cierto es que ayuda bastante. Uno puede ser un conductor excelente, apreciar hasta la vibración del último tornillo, y luego no “saver hescrivir”. Y al revés. Las dos cosas han de ir en consonancia.

Ahí va un consejo gratuito: hay que leer más revistas de coches

En las imágenes veis que he acumulado unas cuantas: Auto Diesel Semanal, Motor 16, Autovía, Autopista, Car & Tecno, Autobild, Coche Actual, Motorpoint, Green Car, Autofácil, Top Auto… Ah, las de la esquina inferior derecha son de aviones, pero siguen siendo… mazo. En cada mudanza me deslomo trasladándolas, si tengo pánico a una caja sin rotular, es a la que contenga revistas: ninguna pesa más.

Me habría gustado poner una imagen un poco más bonita, con las portadas dispuestas como una baraja de cartas, pero está prohibido reproducirlas, y ya hubo una vez que lo hice y me llevé una sonora bronca. No he leído nada acerca de que no se pueda fotografiar los cantos de las revistas, así que creo que esta vez todo queda correcto desde el punto de vista ético/periodístico.

Continue reading

Toyota Prius, mi experiencia tras 5 años y 107.432 km

Hace un lustro mis circunstancias vitales cambiaron lo suficiente como para necesitar un coche que me permitiese reventarlo a kilómetros al menor coste posible. Ya tenía otra montura, pero las consecuencias de moverlo tanto habrían sido especialmente dolorosas para mi bolsillo, por eso de tener 238 CV de los años 80 y un motor gasolina de seis cilindros.

El coche que cumplió todo el pliego de condiciones fue el Toyota Prius 1.8, que compré de ocasión con un ahorro de 8.000 euros sobre el precio de lista. A cambio, “se lo dejé conducir” a un empresario murciano durante 42.230 kilómetros, para que le hiciese el rodaje. Como expliqué en su momento, la elección no fue por simple toyotismo: no quería un diésel, el tema del GLP de serie no estaba muy allá, un eléctrico no me servía, GNC no tenía dónde echar, y ningún gasolina turboapretado de potencia modesta me pareció convincente.

La experiencia en estos años ha sido totalmente positiva, pero lo quiero argumentar con cifras, no con sentimentalismos. Huelga decir que a bordo de este coche he tenido momentos de todos los tipos, y le he cogido el cariño suficiente para que no sea un simple electrodoméstico de transporte. A día de hoy, me reafirmo en mi elección, no pude haber escogido un coche mejor ni más adecuado por el mismo dinero.

Continue reading

Un punto de vista alternativo sobre el mundo del motor