Cine y TV

Los cinco años que llevo estudiando periodismo de forma académica (uno de oyente y otros cuatro matriculado) me han hecho ver muchas cosas con bastante más perspectiva. Hoy voy a destripar una película que de pequeño me chifló, «Águila de acero», aunque la traducción correcta habría sido «Águila de hierro». Ahora, con lo que sé, la puedo catalogar como una película de acción, militar y propagandística.

El argumento es aparentemente simple: el hijo de un coronel de las fuerzas aéreas de EEUU que es derribado en un país árabe sin identificar -apesta a que se refieren a Libia- intenta un rescate ante la inoperatividad de la diplomacia. Logrará su objetivo con un coronel que se encuentra en la reserva, y unos amigos suyos -todos hijos de militares- que conseguirán poner a su disposición medios del ejército más poderoso del mundo. Si cuento más, reviento la película entera.

Esta película salió el mismo año que «Top Gun», en EEUU en enero de 1986, en España el 30 de junio de ese año. Cogía varios elementos de distintos subgéneros, como el de propaganda «reaganista» (la guerra fría estaba en uno de sus puntos más calientes), individuales contra un ejército entero, adolescentes que consiguen grandes gestas, o que la vida de un estadounidense vale más que la de todos los enemigos; un poco de todo. Se adorna el resto con música cañera de los 80 y una ¿buena? realización.

Continue Reading

Reflexiones

Nuevas entrevistas de Saúl López y Pásate a lo eléctrico

Como sigue trayendo cola el tema de la electromovilidad, las normativas de emisiones y el futuro inmediato al que se enfrenta el automóvil en ese sentido, me han hecho dos entrevistas (esta vez estoy al otro lado) para redes sociales. En primer lugar, Saúl López me entrevistó para su canal de Youtube y estuvimos hablando mucho del escenario 2040-2050. Bueno, quien dice mucho, dice casi 35 minutos.

El vídeo lleva más de 31.000 visualizaciones y casi 800 comentarios. Participé todo lo que pude en el debate, pero acabaron siendo demasiadas réplicas y acabé por perderme. Siento mucho que la calidad de mi transmisión fuese tan pobre, pero ya está solucionado para futuras ocasiones.

Los chicos de Pásate a lo eléctrico también se han interesado en mi opinión, y en el episodio 16 del podcast hemos hablado más de una hora sobre diversos temas, como la seguridad vial moderna, la electromovilidad, a dónde va el automóvil e incluso cuestiones generacionales y de aprendizaje de los coches modernos. Podéis escucharlo en las redes Youtube, Itunes e Ivoox. Espero que os resulte interesante y ameno.

Si queréis ver la lista de todas las entrevistas y apariciones en medios que llevo, las llevo al día.

Eléctricos, Reflexiones

Mi opinión sobre la política del Gobierno de España en movilidad para 2040-2050

Uno de los temas de la semana pasada sin duda fue el terremoto que ha provocado la estrategia de España para reducir las emisiones de CO2 en el transporte: en 2040 no se podrán matricular más vehículos con emisiones directas (gasolina, diésel, GLP, GNC e híbridos, salvo los históricos), y en 2050 se supone que se impedirá su circulación. El futuro será eléctrico, o a baterías, o a pila de combustible de hidrógeno.

He escrito varios artículos al respecto. Para empezar, como aficionado al automóvil y profesional, me duele que tenga que ser así, pero es la medida más eficaz para reducir las emisiones de carbono, que están acelerando el cambio climático y harán que la segunda mitad del siglo sea jodidamente jodida, y lo sucesivo. Como pienso tener hijos -y nietos- tengo que pensar mínimamente en el mundo que les quiero dejar, aunque haya más de 7.000 millones de personas más.

Para empezar, la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética, que está en fase de borrador, no es una ocurrencia del actual Gobierno, y España está siguiendo la misma estela que han marcado países europeos más importantes que el nuestro. ¿Habrá futuro para los coches convencionales en 2050? Sí, pero con pegas: o se convertirán a eléctricos, o usarán hidrógeno, o combustibles sintéticos (PTL); los que no, se irán al desguace.

Continue Reading

Reflexiones, Seguridad vial

Conducir en moto es peligroso, pero usar el móvil en marcha más aún

Cuando empecé a montar en moto, muchas personas de mi círculo familiar y social empezaron a preocuparse. Que si es peligroso, que si dependes de los demás, que te puedes caer, que te puedes matar… Como si no supiese nada de eso. Después de haber escrito un libro sobre seguridad vial («Tranquilos, que yo controlo», por si no lo conoces) me deberían sobrar las razones para no montar en moto. Es más, ni debería ir en coche. Si no salgo de casa, seguro que no me pasa nada.

Como mayor de edad, ya con 35 años, con la cabeza más que asentada, entiendo y conozco los riesgos. Es como darle al «acepto» de una política de privacidad que no me he leído -ni tú-, se asume un riesgo y se tira p’alante. La vida es una sucesión de elecciones, unas serán correctas, otras serán incorrectas, pero suelen llevar acompañado un riesgo siempre.

Según las estadísticas que maneja la DGT, montar en moto es 17 veces más peligroso que ir en coche. El año pasado murieron a bordo de una moto 240 personas. En cambio, usar el móvil mientras se conduce (no digo ya llamar, sino contestar al WhatsApp o, peor aún, Twitter o Instagram) es 23 veces más peligroso. Entre 500 y 600 personas han muerto a causa del mal uso del teléfono mientras alguien conducía, lo cual es bastante más que los que iban en moto.

Continue Reading

Economía

El #ImpuestazoAlDiesel es justo (respecto a los que pagamos gasolina)

Esta tarde he caído en que la etiqueta #ImpuestazoAlDiesel es tendencia en Twitter. Obviamente, hay mucha gente quejándose porque va a subir el tramo del impuesto de hidrocarburos que grava el gasóleo. Puede que en algún mal titular ponga que el gasóleo va a subir más de un 30 %. Eso no va a ocurrir, subirá mucho menos.

Entiendo que haya gente que le joda tener que pagar más por repostar gasóleo, pero vamos a ver otro punto de vista, el de los que usamos gasolina. Tengo dos coches que salieron de fábrica para consumir ese combustible, que está gravado con 458,79 euros cada 1.000 litros (95 octanos) o 455,92 euros cada 1.000 litros (98 octanos). El gasóleo paga actualmente 331 euros cada 1.000 litros.

Supongamos un coche gasolina A y un coche diésel B. El gasolina consume 5,3 l/100 km, el diésel 4,5 l/100 km. Estas cifras no las cojo al azar, suponen un empate a 120 gramos/km de dióxido de carbono (CO2). Supongamos también un kilometraje anual de 15.000 para ambos coches, que ni es mucho, ni es poco.

Continue Reading

Economía

«El diésel tiene los días contados, pero eso no significa que vaya a ser pronto»

Los españoles nos estamos dando cuenta -en general- de que hay en el universo vida más allá del binomio gasolina/diésel, aunque existen alternativas desde hace años. Llevo aproximadamente una década tratando de acercar esa realidad al público, pero Ada Colau y Manuela Carmena -alcaldesas de Barcelona y Madrid- han tenido más éxito que un servidor 😛 Las ventas de los diésel están cayendo a plomo.

Sí, existen los coches híbridos (combinan un motor convencional con uno eléctrico), eléctricos y de gas (GLP o GNC). Se han quedado en el camino los que utilizaban bioetanol, porque no interesan a nivel económico, y porque comercialmente han desaparecido. Y para el hidrógeno todavía queda un largo trecho, en este país la infraestructura es casi inexistente, tampoco hay oferta comercial.

Pero vuelvo al diésel. A ver, repito lo mismo que dije ayer en La Mañana (La 1 de TVE, desde 1h 6m). Quien se compre un diésel nuevo (Euro 6) no va a tener problemas a corto plazo para circular con él, lo peor que va a pasar -que esté confirmado- es que gasolina y gasóleo tendrán precios más parecidos y será más difícil amortizar los diésel. Eso evitará que se compren tantos diésel para recorrer distancias cortas, diarias y anuales, lo que no es bueno ni para el medio ambiente ni para el bolsillo. Los diésel acabarán desapareciendo, pero van a pasar años hasta que tal cosa suceda.

Continue Reading

Eléctricos, Personal, Tesla

El Tesla Model 3 Standard seguramente reemplazará a mi Prius

Cuando compré mi Toyota Prius en agosto de 2011 lo hice con visos a que durase mucho tiempo. Cuando lo convertí a GLP en mayo de 2012, me reafirmé en la idea. Ya tenía la máquina de ahorro definitiva (4,28 €/100 km de media en combustible en 120.000 km) y me había de durar el máximo posible. Usaré ese coche literalmente hasta que se caiga a pedazos.

Algún día puede que tenga que reemplazarlo, y pensando a largo plazo, el candidato idóneo parece el Tesla Model 3 Standard, el de los 35.000 dólares (espero que baje de precio en cinco años o más). Me basta con la propulsión trasera, meter otros 5.000 dólares en la tracción total me parece tirar el dinero, con unos buenos neumáticos no echo de menos para nada la versión 4×4. Con 55 kWh en baterías tengo de sobra para casi todas mis necesidades, que a veces hago 250 km sin salir de mi provincia (y rara vez pasa).

Para viajar, siempre podré tirar de los supercargadores de alta potencia, total, ya estoy acostumbrado a hacer una pausa de 15-30 minutos en un viaje de 400 kilómetros o más, y si quiero irme aún más lejos y falla la infraestructura, ya he pensado en el comodín. Me agenciaré un BMW diésel de la Serie 3 (330d , 335d o 340d) Euro 5, que como no los querrá casi nadie tendrán precios de risa, y en viajes largos me dan igual las limitaciones anticontaminación. Prometo mantener todos los sistemas antipolución en el mejor estado, qué duda cabe. Problema de autonomía solventado, y tendré un coche que corre mucho y gasta poco.

Continue Reading

Motos, Reflexiones

También soy motero, y era inevitable

Hace seis años me sinceré con vosotros respecto a mis deseos reprimidos de montarme en una moto. Por entonces no había subido delante ni en una Vespino, lo tuve terminantemente prohibido durante toda mi minoría de edad. Solo fui de paquete una vez en una moto deportiva siendo pequeño (lo que me quitó las ganas de subirme de paquete en una moto así por los restos) y una vez con 16 años en el ciclomotor de un compañero de instituto.

Empecé a tener contacto profesional con las motos en otoño de 2016, y me advirtieron que iba a engancharme. No iban desencaminados. Hubo un momento en que todas me parecían iguales: tienen horquilla, manillar, dos ruedas, depósito de gasolina y asiento. Luego empecé a percibir las diferencias: geometrías, cómo se coloca el motor, la postura, el estilo, los componentes… Pensar en ese momento me da ahora hasta vergüenza.

Algo en mí luchaba por salir, era mi motero interior. Hasta entonces, siempre había visto a los moteros con un halo especial, tratando de facilitarles el paso, nunca pegarme a uno, estar pendiente de ellos… y admirar el valor que hay que tener para subir en una moto que puede plantarse en 100 km/h en menos de 4 segundos. Muy pocos coches hacen eso, pero motos… a miles, y por muchísimo menos dinero. Estaba predestinado a ser motero. Cualquier intento por mi parte de luchar contra eso acabaría siendo en vano.

Continue Reading