Personal

Toyota Supra

Tras la pequeña introducción que hice el otro día, me tiro a la segunda parte. Entre los coches que más me gustan, se encuentran coches potentes, o con motores gordos. Vaya incongruencia si defiendo la conducción eficiente, la movilidad sostenible y una forma de conducir fundamentada en la seguridad. O no.

Ahora bien, ¿por qué es incongruente? Es una cuestión interesante y hay varias formas de abordar este debate. El mejor ejemplo que puedo poner es el de mi coche particular, un Toyota Supra. Pondría más ejemplos, pero es que no tengo otro coche… de momento. Cuando la hucha crezca un poco ya se verá.

Podemos tender a pensar que el que tiene un coche potente es un hipócrita si defiende lo que yo defiendo, pero no es tan sencillo como eso. Por eso voy a intentar demostrar que eso no tiene por qué ser así, y que eso corresponde con una visión muy limitada y parcial de lo que es el automóvil.

Continue Reading