Personal

DespedidaDe vez en cuando saco una revista de la estantería y me pongo a leerla, aunque ya no tenga información de rabiosa actualidad, por tocar papel y descansar de tanta «pantallita».

Me encontré, casi sin querer, con un breve cuento que quiero compartir con vosotros. Se titula «La separación», y puede ser tan real como la vida misma:

No era cuestión de trivializar todo el inmenso dolor que había supuesto para los dos el proceso de separación, tras once años de compartir lo material, lo íntimo y partes del cielo y partes del infierno, que residen en todas las almas.

Pero, la situación era patética en esa sala de abogados: las casas, los muebles, la custodia de los niños, el perro, las cuentas bancarias…, todo se había repartido sin apenas problemas, de forma justa y equitativa, y ya llevaban dos horas ¡discutiendo por el coche!

Continue Reading