Archivo de la etiqueta: experiencias

Regala una experiencia de conducción

Ferrari 430

Muchas veces he recibido preguntas de qué hay que hacer para hacer un curso de conducción, o conducir un Ferrari en circuito, o proporcionar una experiencia llena de octanos a un amigo, pareja, pariente, etc. Hoy voy a resolver esas preguntas de golpe.

Hay una empresa que se llama La vida es bella que vende paquetes de este tipo. Una persona compra, recibe una tarjeta y con eso el agraciado realiza su curso o experiencia. Por ejemplo el curso de conducción (4 horas de conducción y pilotaje + iniciación al drifting) cuesta 174,90 euros. Lo normal es que algo así supere los 200 euros, incluso por CEA, RACE, etc.

¿Que queremos algo más fuerte? También ofrecen paquetes de copilotaje o pilotaje de Ferrari F430, Porsche 996, KTM X-Bow, Palmer Jaguar JP1… en un solo paquete que cuesta lo mismo que el curso de conducción. El precio es bastante competitivo considerando lo que cuesta una cosa así (para ti y el que lo organiza). Quien no se lo crea, que busque y compare.

Seguir leyendo Regala una experiencia de conducción

Pensando en la compra de un coche seguro

Honda Civic LS

Este es el coche de José Luis. Es un informático de 38 años que plasma en un blog sus experiencias como conductor novel (aunque ya no lo es) y cómo se ha ido desenvolviendo en el tráfico. Es un Honda Civic LSi de los años 90, un coche que le gusta y le transporta, pero que tiene dos inconvenientes: no tiene aire acondicionado y sabe que su seguridad deja mucho que desear, pues es un modelo antiguo.

Ahora José Luis busca un coche para reemplazar a su Civic, pero teniendo muy en cuenta la seguridad a la hora de comprárselo. ¿Quieres ayudarle? Además, quiere que sea seguro para peatones, está sensibilizado por que sufrió un atropello hace unos meses. Creo que es un ejemplo a seguir el concienciarse no sólo por la seguridad del coche propio, también de cara a los demás. Me explicaré.

Seguir leyendo Pensando en la compra de un coche seguro

Con la música a cuestas

He tenido una semana muy estresante, pero como ya os he aburrido más de una vez con mis complicaciones académicas, por esta vez os doy tregua. Volviendo a casa, una vez pasada la semana chaparrón con un montón de entregas con fecha límite, como las bombas en las pelis, me di cuenta de que iba más relajado, y que iba oyendo un disco de música suave, un recopilatorio de Chill Out. A veces no basta sólo con tener el apuro de llegar un poco tarde a algún lado, sino que la música que oimos nos influya más o menos.

Equipo de musica del Chevrolet Aveo

Hay estilos de música que, creo yo, influyen en la forma de conducir. No es lo mismo ir oyendo Heavy Metal, Trance, pachangueo animado (el cual detesto) o Rock&Roll que algo más ambiental, como música melódica, clásica, óperas, New Age… incluso Chill Out. No hace mucho que pensaba que si iba oyendo música demasiado relajante acabaría por dormirme y dármela… como eso de ir a 120 por autopista. Cosas que cura el tiempo.

Seguir leyendo Con la música a cuestas

Vaya horas para coger la bicicleta

El otro día, estaba llegando a casa a las 3 de la mañana. La carretera, harto conocida, está prácticamente desierta a esas horas, como mucho me cruzo con 2 coches. Antes de tomar una curva, veo unas cosas blancas moviéndose, y reduje la velocidad por precaución. Según me iba acercando, bajo las largas y veo que es ¡un ciclista!

Vale, había luna llena, llevaba el chaleco reflectante y se le veía medianamente bien… pero ponerse a ir en bici a esas horas, es que hay que estar chiflado o algo así. En el primer sitio donde pude parar, esperé a que pasara y me ofrecí a acercarle a algún sitio, no vaya a ser que le atropellasen después. Pese a que íbamos al mismo pueblo, quiso seguir por su cuenta.

Estuve por seguirle con los intermitentes de emergencia, como los coches de la vuelta ciclista, por si las moscas, pero me pareció exagerado. Proseguí con mi camino.

Si no llega a ir con los reflectantes y voy con las luces de cruce en vez de largas, por ejemplo cruzándome con otro coche, lo más seguro es que le hubiese planchado con el coche. Apenas había arcén y no me habría dado tiempo a reaccionar a nada que hubiese ido a más de 50-60 Km/h.

Ahora que caigo, no llevaba casco. La madre que le echó…

Una buena compra

Ford Sierra

A mediados de mayo, mi madre sufrió un pequeño accidente yendo a trabajar. Se vio obligada a frenar por una pirula que hizo un autobús urbano y aunque ella iba suficientemente separada, el coche que iba detrás no y la dio un golpe. Segundos después un tercer coche impactó contra el segundo. Lo primero, que está viva, pero salió con algunas molestias. Ha tenido que estar 2 meses de baja a base de fisioterapia, pero de una pieza, que es lo importante.

Ford Sierra

Su Ford Sierra aguantó bien el leñazo en el maletero (que quedó doblado), pero a falta de un reposacabezas activo, que evidentemente no tenía, se quedó con una lesión en el cuello. Si no lo hubiese llevado bien ajustado, la lesión hubiese sido mucho más seria. Es una pena, por que era un buen coche y durante su vida útil se portó bien y no dio problemas de importancia.

Seguir leyendo Una buena compra

Burradas de la juventud

Hace unos pocos días este blog cumplió un año “en antena”, y ha llegado más lejos de lo que pensé el día que lo empecé. Quería que fuese una contribución a la “causa”, aportar un toque de cordura que ya había recibido antes de tiempo por mi familia y mi profesor de autoescuela, Jose Luis, que se cuidó mucho de enseñarme a algo más que a circular. No digo que sea un santo, ni un ejemplo a seguir, pero a veces, tengo mis dudas.

Este verano, en varias ocasiones y debido a lo que me dedico, pues más de una vez ha salido el tema con mis amigos o gente de mi edad (20-25 años): los coches. A veces, me han trasladado experiencias que me han helado la sangre, y el resultado normalmente el mismo, “no pasó nada”. Hasta el día que pase, y que Dios -o llámalo X- no lo quiera.

Seguir leyendo Burradas de la juventud

Hoy he salvado la vida de un gilipollas

Eran las 9 y pico, casi las 10. Circulaba por una carretera harto conocida, una secundaria, que es una recta de unos 2-4 kilómetros, con un cambio de rasante, por que pasa por encima del tren. Circulaba sin tráfico por delante, a 90-100 Km/h y detrás iban unos cuantos. Llevaba a un BMW viejo un poco pegado, asi que aligeré un poco para hacer hueco. Cuando faltaban 200-300 metros para el cambio de rasante (muy pronunciado), me percato que el 3º o 4º tras de mi empezó a adelantar muy decidido.

Aquí ocurrió todo

Lo primero que pensé es que se metería entre mi coche y el BMW, pero según se iba acercando, pensaba “No irás a hacerlo… no serás tan idiota… que tienes tráfico de frente… ¡gilipollas!”. Estaba claro, o en ese momento pegaba un frenazo y le dejaba hueco por delante, o iba a presenciar una piña espectacular. No lo pensé mucho (no tuve tiempo), pisé a fondo embrague y freno y dejé hueco para que pasara. En la imagen, mi dirección y la del kamikaze era Sur-Norte.

Seguir leyendo Hoy he salvado la vida de un gilipollas

Vaya semanita

Es irónico que uno se dedique a mantener un blog que trata a menudo el tema de la seguridad vial y haber tenido unos cuantos “uyyyyy” en una sola semana. Así han sucedido las cosas:

  • Martes por la tarde. Carretera de doble sentido, enfrente de mi, un adelantamiento suicida, sin espacio para incorporarse. Tenía dos opciones, o esquivarlo y confiar en que el que iba detrás de mi lo esquive también o frenar lo necesario para dejarle hueco al adelantador, de forma suave. Hice lo segundo, y el peligro pasó. Eso sí, una pitada y ráfagas de luces me gané de los que iban detrás ¬_¬ Tiene h…
  • Miércoles. Llego a casa y el coche de mi madre no está, en su lugar un Polo de hace 10 años. Resulta que era un vehículo de sustitución del taller, mi madre había recibido un golpe en su coche (colisión por alcance) por culpa de un autobús que hizo una maniobra “sorpresa”. El coche al desguace por doblarse el chasis, y mi madre en buen estado por que llevaba el reposacabezas ajustado. Si el conductor que iba tras ella hubiese respetado la distancia de seguridad…

Seguir leyendo Vaya semanita