Ferrari Testarossa – JavierCostas.com
Deportivos, Ferrari, Personal

Estoy tan liado que se me pasó avisar de ésto. Los hermanos Salvans me hicieron un regalito pre-navideño, sale una cosa roja que me encanta y pone cachondo, y no es un conjunto de lencería. Es un Ferrari Testarossa que se encontraron en Cambrils, sacaron unas fotos y me las enviaron.

Ferrari Testarossa

Aproveché la ocasión para instalarme un plugin para tener galerías en el blog. Si tienes curiosidad por saber cuál es, mira ANIga Gallery. Para abrir la galería pincha en la imagen del preciosísimo Testarossa 😛

Muchas gracias chicos 🙂

Deportivos, Ferrari, Personal

Lo del otro día fue decididamente una corazonada… 24 años he tenido que esperar para poder tocar uno 😀 Estaba con una amiga en un centro comercial, lo vi aparcado y se me aceleró el pulso: ¡un Testarossa Rojo! ¿Por qué tiene que ser tan bonito el condenado coche?

Es un 512 TR de 1991-1994, más moderno que el modelo del que puse fotos el otro día, que se fabricó entre 1984 y 1992. Llegué a casa con una felicidad bestial 🙂 Menudo subidón…

Continue Reading

Deportivos, Ferrari, Personal

Le comentaba a una amiga el jueves que mi máxima aspiración con ruedas es el Ferrari Testarossa, coche del que estoy enamorado perdidamente desde que era un niño, no sólo por que tenemos la misma edad (casi, es del 84), también por una maqueta que tenía por entonces del coche y me hacía babear, y ahora a mis 24 años, también.

Ferrari Testarossa

De modo que me he puesto a buscar anuncios. Vale, es un Ferrari y por tanto carísisímo, pero lo bueno de tener 24 años, es que se va depreciando. Encontré un anuncio de Barcelona, ahora ya sé que el precio de mi alma son 90.000 euros, pues vendería mi alma por ese coche. Es una atracción totalmente pasional e irracional, antes de morir tengo que hacerme con uno y darme una vueltecita. Lo cuidaría como si fuera un hijo. Ya he experimentado lo que es conducir un cavallino rampante y ¡¡¡me quedé con ganas de repetir!!! 😆

Viendo otros anuncios, la «broma» sale entre 50.000 y 100.000 euros más o menos, dependiendo del kilometraje, el estado… Pensándolo friamente, 50.000 euros no es precisamente una fortuna por el objeto material que más ansías. Eso sí, tendría que ahorrar una barbaridad durante años. Bueno, la vida es larga.

Continue Reading