Archivo de la etiqueta: GLP

Misterios gaseosos

Mercedes-Benz Clase C

Sábado a eso de las 14:30. Llego desde Sevilla directo a repostar GLP en la única gasolinera que me pilla “de paso” en Las Rozas. A los 200 metros de la gasolinera, el depósito se acaba por completo y llego en modo eléctrico. Llamadme pesetero, pero la gasolina mejor no consumirla.

Mientras estoy echándole gas al Prius, se pone en el surtidor de enfrente un señor de unos 50 palos con bigote y se pone a repostar un Mercedes C 200 Kompressor del 2009. Nos pusimos a charlar de lo que bebían nuestros pequeñines, el mío unos 7 l/100 km, el suyo unos 10 l/100 km. Mucho para su gusto.

Resulta que me puse a hablar con uno de los pioneros particulares, puso GLP en 2004 a un Honda Accord y la instalación a particulares se legalizó solo un año antes. Después del Honda se fue a un Mercedes, primero lo pidió diesel y se arrepintió, al final le dieron un gasolina y lo convirtió.

Sigue leyendo

Quiero mi coche a gas, únete a la causa del GLP

Gas Licuado de Petroleo

Acabo de hablar con un taller de instalación de equipos de GLP. Me han comentado muy amablemente que se espera que cambie la retroactividad de la ley que afecta a los coches candidatos a usar GLP. Me explico. Actualmente se exige que un coche a GLP tenga una homologación R-115 de su equipo de gas hecho por el fabricante de los componentes.

Sin esa homologación, no se puede pasar ITV. No es algo que pueda hacer un particular por su cuenta, solo puede encargarlo el fabricante de equipo de GLP, cuesta una pasta (más que el coche) y hacen falta varios coches de la misma gama (y motor). Por lo tanto, solo nos queda un resquicio, y es que la Ley deje de ser retroactiva.

Es comprensible que, para coches posteriores a 2004, se obligue a tener esa homologación R-115, porque podrían pasarla sin problemas. Pero un coche más viejo, no pasa esa homologación ni de coña, por lo que es la pescadilla que se muerde la cola. Propongo una acción cívica para acelerar el desatasco de esta cuestión: un modelo de carta.

Sigue leyendo

La gran putada del GLP

Toyota Supra

Antes de seguir escribiendo, os debo una disculpa a todos los que me leéis. Desde que probé en una presentación de Chevrolet un coche propulsado por GLP, me pareció un invento excelente y que debería masificarse en bien de nuestros bolsillos, el medio ambiente y la diversificación energética.

El problema es cuando quieres convertir tu coche a GLP, aquí viene la jodienda. En teoría, cualquier motor de gasolina puede ser adaptado para funcionar con gas, da igual que sea carburado o de inyección, turbo o atmosférico, transversal o longitudinal… pero otra cosa es homologar eso, claro.

Entre 2008 y 2009 cambiaron la normativa en España, y nos han JODIDO a todos los que nos hemos planteado adaptar un coche antiguo (y no tan antiguo) para utilizar este combustible. Para empezar, se considera una reforma de importancia según el Manual de reformas del MITYC, concretamente la nº4.

Sigue leyendo

¿Dónde puedo repostar GLP?

Estaciones servicio GLP España

Respondo a esta pregunta ya que es una cuestión por lo general en la que hay mucho desconocimiento. Según la página de Motorgas España, hay un censo de 43 estaciones de servicio en nuestro país a día de hoy.

Excepto en La Rioja, Extremadura y Canarias, todas las CCAA tienen una estación de servicio que sirva GLP o autogás al público. Ese número es un poco bajo, ridículo en comparación con los países europeos que se han acostumbrado a este combustible, pero está en crecimiento. Cuantos más usuarios haya, más venderán (no se gana dinero vendiendo a nadie).

La petrolera que más está apostando por este combustible es Repsol. Ganan más dinero vendiendo el gas que quemándolo en las refinerías (no se puede soltar al medio ambiente como si nada). El precio difícilmente sube de 60 céntimos el litro y no se puede subir su parte de impuestos hasta 2018 por Ley.

Sigue leyendo

¿Gasolina o diesel? ¡¡GLP!!

Honda Civic Type-R y SEAT Leon FR

A veces hay gente que me pregunta cuál es mi coche particular: la respuesta es ninguno. Mi poder adquisitivo de momento no me permite meterme en una compra de ese calibre, aunque a veces pienso en rescatar de un taller de Cercedilla un Volvo 66 de los años 70 que espera que mi madre y yo nos acordemos de él. Tiene 12.000 km y hay que cambiarle algunas piezas.

En fin, a lo que iba. Ha quedado claro en varias ocasiones que me decantaría antes por un diesel que por un gasolina, en muchísimos casos prefiero el tacto del motor de gasóleo y las prestaciones útiles (recuperaciones) frente a las sensaciones de ver la aguja de las revoluciones en más de 6.000 mientras apuro marchas y a la suavidad de los gasolina.

Obviamente, no dejaría de hacer mis números y calcular la rentabilidad del coche, no compraría un diesel sólo por ser un diesel, la decisión ha de meditarse. Sin embargo, he visto la luz, y tras probar coches propulsados por gas, mi elección está clara: ¡quiero uno!

Sigue leyendo