Archivo de la etiqueta: justicia

Justicia no, cachondeo y mofa

Cuando el otro día comentaba la sentencia absolutoria del conductor asturiano que circulaba a 260 Km/h “sin ser consciente de la velocidad a la que iba”, creí que habíamos tocado techo en cuanto a desfachateces legales en la semana -al ritmo actual- pero no, se han superado a sí mismos.

El permiso se le retiró a este señor de forma cautelar, y lleva 13 meses sin conducir (o sin decir que conduce). Al retirarse el cargo por vía penal, la retirada es de tres meses y calderilla 1.000 euros de multa, con lo que este señor pretende darle la vuelta a la tortilla y exigir daños y perjuicios por el tiempo que no ha podido conducir. Vamos, la releche, por decirlo de forma suave.

Constantino García

Constantino es capataz, y “necesita el coche a diario”. El A8 no era de su propiedad, sino de la empresa. Me pregunto yo si no cuesta mucho que le lleve un chofer u otra persona, o que haga como el resto de los mortales, utilizar el transporte público o taxis, que un A8 no lo compra precisamente un pobretón y el negocio de la construcción da unos beneficios de escándalo.

Seguir leyendo Justicia no, cachondeo y mofa

Cuando la justicia se vuelve loca

Cuando lo leí, pensé que se trataba de una mala interpretación de mi vista o producto de la fiebre asociada al resfriado, pero luego bajé a la realidad tan deprisa como un meteorito. Resulta que el señor asturiano que fue cazado por un radar a 260 Km/h por una autopista y que fue condenado a 6 meses de cárcel, ahora es absuelto por la Audiencia Provincial de Burgos del delito de conducción temeraria.

Constantino García (EFE)

No le quitan -si no me equivoco- la sanción ni la pérdida de puntos, pero se libra de la cárcel. Le absuelven de la vía penal por el siguiente motivo: “no hubo ninguna circunstancia de peligro concreto”. Con dos cojones. Al menos admiten que es una conducta “manifiestamente temeraria, al infringir gravemente las normas de circulación”. ¿Soy el único que ve una contradicción? ¿Si no puso a nadie en un peligro concreto, por qué se le tacha de temerario? Por si alguien no se acuerda, el acusado dijo no ser consciente de la velocidad a la que iba.

Si mañana cojo un coche y lo pongo a 260 Km/h por una autopista despejada y me paran, podré decir tan tranquilo que como no me crucé con nadie, no puse a nadie en un peligro concreto. También debería decirles “no soy nadie”, ya que ignoraría el peligro en el que me he puesto yo mismo. Su Señoría debe estar falto de un tornillo.

Seguir leyendo Cuando la justicia se vuelve loca

Justicia para José, Cristina, David y Miriam

En Junio de 2004, cerca de Mérida, circulaba un Mercedes a más de 160 Km/h. Tal vez el conductor era de esos que “a 120 se duerme”, de modo que iba a un ritmo más alegre. En un instante, le entró la modorra y cambió 2 carriles rápidamente, perdió el control del coche, se saltó la mediana y colisionó contra otro vehículo que iba en sentido contrario. Murió el acompañante de este señor, y además, 4 seres inocentes.

José, Cristina, David y Miriam

Se llamaban José, Cristina, David y Miriam; los chicos eran hermanos, y ellas, sus respectivas parejas. Tenían toda una vida por delante, pero se cruzaron con la fatalidad en forma de conductor “bala” que se quedó dormido. Podríamos pensar que a 200 Km/h habría ido más espabilado el hombre, pero no, el que se duerme a 160 Km/h, se va a dormir igual a 120 Km/h, solo que si se duerme a 160, mucho peor.

Seguir leyendo Justicia para José, Cristina, David y Miriam

Infracción leve por matar a un motorista

Ocurrió hace 6 meses en Barcelona, en el cruce de las calles Ausiàs March y Roger de Flor. Un furgón de los Mossos d’Esquadra acudía en servicio de emergencia a reforzar a otras unidades en una protesta vecinal (no era prioritario) y colisionó en un cruce contra un motorista. Los agentes se saltaron un semáforo en rojo y al parecer iban bastante deprisa (dicen que 100 Km/h o más), pero con las sirenas puestas. El motorista, que circulaba correctamente, no debió tener tiempo para reaccionar, chocó contra el furgón y falleció. Desconozco si tenía casco o no.

Escudo de los Mossos d'EsquadraAhora la jueza que investiga el caso atribuye al agente una falta leve por imprudencia. La familia ha mostrado su “sorpresa” por la resolución de la magistrada, por que la juez defiende que hubiera actuado igual si el imprudente hubiera sido un ciudadano que no fuese policía. ¿Debo interpretar que si me salto un semáforo en rojo en Barcelona y mato a alguien, se me dirá que he cometido una falta leve? ¿Y si encima voy a toda leche? Menos mal que esta señora no juzgó a Farruquito, que “sólo se saltó un paso de cebra”.

Lo de algunas decisiones judiciales manda huevos, con perdón de la expresión. Comprendo que era un servicio de emergencia y que requerían velocidad, pero antes de saltarse un semáforo en rojo, lo mínimo es que hubiesen tenido un poco de cuidado. No es como en un videojuego, que enciendes la sirena y sabes que todos se apartan. La jueza también dijo que los agentes deberían haberse cerciorado de que no había peligro. En ese caso, lo de falta leve, ¿es una broma de mal gusto?

Pues no sólo hubo peligro, además, hubo un muerto. No quisiera estar en el pellejo de la familia de ese hombre.

Ya lo dije en una entrada anterior, no podemos conducir por ellos.

Farruquito ya está en prisión

Por fin, ya era hora, cuando escribo esto, ya lleva 24 horas en la cárcel Sevilla II, en la que ingresó ataviado con ropa deportiva y sin querer hacer comentarios a los periodistas. No hablo de él por amarillismo, más bien por la relevancia del caso. Dada la naturaleza de los hechos, no podía quedar impune el crimen que cometió, ni es una mera noticia sensacionalista más. Crea precedente.

Farruquito entrando en la prisión de Sevilla II. (Eduardo Abad / Efe)

Habrá quien piense que no hay que pasarse con el pobre chico. Atropellar accidentalmente es algo que le puede pasar casi a cualquiera, pero cuando eso ocurre por ir muy rápido, sin tener carnet ni seguro, no prestar ayuda al damnificado, huir y hacer todo lo posible por encubrirlo, ya es otra cosa. No basta con pedir perdón a la familia, lo que ellos han perdido, a Benjamín Olalla, no lo van a recuperar con buenas palabras.

Seguir leyendo Farruquito ya está en prisión

260 Km/h: a la cárcel

En el juego “Need for Speed: Most Wanted” hay una modalidad que se llama “radar”. En ella, los corredores compiten por pasar debajo de la ubicación de cada radar fijo a la mayor velocidad posible, sumando los registros en cada pórtico, para finalmente decidir el ganador no por el orden de llegada a meta, sino el que más Km/h acumule.

Imagen del radar

Un conductor asturiano fue cazado en febrero del año pasado a 260 Km/h por la autopista León-Burgos, ostentando el récord de velocidad de los radares españoles. Este conductor, una de dos, o practicó con el juego y se sentía inspirado o mejor, que sólo se dedique a jugar y deje el coche en el garaje.

Seguir leyendo 260 Km/h: a la cárcel

Farruquitis

Muchos conductores se quejan de que se sienten perseguidos por la DGT desde que comenzó el carnet por puntos. Se ha hablado de convertir algunas infracciones en delito, como ir a 200 Km/h o realizar conducción manifiestamente temeraria, aunque también sería delito sobrepasar los 70 Km/h en población, como sucede por ejemplo en largas avenidas de las ciudades grandes. Más de uno se llevó las manos a la cabeza.

Es necesario convertir algunas infracciones en delito, porque se está demostrando que la conducción temeraria sale muy barata en España. Comienza a crecer el clamor popular contra la Farruquitis, un cáncer para la seguridad en las carreteras. El caso del bailaor sevillano conmocionó a la opinión pública, porque era muy difícil de entender que tras atropellar mortalmente, darse a la fuga, intentar borrar las pruebas y mentir al juez no pisase la cárcel. La corrección de la sentencia no contenta a muchos, pero al menos, ingresará en prisión una temporada. Pero el problema de la Farruquitis es que sigue sucediendo.

Seguir leyendo Farruquitis

A ver quién protesta ahora

Leo con auténtico asombro en el diario 20 Minutos:

Prisión para un conductor que se saltó un control urbano y huyó a 170 km/h

El Juzgado de Instrucción número 1 de Santander ha ordenado el ingreso en prisión preventiva a la espera de juicio para un conductor que el pasado domingo se saltó un control urbano de velocidad y huyó de la policía por varias calles de la capital cántabra a 170 kilómetros por hora. […]

El resto de la noticia no tiene desperdicio alguno… Que de un paso al frente quien piense que este individuo no merece ir a la cárcel. Se merece por supuesto que le retiren todos los puntos y el carnet, pero la cárcel no me parece una medida exagerada ni mucho menos. Afortunadamente, no ha habido que lamentar muertos.

Ojalá caiga sobre él una condena ejemplar.