General

Desde hoy puedes apoyarme en Patreon

Tras habérmelo pensado durante meses, me he decidido a dar este paso. Acabo de abrir mi espacio en Patreon para establecer una relación más personal con mi audiencia, al menos una parte pequeña de la misma. Hace tiempo que tenía abiertas las donaciones por Paypal, pero esto hacía falta. Crear ciertas cosas necesita de dos recursos fundamentales: presupuesto y tiempo. Sí, lo he mencionado antes, pero habrá quien no se haya enterado.

En estos 23 años de profesión, he trabajado en blogs, portales de motor, revistas digitales y en papel, podcast, colecciones de fascículos, y hasta he hecho unos cuantos vídeos. La mayoría no eran una maravilla por usar medios muy humildes y por qué no decirlo, formación insuficiente y lagunas creativas. Estoy en proceso de cambiar eso. Otras cosas cosas requieren de vil metal.

Tengo un montón de proyectos en la cabeza e ideas por doquier, pero falta de tiempo para materializarlas. Si quiero más tiempo para crear, se lo tengo que quitar al tiempo que dedico para crear a aquellos que me pagan. El micromecenazgo es la salida de ese círculo vicioso, porque la publicidad… hacedme caso, apenas me da para mantener este espacio sin que me cueste dinero cada año. De eso no se vive.

Continue Reading
Videoblog

¿Quieres apoyarme para crear contenido? Podrías ser mi mecenas…

Este año en lo profesional y lo personal ha sido de numerosos cambios. He tomado algunas decisiones arriesgadas que, de momento, van bien, pero va siendo hora de dar el siguiente paso hacia delante. Más de una vez os lo he contado, voy a recurrir a Patreon para microfinanciar la producción de vídeos, pero ya no de minuto y medio como mucho, sino cosas más curradas.

Para eso necesito básicamente dos cosas, tiempo y recursos. A lo largo del año ya he hecho una modesta inversión en medios para producir: ordenador más moderno, webcam, micrófono decente, trípodes, software de edición actual… Lo que tenía ya superaba los 10 años y empezaba a suponerme ciertas limitaciones. Así no se puede, o sí, pero cuesta bastante. Pues toca amortizar eso.

Bajo estas líneas vas a encontrar un botón naranja que pone: «Become a Patron», que no significa vé y come a un patrón, sino que te apuntas a una lista de espera (sin compromiso ni coste alguno) para cuando defina qué niveles de micromecenazgo habrá, cuánto costarán, y qué podré hacer con ellos. Y, lógicamente, qué te puedes llevar a cambio, que será un quid pro quo.

Continue Reading
Personal

No estoy desaparecido, estoy MUY pluriempleado

De vez en cuando sé que alguien se pregunta qué pasó con Javier Costas, el que sacaba varios artículos al día en Motorpasión, iba a presentaciones de coches de forma habitual y sacaba pruebas cojonudas. Pues a ver, vivo estoy, aunque no se vea tanto, pero es que han pasado más de 8 años de eso. Hoy día estoy a varias cosas a la vez.

En todos estos años, de los que ya no he vivido de un cliente importante, sino de varios, he estado en una posición más inestable, ingresos que van y vienen, medios que cierran e incluso traiciones nivel Judas. Yo sí que debería escribir mi «Manual de resistencia», pero me dio por escribir sobre Seguridad Vial y consejos de conducción, «Tranquilos, que yo controlo». No fue un buen negocio –la editorial cerró, para variar con mi suerte-, y ahora estoy liquidando los libros personalmente tras comprar los ejemplares restantes a precio de saldo. ¿Quieres uno? Escríbeme un comentario…

Por haceros una foto de mi día a día, colaboro con Movilidad Eléctrica y Motor.es de forma habitual, también estoy trabajando desde hace más de un año en la colección Fast and Furious de Planeta DeAgostini/Ediciones Altaya -en proceso de salir-, intento sacar adelante un podcast y mi carrera como creador de contenidos en vídeo. Estoy subiendo a YouTube, Facebook, Instagram y TikTok (pero sin bailar). Algunos meses trabajo a media jornada (12 horas diarias o más) compaginando todo eso con eventos de conductor, organización, etc. Vago desde luego no soy. Y de vez en cuando consigo vender algún libro, escribo algún artículo para terceros medios o realizo asesorías a gente que quiere comprarse un coche.

Continue Reading
Libros, Personal

«Tranquilos, que yo controlo» está descatalogado, pero tengo buenas noticias

Este año se cumplirán siete desde que escribí y lancé mi primer libro, dedicado a la divulgación de Seguridad Vial y los consejos que consideré imprescindibles. Se tituló «Tranquilos, que yo controlo» y fue editado por Meridiano en tapa blanda. Recientemente tuve conocimiento de que la editorial cesó su actividad y que todos los ejemplares físicos de la primera edición de 2016 fueron retirados del circuito de la distribución. Tampoco se puede comprar ahora como libro electrónico (e-book).

Ahora mismo, la única forma de hacerse con un ejemplar es encontrando una librería que lo tenga en su propio stock, en este enlace se pueden encontrar. Supongo que tengo que responder a esta pregunta: ¿y ahora qué pasará con él?

Dado que es una obra divulgativa y que puede ayudar a todo el que lo lea -lo digo desde la humildad, porque me aupé a hombros de gente que sabía más que yo-, y como apenas se ha quedado desactualizado, voy a recuperar todos los ejemplares sobrantes y los venderé yo mismo, hasta agotar esa primera edición.

Continue Reading
Personal

espíritu RACER, la mayor decepción de mi vida profesional (un año después)

Los más avispados se habrán dado cuenta de que no he dado señales de vida en espíritu RACER desde hace un año, concretamente el día 3 de octubre de 2021, y no ha sido por mi deseo ni por mi decisión. ¿Cómo iba a dejar tirados a mis compañeros con un proyecto en el que he dejado mi tiempo, pasta, y hasta mi salud durante tres años y medio? Obviamente, hay algo que no sabéis, y se nota que no veis mi cuenta de Twitter. Aviso, la lectura es larga.

Y es el momento de romper mi silencio. Llevo mucho tiempo pensando en qué contaros y cómo contarlo, partiendo del supuesto de que la venganza se disfruta más cuando se sirve fría. Este texto lleva meses en borrador. Sumariamente, mi socio y cofundador, Pablo Mayo, decidió traicionarme y quitarme el acceso a todo. Perdí mis cuentas de usuario, mi cuenta de correo… todo. Y sigo siendo accionista, que es lo gracioso o lo lamentable de todo, ¡también es mi empresa!

Inicialmente pensé que fue el fruto de una rabieta porque llevábamos unos días intercambiando unos correos en los que teníamos diferencias de criterio -digamos importantes-, básicamente porque se estaba entrometiendo en todo lo que tenía que ver con mi gestión: lo que se publicaba y lo que no, pruebas de coches, con quién podía trabajar o no… y saltaron chispas. Lo cierto es que llevaba tiempo preparando el «golpe de estado» y no lo vi venir. Confiaba en él como si fuese mi pareja, o casi. Por eso la decepción ha sido tan grande.

Continue Reading

Reflexiones

Fotos de prensa en papel

Hoy día los profesionales de la información del motor lo tenemos «fácil». Los fabricantes nos pasan material de una calidad del copón, muy superior a la calidad que exigen las revistas, por si queremos hacer un día una impresión del tamaño de, no sé, el edificio de Plaza de España en obras. Tenemos posts en Instagram, webs de prensa, vídeos en calidad HD, y a veces incluso fotógrafos in situ que nos mandan archivos de varios gigas de fotos y vídeos.

Dentro de 10 años o más, ¿quedará algo de eso? Permitidme que lo dude, y voy a tirar de experiencia.

En 2001, cuando empecé en esta profesión, a la oficina de mi abuelo Paco llegaban todas las semanas un puñado de sobres por correo. Dentro contenían las notas de prensa impresas en papel, fotos en formato diapositiva, impresas en papel fotográfico o en CD. Ese material gráfico lo colgaba en su página web y, en vez de tirarlo, lo fui conservando (las notas de prensa fueron al contenedor azul por razones de espacio). A su vez, mi abuelo conservaba fotos en papel muy viejas, algunas fechadas en los años 60, que también conservó.

Ahora, si quisiera recuperar ese mismo material de los fabricantes, me iban a dar morcillas. No hace falta hablar de un fabricante concreto, a veces uno las pasa putas para encontrar más de cinco fotos de un modelo del que vendieron más de 300.000 unidades. Si quiero más, tengo que pedirlas al archivo central, eso si contestan, rellenar un formulario de derechos de autor, y rezar para que esté bien conservado. Y no me lo mandarán en una mañana… Continue Reading

Reflexiones

La sociedad no es una foto fija, siempre está cambiando, da igual de qué época estemos hablando. En los últimos días hemos retomado como tema habitual el conflicto que hay entre los taxistas y su alternativa, los VTC, que se contratan -sobre todo- con las aplicaciones móviles Uber y Cabify. Antes de opinar sobre ese tema, permíteme que te cuente una historia tremendamente similar, y que conozco de primerísima mano.

En septiembre de 2001, hace casi 18 años, empecé a trabajar con mi abuelo, que era periodista de motor, entre otras cosas. Yo acababa de cumplir 18, y era un simple peón. Mantenía su página web, abría el correo -sobres y cartas físicas-, subía noticias, etc. Por entonces Internet apenas le suponía un problema al periodismo de motor en prensa escrita, ya fuese como sección de periódicos o en revistas.

Ser periodista de motor en esa época molaba mucho. Viajes en primera clase incluso en vuelos domésticos, hotelazos siempre de 5*, presentaciones de varios días en el extranjero con posibilidad de hacer turismo con todos los gastos pagados, cesiones de coches de más de una semana, suculentos regalos al término de una presentación… y una ausencia casi total de competencia. Internet fue creciendo de forma lenta, pero imparable.

Continue Reading

Motos, Reflexiones

También soy motero, y era inevitable

Hace seis años me sinceré con vosotros respecto a mis deseos reprimidos de montarme en una moto. Por entonces no había subido delante ni en una Vespino, lo tuve terminantemente prohibido durante toda mi minoría de edad. Solo fui de paquete una vez en una moto deportiva siendo pequeño (lo que me quitó las ganas de subirme de paquete en una moto así por los restos) y una vez con 16 años en el ciclomotor de un compañero de instituto.

Empecé a tener contacto profesional con las motos en otoño de 2016, y me advirtieron que iba a engancharme. No iban desencaminados. Hubo un momento en que todas me parecían iguales: tienen horquilla, manillar, dos ruedas, depósito de gasolina y asiento. Luego empecé a percibir las diferencias: geometrías, cómo se coloca el motor, la postura, el estilo, los componentes… Pensar en ese momento me da ahora hasta vergüenza.

Algo en mí luchaba por salir, era mi motero interior. Hasta entonces, siempre había visto a los moteros con un halo especial, tratando de facilitarles el paso, nunca pegarme a uno, estar pendiente de ellos… y admirar el valor que hay que tener para subir en una moto que puede plantarse en 100 km/h en menos de 4 segundos. Muy pocos coches hacen eso, pero motos… a miles, y por muchísimo menos dinero. Estaba predestinado a ser motero. Cualquier intento por mi parte de luchar contra eso acabaría siendo en vano.

Continue Reading