experiencias – Página 2 – JavierCostas.com
Radares, Reflexiones

Circulaba esta tarde por una travesía de Galapagar, limitada a 50 Km/h, y después de un colegio, a 70 Km/h, saliendo ya del pueblo. Separan los dos carriles una mediana, y no hay peatones a los que poner en peligro. Entre el límite de 70 y una rotonda, hay como 500-750 metros, y en el medio, un paso de peatones con un límite a 50 Km/h. Como de costumbre, siempre había oteado el paso de peatones de lejos, e iría como a unos 60 Km/h, detrás de otro coche.

Galapagar (Madrid)

Me pegué un poco a su trasera sin querer… él iba frenando y yo no, asi que me separé. Me fastidia que se me peguen, y no quería ir pegado (menos de un coche de distancia a esa velocidad lo considero ir pegado). Al pasar el paso de peatones -a unos 45-50 Km/h- veo un Mondeo blanco estacionado en diagonal. Miré por la ventanilla y se veía a un hombre manipulando algo… «¿el móvil?», pensé.

Continue Reading

Reflexiones, Seguridad vial

Casi nadie, por no decir absolutamente nadie, se acerca acuerda de su nacimiento. En ese momento, llorábamos, estábamos rodeados de gente de blanco y no teníamos capacidad de raciocinio. En cambio, unos pocos han experimentado una sensación por una parte horrible, por otra parte una bendición: volver a nacer.

Es una experiencia que no recomiendo a nadie, la sufrí una vez, cuando tuve un pequeño accidente, en el que sólo estuve involucrado yo mismo. En esos momentos, pasa toda tu vida por delante de tus ojos y luego cuesta mucho dormir. Te pellizcas para comprobar que estás vivo y le das unas cuantas vueltas hasta que «pisas el suelo». Pero vives, puedes contarlo, y a partir de ese momento, algunas cosas cambian, normalmente para bien.

Es triste, pero hay gente que no aprende hasta ese momento, cuando ya se toma las cosas de otra forma. Quien no aprende de la experiencia, es un caso perdido. La vida nos da una segunda oportunidad. Os presento un hecho real, con protagonista real, nada de anuncios de la DGT:

Continue Reading

Reflexiones, Seguridad vial

Este comentario en una noticia del diario 20 Minutos me ha llamado poderosamente la atención (sic):

«Yo era de las que no bajaba el coche de 140, adelantaba por la derecha a los viejos inutiles que no se quitaban ni a tiros, salia escarbando de los semaforos… etc
Y una tarde, yendo a 90, cayo una tromba de agua horrible, de las que no ves a mas de 1m del coche, reduje una marcha, levante el pie del acelerador y… al entrar en una curva se habia formado un charco enorme, el coche me hizo aquaplaning y me fui a la mierda. Varios trompos, vueltas de campana y el coche quedo parado de costado a unos 3m de un rio (no me ahogue de chiripa).
Pues bien, no me paso nada (ni un rasguño) gracias al cinturon. Aunque al dia siguiente tenia un bonito morado (tirando a negro) que me cruzaba desde el hombro izquierdo hasta la cintura del lado derecho.
La unica herida que tenia (un corte) me lo hice al saltar por la ventanilla del copiloto para salir del coche.
Gracias al cinturon puedo contarlo y hoy tengo 2 cumpleaños.», por TiGaNa

Hay formas más saludables de darse cuenta de ciertas cosas, pero está en mano de uno aprender antes de necesitar una experiencia por el estilo o de pagar con la vida por ello. Y contra eso, no vale de nada ni la DGT, ni la Guardia Civil, ni Pepito Grillo… sólo tú.