¿Adoptar a un antivacunas? No sé yo… – JavierCostas.com
Reflexiones

¿Adoptar a un antivacunas? No sé yo…

La pandemia de COVID-19 nos ha cambiado para siempre, incluso la forma de relacionarnos con nuestros semejantes. Hoy voy a hablar brevemente de aquellos que, por el motivo que sea -exceptuando razones médicas- deciden no vacunarse. Tal vez esto lo lea algún amigo antivacunas y deje de serlo, me arriesgo a ello.

Al igual que tú, querido lector, estoy de la pandemia hasta los mismísimos co**nes. Estoy harto de saludar con el codo, de estar pendiente de la higiene de manos, de la mascarilla, de la distancia social y de otras tantas cosas. Por eso, como estoy harto, me vacuné lo más rápido que pude hacerlo, ya no solo pensando en mí, también pensando en los demás (incluso gente que no conozco). Y sigo siendo todo lo prudente que puedo, sin vivir recluido cual monje.

Estoy en mi peso adecuado, tengo buena salud, hago deporte… y con mi edad hay gente que se ha muerto. Vaya, igual era para preocuparme un poco. Ahora, vacunado, eso ya me acojona un poco menos, lo peor que me puede pasar es que un día dé positivo en una prueba y tenga que estar unos días en casa. Encargo una compra al supermercado del pueblo y el resto, entre tú y yo, me la traerá bien floja.

La salida a esta pesadilla es que nos vacunemos todos, así cada vez el virus será menos eficaz, se contagiará menos gente, enfermará menos gente, y morirá menos gente. Es lo que nos dicen los datos. Reciclo una infografía que realicé para Motor.es. La única manipulación que tiene es que los contagios son 10 veces superiores, pero para que la información gráfica tenga sentido tuve que hacerlo así. También suavicé la curva de contagios. Los datos son de la primera semana de septiembre.

Bien, el que no quiera ver la evidencia, o es ciego, o es idiota, porque con colores se aprecia muy bien. La gráfica arranca en el momento en el que hay datos de población vacunada con pauta completa. Cada vez los vacunados somos más, el dato de ayer mismo es de 79% con una dosis, y del 76,1% con dos dosis. Sí, aquí hay correlación causal.

Todos los días se tiran vacunas porque se han descongelado viales y los llamados a vacunarse no asisten a la cita. Esas vacunas nos están costando a todos una pasta en impuestos. Hay gente que cree que esto no va con ella, y no necesariamente son negacionistas. Que si no hace falta ya, que soy joven y me da igual, que es mejor contagiarse para tener «inmunidad natural», que si son «experimentales», etc.

Mi experiencia con Pfizer

El 6 de julio me tocó llevarme el primer pinchazo. Semanas antes me «temía» que me pusieran la tristemente famosa AstraZeneca, que pese a las reservas me la habría puesto igual, pero no, me tocó la «vacuna Premium». Tuve un poco de dolor en el brazo y a los dos días ya ni me acordaba. Contaba los días para tener la inmunidad completa y estar tranquilo.

La segunda me tocó justo antes de acabar el mes, a los 28 días. Nada más pincharme, tuve que irme en coche hasta casi Valencia por un asunto personal. No llegué antes porque a la altura de Cuenca tuve que parar en la primera rotonda que encontré porque tenía unas ganas horribles de orinar. Ni apagué el motor, tenía algo de prisa. A la media hora, otra vez. Como si tuviese 60 años. Nada más por ese día.

A la mañana siguiente tuve algo de febrícula, no llegué a estar caliente, y estuve un poco jodido. El brazo me molestaba como la otra vez. Tras un pastillazo de 1 gramo de Paracetamol, por la tarde ya estaba bien. Desde entonces, hasta hoy, el impacto en mi salud ha sido el siguiente: CERO. Bueno, el impacto negativo, desde luego.

Según los datos de Our World in Data, se han administrado 5.980 millones de dosis, está inmunizada con pauta completa el 32,2% de la humanidad, 2.510 millones de personas, eso sí, la enorme mayoría en países desarrollados. Y si no fuese por los negacionistas y demás escoria intelectual, serían muchísimos más vacunados. Hay gente que desiste de luchar contra la selección natural (y se cree más lista que nadie).

Esto hay que decirlo, el montículo de la derecha en la gráfica tiene relación con eventos de muchas personas arrejuntaítas sin mascarilla ni distancia social, como botellones, no fiestas y demás; la mayoría no estaban vacunados todavía. Metiendo la cabeza bajo tierra sigue siendo así, no te hagas el loco si te das por aludido. Eran miles de personas que querían vivir, ¿sabes? Igual tuviste algo que ver

Hay ya, por tanto, suficiente evidencia empírica de que las vacunas, de tener algún efecto adverso, queda totalmente aplastado por tanta gente a la que no nos ha pasado absolutamente nada. Lo peor que le puede pasar a un vacunado -no muy mayor, ojo- es simplemente dar positivo en una PCR. La gente más mayor, incluso vacunada, puede morirse y enfermar, pero muchísimo menos que antes. Grosso modo, es como tener el sistema inmunitario de alguien 30 años más joven. Un vacunado de 80 años tiene papeletas para morirse, menos, pero más que un no vacunado de 18 años.

Cada persona que no se vacuna, porque no quiere, está contribuyendo a la cadena de transmisión del virus, por lo que contribuye a retrasar la llegada de la normalidad y el bienestar de todos los demás. Es una «decisión personal» totalmente injusta que nos perjudica a todos. Pocos antivacunas se exilian en una isla donde no interactúen con nadie.

Dicho de otro modo, el que ELIGE no vacunarse, está ELIGIENDO putearnos a todos, porque facilitan la transmisión del virus, por no hablar del riesgo que ELIGEN seguir corriendo para su salud. He de recordar que las variantes del virus que están circulando son más eficientes que la «1.0» que supuestamente empezó a brotar en Wuhan (China) el año pasado.

Las vacunas son desde hace siglos la forma que el ser humano pudo luchar contra la selección natural. El argumento de que la «inmunidad natural» es mejor es simplemente estiércol intelectual. Un volcán en erupción, el gas radón, un rayo en la cabeza, el agua estancada o una insolación son jodidamente naturales, y no por ello son saludables ni convenientes.

Yo también pasé por las fases de dudar de la eficacia de las vacunas, que si las han desarrollado muy rápido -vamos a llamarlo «progreso»-, si podría tener alguna consecuencia, que antes las prueben otros… hasta que un día me dije a mí mismo que los beneficios aplastan a los riesgos, y que yo lo que quiero es hacer vida normal, como en 2019, y olvidarme de esta mierda. Elegí bien, de la misma forma que de todas las vacunas que me han puesto en mi vida la única secuela que tengo es una marca estética en un hombro -es que fui a la EGB- y que no sé ni de qué vacuna es. ¡Me importa un carajo!

Habiendo dicho esto, pues tengo que admitir que empiezo a sentirme progresivamente más incómodo con todo aquel que me dice que no se quiere vacunar. Lo veo como alguien que corre más riesgos, y que ya no estamos en una situación de igualdad en la que estábamos en 2020. Ahora inmunizarse no requiere ni siquiera esperar.

Mi chica lo pasó fatal con el pinchazo de Moderna, sobre todo la segunda dosis, estuvo jodida un par de días y se le alteró un poco el periodo. Y ya está, fue una mala experiencia puntual. Nada más. Los miedos a las vacunas son irracionales o alimentados por conspiranoias de mierda, sin base científica alguna ni evidencia factual que las apoyen por ningún lado. Peor es el COVID, preguntad a alguien que haya tenido algo más que síntomas leves o un ridículo dolorcito de cabeza.

¿Que si la ciencia se equivoca? Sí, ha pasado, cuando no había ni los medios ni la tecnología actuales, ni la comunicación entre científicos al instante… Es más difícil un error en una ciencia formal que usa el método científico que argumentando, debatiendo o reflexionando. Solo con información perfecta se toman las mejores decisiones. Con información imperfecta se pueden tomar peores decisiones.

Pero con toda la información que hay ahora mismo, el que elige no vacunarse está más cerca de ser estúpido que alguien que toma las decisiones más correctas basándose en datos y en evidencias. Lo siento si te jode, pero es así. Dudar de si el hombre ha pisado la Luna no es debatir ni cuestionarse cosas, es demostrar ser gilipollas, las pruebas se pueden ver con cualquier telescopio que proporcione aumentos suficientes para ver las pisadas, los rover, las banderas y las partes inferiores de los LEM de la NASA. Ah, y las rocas lunares que trajeron no son precisamente atrezzo.

No amigos, no todo es debatible o discutible, hay cosas que son o no son.

Pregúntate qué ha ocurrido a partir de principios de 2021 en la gráfica superior, ¡que empezó a vacunarse a la población de riesgo, y luego, progresivamente, a todos hasta los adolescentes!

Cosas que en 2021 ya no son discutibles

  • Vacunándose uno tiene más resistencia al COVID-19
    • Reduce la probabilidad de contagiarse
    • Reduce la probabilidad de enfermar gravemente
    • Reduce la probabilidad de ingresar en una UCI (que puede necesitarla alguien que no eligió ingresar allí)
    • Reduce la probabilida de morir
  • La vacunación NO evita el contagio, ni la enfermedad grave, ni la muerte, pero REDUCE dichos riesgos
  • De COVID-19 hay confirmadas -al menos- 4,55 millones de muertes
    • ¿Cuántas hay por vacunarse? No digo «tras haberse vacunado», digo «por vacunarse» (causa -> efecto)
  • No vacunarse alarga esta pesadilla colectiva
    • Aunque no te pase nada a ti, puedes contribuir a la transmisión
      • Ergo puedes contribuir a que otros enfermen gravemente
        • Ergo puedes contribuir a que otros entren en una UCI
          • Ergo puedes contribuir a que otros acaben muriendo, ya sea por COVID, o porque no puede entrar en una UCI por cualquier otro motivo

Por lo tanto, las cosas claras, si eliges no vacunarte, estás eligiendo joderte tú, joderme a mí, y jodernos a todos. Tendrás que comprender que, hasta que entres en razón, me puedas caer gordo una temporada y tenga mis reservas a la hora de verte, de invitarte a mi casa, o de simplemente compartir un espacio cerrado contigo. Se me pasará cuando el COVID sea «como una gripe» en el sentido estricto del término.

Si no, estaré intranquilo, incómodo y molesto en general por compartir espacio y aire con quien ha elegido correr más riesgos y que eso pueda acabarme afectando. Quien elige correr esos riesgos no me da ninguna confianza sobre qué otros riesgos asume respecto a esta pandemia, dada su menor percepción de los mismos.


¿Quieres que esto acabe ya? Vacúnate. Fin.


Vale, habrá que esperar unos años hasta que la última persona del mundo subdesarrollado esté inmunizada o se haya contagiado, o el virus esté debilitado y se convierta en algo «como una gripe». Hay cosas que podemos evitar, y otras que no podemos evitar, así que hay que concentrarse en aquello que sí podemos evitar.

He tomado una decisión taxativa: a mi casa o a mi coche no entra nadie que no esté vacunado y lleve semanas pudiendo hacerlo, le hago la excepción a mi sobrina de 2 añitos y medio, y a los que entren con una FFP2 en la cara, más ajustada que un tanga. Es que no me merece la pena el estar a disgusto, lo siento. Es mi «decisión personal».

¿Te ha gustado o te ha sido útil?

Si consideras que esta información merece la pena, y quieres colaborar al mantenimiento de este blog, puedes plantearte hacer una donación con Paypal. No hay mínimo, ni máximo, la voluntad.


3 Comments

  1. Irene

    Me parecen unos argumentos muy bien construidos q indiscutibles en cuanto a personas que no se han contagiado de la enfermedad y estoy muy de acuerdo, pero tengo una curiosidad: ¿opinas lo mismo sobre quienes sí han pasado la covid-19 y deciden no vacunarse? Hay poca información al respecto, más allá de los datos de reinfecciones de aproximadamente 0,44% o menos si mal no recuerdo, proporcionados por el Ministerio de Sanidad. Muchas gracias, un placer leer tus entradas como siempre.

    Reply
    1. Javier Author

      ¡Buenas! En ese caso, lo entiendo todavía menos, ya saben qué es pasarlo, y la vacuna les refuerza la inmunidad.

      Las reinfecciones son bajas, pero ocurren. Hay gente que ha ido a la UCI dos veces. Puedes tener más tolerancia a una variante anterior y venga una nueva y te joda pero bien.

      Al menos quien ha pasado la enfermedad tiene menos peligro que quien va por la vida sin una cosa y sin la otra…

      Saludos.

      Reply

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

NOTA: Si ves que tu comentario no aparece inmediatamente, es que está en cola de moderación. Me reservo el derecho de autorizar o denegar cualquier comentario que se realice en este espacio, y no admitiré ningún tipo de descalificación, faltas de respeto a otros comentaristas, vulneraciones a la legislación vigente y similares. Por cada comentario que se realiza se guarda la dirección IP, y si hiciese falta, se pasará dicha información a la autoridad competente.

Jamás haré uso comercial de las direcciones de correo que se introduzcan, ni las pasaré a terceros. Sé sincero con la dirección porque de lo contrario no podrás comentar. Además, si necesito ponerme en contacto contigo por el motivo que sea, debe ser dirección válida. Gracias por tu comprensión. Si la dirección no parece real, el comentario no será aprobado.