General, Personal, Videoblog

Así me ha ido un año haciendo vídeos (o intentando ser videoblogger)

Entre las profesiones de futuro, ya no puedo optar a futbolista, ni tronista en MHYV o Gran Hermano, ni gamer. Para todo eso soy ya viejo. A algo a lo que sí puede optar alguien de mediana edad y sentido del humor es a videoblogger, y la idea viene de lejos. Para eso necesitaba dos cosas: invertir en medios y tiempo (sobre todo, mucho tiempo). Estas son mis conclusiones después de un año dándole al tema, lo que he podido.

Spoiler: mis ingresos con esta actividad han sido 0,00 EUROS, algo que por otra parte tenía previsto en la fase de crecimiento. Para comer no da, ni para los gastos, ni para una bolsa de pipas. Y gastos han sido unos cuantos: más de 250 euros en piezas para el ordenador, cosas auxiliares para grabar con el teléfono móvil, programa de edición de vídeo moderno, etc. La inversión ha sido mínima, he tirado de mi móvil Redmi Note 8 Pro de 2020, mi cámara Sony HDR-CX200 de 2012, la GoPro Hero 3 Silver del mismo año (que decidió morir), 100 euros entre micrófono y webcam, y el editor de vídeo Capcut.

Acumulo metraje desde que empecé a conducir coches, verano de 2004, aunque eso lo tengo en cintas Video8. Tengo horas y horas de vídeo, de las cuales poco he subido, y la gran mayoría se han usado en mi época de Motorpasión, donde hace 9 años que no trabajo. Ya sé desde entonces, y desde mucho antes (empecé a trastear con Premiere hace 25 años), que editar vídeo lleva muchas horas POR MINUTO REALIZADO. Al menos en Motorpasión me podía llevar 20-50 euros por vídeo, que era una miseria, pero era algo.

Probando a hacer algo diferente…

Mi chica me descubrió el mundo de los vídeos cortos y los reels, con los que podía alcanzar a mucha más audiencia de la que tengo (entre nosotros, muy baja para mi perfil), y con vídeos cortos y fáciles de realizar. Es más, podían ser hasta cutres, tanto accidentalmente como adrede. Y me decidí a probar, total, solo iba a perder tiempo. Además, lo he desperdiciado miserablemente en otras tantas cosas… poco tenía que perder.

Le quité polvo a las cuentas de Instagram y Facebook, me abrí TikTok, y le hice caso a la cuenta de Youtube que tenía en barbecho. En cuanto a LinkedIn, lo reconozco, no sé usarlo, tengo agregada a gente que no conozco de absolutamente nada, no me interesa poner cosas en inglés que ni yo entiendo, y a veces me parece que funciona como una secta. Soy un experto en tomar malas decisiones.

He subido de todo: vídeos reciclados de hace años, otros grabados con el móvil en segundos, cosas curradísimas que no ha visto casi nadie, con guion e improvisados, serios y cachondos… he ido probando qué funciona y qué no. Me voy haciendo a la idea en este mundo de la viralidad.

De momento capto que necesito ganar 20-30 kilos de músculo, tatuarme medio cuerpo, subir vídeos todos los días, hacer autotune rodeado de pibis macizas, hacerme un Onlyfans con «contenido prémium», dar el coñazo para que la gente me financie los vídeos, etc. Muy cansado. Las actividades que me dan de comer me quitan mucho tiempo, así que le he dedicado el tiempo que le he podido dedicar, y exclusivamente para crecer, no para ganar nada (este sería un segundo paso).

Objetivo conseguido: más audiencia (con unos 100 vídeos)

Cuando empiezas desde muy abajo, cualquier ganancia puede ser una victoria. En ese sentido, solo he ido hacia arriba. ¿A que suena genial así? Ante todo, hay que ser positivo. Estos son mis datos de los últimos 365 días:

  • Youtube: visualizaciones: 136,3 mil (+468%), horas vistas: 1,3 mil (+127%), suscriptores: 1.094 (272 ganados o +369%). El vídeo más visto ha sido un corto que hice de una única toma, sin esfuerzo alguno de edición, sobre el cortacorrientes de la moto. La relación entre esfuerzo y resultados es completamente nula.
  • Instagram: alcance: 281,7 mil (+339,9%), interacciones: 2,3 mil (+100%), seguidores: 641. El mejor viral con diferencia fue el vídeo de un motero que casi se lo lleva por delante un coche por un adelantamiento mal hecho. Y es una persona identificable con nombre y apellidos, pero que preferí no revelar. Otro con más de 200.000 reproducciones, aunque el mérito está en Cabromotor y Cómo me gustan las motos, que me lo auparon. En otras plataformas este vídeo pasó sin pena ni gloria. En esta red sí veo algo más de relación esfuerzo/resultados.
  • Facebook: alcance: 370,1 mil (+12,2 mil %), interacciones: 10,9 mil (+4,3 mil%), seguidores (1,6 mil). En buena hora le di a compartir los reels de Instagram también allí. El rendimiento se disparó más que la erección de un adolescente. El vídeo más visto es otro corto hecho de una única toma, que solo me costó a la hora de tapar matrículas. Lo vieron casi 200.000 veces. Nuevamente sin correlación esfuerzo/resultado. ¿De qué iba? Coches de combusión en plazas reservadas para coches eléctricos. A muchos comentaristas les acabé troleando, que al menos me tenían entretenido.
  • TikTok: seguidores: 218, me gusta: 8.221, visualizaciones: 257.880. El viral en esta plataforma fue el encontrarme un coche eléctrico chino de la Hongqi a precio de «saldo» en Aliexpress. Lo realicé de pie con el móvil mientras estaba en otro trabajo en horas muertas, prácticamente en la calle. En TikTok nunca sabes cuándo un vídeo lo van a ver 60 o 60.000, me parece el algoritmo más difícil de predecir. Como empecé de cero, todo ha sido ganancia.

Definitivamente, mi chica tenía razón, si me hubiese ceñido solo a la gente que me sigue o está suscrita, me habría muerto de la depresión, o habría tardado años en lograr esas cifras. La plataforma más cerca de dar algún beneficio, por decirlo de alguna manera, es Youtube, pero me faltan muchas horas de reproducción. Sí, los vídeos cortos pueden aportar mucho, pero si de media dan 20-30 segundos cada uno por cabeza, se tarda en llegar a 4.000 horas anuales.

Ya voy perdiendo el miedo a dedicarme un montón de horas a subir un vídeo largo (entiéndase de más de 90 segundos) y que luego lo vean unos pocos cientos de personas -y sin contar que aún menos lo van a ver entero-. Tengo muchísimas ideas, incluso un canal secundario para contenido más políticamente incorrecto. Pero falta muuucho por hacer.

En cuanto a financiarme con Patreon y que me merezca la pena hacer contenidos sin depender de la publicidad, un exitazo. Entiéndase la ironía. Apuntarse es gratis porque no estoy pidiendo NADA, ¡solo que la gente muestre su interés en cuanto abra la cuenta para cobrar algo! No doy la cifra porque me da más vergüenza que subir una foto de mi ropa sucia a Instagram.

Está claro que si puedes tirar horas y horas de tu tiempo durante años, como hicieron en su día Rubius, Ibai o Thegrofgfherjz, puedes llegar muy alto. Otros tantos millones se van a comer los mocos. Alguien como yo, que trabaja más horas que un reloj, lo tiene algo más complicado, aunque lleve en lo suyo 22 años. Y no es que sea un inadaptado a lo digital, que aporreo teclados desde antes de saber leer (circa 1985-1986).

El vídeo sobre estas líneas va camino de los 5 años. Ni 1.000 reproducciones tiene. Por eso, como tuvo muy mal resultado, no seguí con la parte 2, aunque algún día saldrá y os va a petar la cabeza. No os digo nada cuando veáis la parte 3, la cual solo la conocen unas pocas personas y luego tuve que enterrarlas vivas. Igual el problema es que no seguí picando piedra en 2017, o que tenía que haber empezado con los cortos, o tenía que haber enseñado la chorra. No sé.

Pero bueno, ayer en un alarde de consumismo aproveché el Cyber Monday para renovar la licencia de mi editor de vídeo, que compré en 2012, y estaba un poco desactualizado. La próxima vez que quiera tapar matrículas, hacer edición multicámara o mover vídeos pesados perderé muchísimo menos tiempo. Ayer probé a subir un vídeo de 4 minutos a TikTok y casi se derrite el teléfono del esfuerzo. Al menos ha funcionado mejor de lo esperado, y me ha dado nuevas esperanzas.

El resultado es mejor del que esperaba, porque cuando llegué a casa y escuché la calidad del sonido, casi me pego un tiro. Ahora hay cosas como inteligencia artificial y unos filtros que pueden convertir la peor grabación de la historia en algo decente. Habría quedado un poco mejor cambiando mi voz por una de mujer, pero por ahí no paso ya. Quedaba demasiado bien. Por cierto, sigo dando palmas cuando un vídeo mío lo han visto más de un 10% de mujeres. Algo estoy haciendo mal.

@javiercostasfranco XX Retromóvil de Madrid (2023) ¿Te lo perdiste? He aquí una selección de los coches que estaban expuestos, la mitad de la visita del Pabellón 3 de @IFEMA MADRID. Encontrarás Dodge, Ferrari, Lamborghini, Porsche, Renault, Peugeot, Land Rover… #coches #retromovil #cochesclasicos #motos #motosclasicas #vintagecars #vintagebikes #classiccars #classic #retrocars #retro ♬ sonido original – Javier Costas Franco

En fin, señores, que no me doy por vencido. Este año tomé dos decisiones muy arriesgadas, casi de salto al vacío, dejar dos medios en los que cobraba puntualmente, Motor.es y Movilidad Eléctrica, y jugármela con los fascículos en papel, un podcast, artículos de los que se hacen pocos y se cobran bastante bien, y los vídeos. De momento, me está saliendo bien, a igualdad de hora trabajada, gano más.

¿Y si todo esto me sale mal? Tengo ya exploradas otras vías profesionales, como monologuista, masajista erótico, político, profesor de informática de instituto… Son salidas seguras, pero pésimas ideas. ¿Para qué he estado luchando 22 años por esta profesión? ¿Dejo ganar a los facinerosos que me han puesto la zancadilla durante años y cuando me ven en persona me ponen una sonrisa cínica que pone mi sangre a un millón de grados?

¡Y una 🐔 como una olla!

Por cierto, podría decirte que me sigas, que le des me gusta a mis vídeos, que los comentes o que se los pases a tus amigos, pero los dos sabemos que no lo vas a hacer, así que… Cuando el tiempo me rente, recuperaré la idea de hacer directos. De momento no me parece atractiva la idea de hablar para una habitación vacía. El resto ya está resuelto: el set de grabación, medios, planteamiento, formato… así se quedó hace tres años. Sí, también tengo cuenta en Twitch, aunque está criando polvo.

También sé que esto apenas lo leerán unas decenas de personas, pero bueno, sé que serán en su gran mayoría buena gente que me apoya, aunque sea desde su más íntimo fuero interior.

PD: Como véis, el sentido del humor nunca hay que perderlo.

Liked it? Take a second to support Javier on Patreon!
Become a patron at Patreon!

¿Te ha gustado o te ha sido útil?

Si consideras que esta información merece la pena, y quieres colaborar al mantenimiento de este blog, puedes plantearte hacer una donación con Paypal. No hay mínimo, ni máximo, la voluntad.


3 Comments

  1. Duncan

    animo tío. Conocí tu trabajo alla por ¿2011,2012?. compre tu libro para Kindle y todavía sigo tu blog por rss. he seguido tus pasiones por tu supra (y tu prius, aunque solo sea un electrodoméstico con ruedas 3g como el mío).

    un comentario no va a ningún lado ni te paga las facturas, pero si te puede dar algo de moral y ánimo pues que sea de esa manera.

    Reply
    1. Javier Author

      ¿Cómo no recomendar un coche que no me ha dado NI UN SOLO PROBLEMA en 12 años y medio (lo compré usado y ya tiene más de 14)? El mío es de producción de verano de 2009. Solo se han estropeado bombillas y algún fusible, PURA RUTINA, pastillas delanteras a los 150.000 km y a lo mejor a los 300.000 km toca cambiar también los discos por desgaste.

      Eso sí, buscaría la forma de que te pudiesen hacer un chequeo completo en una concesión Toyota para comprobar que la salud de la batería es correcta, porque entiendo que en Ecuador comprar un Prius con todas las revisiones en Toyota es ponerse demasiado exquisito. Pero si así fuese, ni me lo pensaba.

      Saludos.

      Reply

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

NOTA: Si ves que tu comentario no aparece inmediatamente, es que está en cola de moderación. Me reservo el derecho de autorizar o denegar cualquier comentario que se realice en este espacio, y no admitiré ningún tipo de descalificación, faltas de respeto a otros comentaristas, vulneraciones a la legislación vigente y similares. Por cada comentario que se realiza se guarda la dirección IP, y si hiciese falta, se pasará dicha información a la autoridad competente.

Jamás haré uso comercial de las direcciones de correo que se introduzcan, ni las pasaré a terceros. Sé sincero con la dirección porque de lo contrario no podrás comentar. Además, si necesito ponerme en contacto contigo por el motivo que sea, debe ser dirección válida. Gracias por tu comprensión. Si la dirección no parece real, el comentario no será aprobado.