Reflexiones

Regálame tu trabajo (si quieres que te regale el mío)

Llevo años diciendo que el modelo del «todo gratis» no funciona. Y no funciona porque siempre hay alguien que paga las cosas, porque hay gastos ineludibles. En Internet no hay nada gratis, empezando por la mera modalidad de acceso: todos pagamos por entrar a Internet, aunque se nos olvide cada mes cuando nos pasan el recibo.

Pero una cosa es entrar y otra navegar por ella. Que tantos medios de comunicación hayan empezado a cobrar a los que rechazan las cookies publicitarias, o simplemente a los que quieran ver sus contenidos, era algo que iba a pasar sí o sí. Eso no se mantiene gratis, o se paga por su uso de forma monetaria, o aceptando publicidad segmentada o no. Vivir solo de la publicidad es extremadamente difícil.

Estimado lector, salvo que me suenes mucho o haya hablado contigo, sentiré decepcionarte al decirte que tus datos no me interesan. Me da igual cómo te llamas, con quién te acuestas, el credo que profesas o qué has hecho antes de visitar esta web. En serio, me es indiferente. Esa información no la toco. Me limito a pedir direcciones de email reales para poder responder a los comentarios o peticiones de algún servicio que yo preste. Lo demás no me importa, ni lo necesito saber.

dame argo
Imagen por Lukas en Pexels.com

Tanto en este sitio, JavierCostas.com, como en los otros que gestiono, no voy a cobrar a nadie por rechazar las cookies. La mera gestión de ese cobro ya me supone un dolor de cabeza y nadie va a pagarlo. Abrí Patreon, tengo un buzón de PayPal para donaciones… y eso no da de comer (soy muy pequeño, es lo que hay). Dediqué más tiempo a trabajar que en construir un e-ego y crear culto alrededor de mi persona y laifestail. Sí, otros lo hicieron mejor que yo y a la vista está el resultado.

La publicidad que sale en este espacio, que me preocupo de que nunca sea intrusiva ni estorbe, apenas genera para sufragar los gastos del servidor al año, que no me lo regalan. Sí, esto da beneficios, pero a una escala ridícula en comparación con lo que gano haciendo cualquier otra cosa. Ya me gustaría que la web me diese dinero para comprar un Toyota Supra de cada color y coleccionarlos. ¡Ni si son maquetas!

Por ello, a los que piden que trabaje gratis para ellos, que ni quieran pagar ni aceptar cookies, les propongo que me regalen su trabajo. Si prestan servicios, que pueda disfrutarlos gratis. Si venden cosas, que me las den gratis (puedo estirarme con el envío, pero la mercancía que sea gratis). Todo gratis, no seamos capitalistas. Os cuento lo que viene a continuación:

Vaya, nadie me quiere dar gratis lo suyo, y pretende que se lo pague. ¡Acabáramos! Pues con este texto pretendo provocar una reflexión: si no estamos dispuestos a dar nuestro trabajo gratis salvo a ciertos amigos o familiares, pareja… ¿por qué le podemos exigir lo mismo a los demás?

El «todo gratis» lleva a dos escenarios: el primero, que las páginas web o los medios cierran por ser inviables. ¿Y el segundo? Pues el ya conocido, que ante menores ingresos se reducen los gastos y eso conlleva una pérdida de calidad y se dedican a las cosas menos esfuerzo, hasta equilibrar una cosa con la otra. Así funciona la Economía, va de intercambiar productos y servicios, y si esa relación se rompe, pues nos vamos a una comuna hippie donde oh, esperad, también hay transacciones de dar y recibir.

Podemos acabar consumiendo exclusivamente mierdas generadas por IA: textos, imágenes y vídeos sintéticos. No es un escenario distópico, ese contenido ya me lo encuentro sin ningún esfuerzo y soy capaz de discernirlo por mi formación técnica, normalmente no es de mi interés ni me aporta nada, y trato de evitar su consumo. Vamos, que lo consumo principalmente por error.

copper colored coin lot
Imagen de Pixabay en Pexels.com, representa las ganancias anuales de la publicidad de este sitio web

El que escribe y firma esto declara que ya ha trabajado sin cobrar por tiempo más que suficiente. Dedico mis energías a lo que va a darme o me da algún beneficio tangible, la satisfacción personal puedo encontrarla en otros ámbitos. Así tiene que ser mientras la cuota de autónomos, seguros, la compra, servicios, alquiler, servidor web, gasolina y otras tantas cosas no me las den gratis. Tendré que ganar dinero para pagar todo eso, ¿no?

Pues eso, estamos de acuerdo, las cosas gratis tienen un límite muy razonable, y el trabajo ajeno rara vez se puede disfrutar gratis. Me puede parecer legítimo el querer mayor privacidad o que a uno no le rastreen sus hábitos de conexión. El navegador Mozilla Firefox permite compartimentar el uso personal, profesional, financiero, de compras… y lo que a uno se le ocurra. Son cookies separadas para cada cosa.

Sin embargo, quisiera tranquilizar al personal. Ningún ser humano mira vuestros datos, se amontonan entre miles o millones de registros en bases de datos, y los manejan algoritmos o inteligencias artificiales (que son algoritmos pero más currados y con aprendizaje). No hay un señor riendo con un puro en la boca mirando dónde os habéis metido, de la misma forma que una gota en el océano no le importa a nadie.

Libertad

Esto no os lo dice un periodista, os lo dice un informático (también me formé durante años para ello) con excelentes notas en las asignaturas relacionadas con bases de datos. Es mucho peor para vuestra privacidad lo que ponéis en redes sociales o le comunicáis a terceros que vuestros hábitos de navegación en Internet. E incluyo en «redes sociales» las conversaciones en el bar, el trabajo o reuniones familiares. Eso sí que es potencialmente malo para vuestra privacidad.

Aceptar las cookies de este sitio es completamente inofensivo para ti, y a mí pues me da unos céntimos (si llega). Si piensas en ello friamente, no haces un mal trato, y yo… mejor que no lo piense mucho. Si eres de los que usa un bloqueador de publicidad, solo me queda decirte que no seas cutre, al menos haz una excepción con este sitio…

Gracias por leer hasta aquí, yo tengo que seguir trabajando. Un saludo.

PD: Los más avispados habrán notado que he colocado imágenes de stock por las cuales no he tenido que pagar, pero he aceptado los términos de uso: doy crédito al que las ha hecho, es lo que me piden a cambio, y lo respeto.

Liked it? Take a second to support Javier on Patreon!
Become a patron at Patreon!

¿Te ha gustado o te ha sido útil?

Si consideras que esta información merece la pena, y quieres colaborar al mantenimiento de este blog, puedes plantearte hacer una donación con Paypal. No hay mínimo, ni máximo, la voluntad.


One Comment

  1. Roberto FERNANDEZ

    No puedo estar más de acuerdo contigo, llevo años siguiéndote y me parece muy lógicas las razones que esgrimes, pero vivimos en la sociedad del mínimo esfuerzo y la (des)valorización del prójimo, de la picaresca y la poca (o nula) empatía mutua, donde cada vez estamos más pendientes de nuestro e-ombligo que de cualquier otra cosa.

    Reply

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

NOTA: Si ves que tu comentario no aparece inmediatamente, es que está en cola de moderación. Me reservo el derecho de autorizar o denegar cualquier comentario que se realice en este espacio, y no admitiré ningún tipo de descalificación, faltas de respeto a otros comentaristas, vulneraciones a la legislación vigente y similares. Por cada comentario que se realiza se guarda la dirección IP, y si hiciese falta, se pasará dicha información a la autoridad competente.

Jamás haré uso comercial de las direcciones de correo que se introduzcan, ni las pasaré a terceros. Sé sincero con la dirección porque de lo contrario no podrás comentar. Además, si necesito ponerme en contacto contigo por el motivo que sea, debe ser dirección válida. Gracias por tu comprensión. Si la dirección no parece real, el comentario no será aprobado.