Libros

«Tranquilos, que yo controlo», tres años después

Hoy, 20 de octubre, no solo es el aniversario del primer episodio de «La Segunda Oportunidad» -41 años ya-, también es el aniversario de la presentación de mi libro sobre seguridad vial, «Tranquilos, que yo controlo» (2016). La casualidad quiso que fuese el mismo día, 20 de octubre, y la fecha la eligió el responsable de la empresa editorial, o los de la Biblioteca Municipal de Retiro (Madrid). Qué más da.

Aquel día me sentí importante y todo. Antes de mi turno hablaron tanto el director de Meridiano Editorial, Carlos Yañez, como mi difunto abuelo, Paco Costas. Uno de los materiales que usamos para la presentación fue precisamente la cabecera de «La Segunda Oportunidad». Yo me limité a tomar el testigo de mi abuelo en materia de divulgación, tomando como partida todo lo que me enseñó él y otros tantos expertos, y empaquetarlo en 300 y pico páginas.

Ese día no estuve rodeado de medios de comunicación, ni expertos en seguridad vial, ni prescriptores que a buen seguro me habrían ayudado a vender más libros. Estaban familiares, amigos, compañeros de clase y allegados. A muchos de ellos les regalé el libro, porque ya sabía que nunca me haría millonario con ese título, prefería que tuviese una función más útil, evitarle problemas a las personas, sobre todo las que están más cerca de uno mismo. Continue Reading

General, Seguridad vial

El puñetero ángulo muerto y su importancia

Uno de los consejos elementales para conducir cualquier vehículo es el de ajustar correctamente los retrovisores externos. Si el ajuste no es perfecto podemos correr el riesgo de tener accidentes por no «haber visto» un peligro. Vamos a verlo con ejemplos para que sea más didáctico.

A la hora de ajustar los espejos en un vehículo de cuatro o más ruedas, debemos tener una referencia muy pequeña de lo que es el final de la carrocería, haciendo que los espejos laterales abarquen el máximo posible de todo lo que no es el propio vehículo. Basta con un hilito de referencia de la carrocería, no más. Esto reduce el ángulo muerto. En dos ruedas basta con ver un hilo de los brazos, nada más, o ni eso.

¿Pero qué puñetas es eso del ángulo muerto? Nuestra vista está diseñada para mirar de frente y a los flancos, habilidad que se maximiza en la edad adulta, hasta cubrir un abanico de 180 grados, frontal y ambos laterales. La edad y los trastornos visuales reducen este abanico. En los laterales no hay visión perfecta, pero podemos percibir que algo se mueve por lo menos. La evolución nos ha hecho así.

Continue Reading

Deportivos, Personal, Toyota

Una nueva obsesión, empieza por Toyota y acaba en GT 86

Hoy he tenido un auténtico flechazo. Como cuando me enamoré por última vez. Me atravesó cual trueno a un instalador de pararrayos trabajando en plena tormenta eléctrica o como un disparo de un rifle Arctic Warfare Magnum a quemarropa. Ya me había fijado en muchos Toyota GT 86 y hace años que quiero comprarme uno, pero no me lo puedo permitir. Pero vi «la unidad». Rojo, brillante, matrícula JCF (mis iniciales), y en un sitio donde se venden coches. Pregunté por él, me dijeron que era manual.

Durante unos instantes me imaginé todos los sacrificios que tendría que hacer para pagar otro coche a plazos, porque a tocateja ahora no me puedo permitir ni un cacharro. Me vi haciendo dieta, quitándome de ocio, viajes al extranjero, sin ir a conciertos ni festivales, sin hacer gasto en ropa «porque sí» o algún complemento chulo… Me duró segundos, todo eso ya lo hago. Me asomé al interior, la palanca era del automático. Se me cayó el mundo encima. A ver, no va mal, lo he llevado en circuito, pero no es el tipo de coche que me importaría tener automático.

La locura me duró poco, lo mismo que me dura el dejarme el pelo largo u otras cosas que no son correctas de decir en público. Sin embargo, el poso ya se ha quedado en mi inconsciente. He estado mirando anuncios de GT 86 a la venta en Madrid, en España… y a nivel europeo. Ya tengo fichados los buenos y malos precios, qué unidades son más o menos deseables, hasta qué modificaciones merecerían la pena y cuáles no. Hasta he pedido presupuestos a mi aseguradora (que no da precio, será que «pasan») y en un comparador de seguros.

Continue Reading

Economía, Personal

Toyota Prius

La mayoría de los que leéis este espacio pagáis por lo menos el seguro de un vehículo, ya sea seguro de coche o seguro de moto. Cuando las cuentas domésticas van un poco ajustadas, el mes que llega el recibo suele provocar un quebranto considerable. Eso se puede paliar en parte con el pago fraccionado, la aseguradora cobra un pelín más, pero el palo se reparte mejor.  Desde este año voy a usar un método de ahorro para que todos los meses me duela lo mismo.

En mi caso, estoy pagando dos seguros fraccionados. El del coche A me lo cobran en agosto (175 €), septiembre (168,68 €) y noviembre (168,68 €). El del coche B, con otra compañía, me lo reparte en febrero (182,90 €) y agosto (182,90 €). ¿Qué pasa? Que, si como este año, en agosto voy más justo, me quedo sin dinero para hacer NADA tipo irme de vacaciones. De hecho, este año solo he parado una semana. ¿Cómo evitarlo? Pues con una hucha mensual que aguante las embestidas de los recibos.

He calculado que la suma de todos mis seguros es de casi 878 euros al año, lo que divididos en 12 meses da algo menos de 74 euros. En mi banco principal, ING Direct, tengo una cuenta de ahorro que da un interés de mierda (0,01% TAE), pero que me puede ayudar a apartar ese dinero mes a mes, así cuando vengan los recibos me puedo «fumar un puro». Si cada mes meto 74 euros, la hucha no llegará nunca a 0, como puede verse en este gráfico:

Continue Reading

Seguridad vial, Todocamino y SUV

Muchos ya conoceréis a Saúl Cuervo, es un abanderado de la movilidad eléctrica muy conocido en redes sociales y Youtube, uno de los primeros españoles en comprarse un Tesla. Ya habíamos coincidido antes, una vez le entrevisté yo, en otra ocasión él me entrevistó, y esta vez hemos estado charlando sobre los SUV, crossover, todocaminos, SUVebordillos, todoaceras o tontocaminos. Cada uno los llama como quiere.

El vídeo dura algo más de 40 minutos y está amenizado con ejemplos gráficos de lo que estamos diciendo, que siempre hay algún escéptico en la sala y necesita que se lo den todo un poco más mascado. Sí, el vídeo es largo, pero no creo que nadie se aburra, aunque se me vea tanto tiempo la cara.

Esperamos que os guste, aprendáis algo, y que no nos mandéis muchas amenazas de muerte. Podéis contrastar lo dicho donde os apetezca, pero no encontraréis muchas diferencias. Voy a llegar a fin de mes independientemente de que se vendan más o menos SUV, no voy a comisión con nadie. Eso sí, preferiría que hubiese menos de estos vehículos sueltos por ahí, ya que como dije antes, me parecen un problema.

General

espíritu RACER ya está en Patreon, ayúdanos a hacer periodismo de motor independiente

En febrero de 2018 inició la andadura un nuevo medio de motor, espíritu RACER, creado con los integrantes del anterior equipo de Pistonudos (es decir, los que quedaban, no el primer equipo de Autoblog Spanish). En este año y medio hemos crecido bastante y de la nada, pero podemos crecer más, y para eso hace falta, como en toda empresa, dinero.

En los últimos años hemos visto emerger el fenónemo del micromecenazgo o crowdfunding, a través del cual los suscriptores de un contenido que les gusta, ya sea de un youtuber (como Jaime Altozano), un gamer, un programa de radio (como Carne Cruda) o un periódico completo (como La Marea) contribuyen a su financiación. Así, el artista, creador -o lo que sea- puede ver recompensado su trabajo sin verse obligado a seguir los dictados del mercado.

No soy partidario de los muros de pago (paywall), ni de obligar a nadie a pagar si no quiere. Creo que el contenido de calidad puede ser gratuito, pero también sé que solo a base de publicidad está complicado hacerlo, especialmente sin publicidad molesta o intrusiva. Por eso espíritu RACER ya está en Patreon.

Continue Reading

Personal, Reflexiones

¿Qué tienen en común los glaciares, Greta Thunberg, y los vuelos por ocio?

Hoy puede que hayas visto -o ignorado- una noticia sobre el primer glaciar que se considera oficialmente desaparecido por el calentamiento global. A lo mejor estabas más pendiente del próximo vuelo que vas a coger para una escapada de fin de semana a algún lugar lejano, o no tan lejano. Puede que te suene de algo el rostro de esa niña sueca, repelente para algunos, por su talibanismo que le impide volar en avión, y porque los viernes hace pellas para manifestarse.

Y todo está relacionado.

El cambio climático antropogénico (provocado por el hombre y la mujer) sigue su curso, con o sin tu colaboración. Las emisiones de gases de efecto invernadero sigue sin reducirse, y se dice que 2030 es el punto de no retorno. No está tan lejos 2030. El planeta nos castigará por los excesos de décadas, y llegaremos a sufrirlo los que ya tenemos cierta madurez, pero más aún los jóvenes. Greta Thunberg -la niña repelente- nació en 2003 y se lo va a comer con patatas. Tus hijos también, sobre todo los que aún no han nacido. Te haré un spoiler: la Tierra nos sobrevivirá a todos.

Ni tú, querido lector, ni yo, salvaremos el mundo. Somos demasiado insignificantes para cambiar las cosas. La única manera de cambiar drásticamente las emisiones de carbono es que Trump y Putin hagan un intercambio de misilazos nucleares y manden la civilización a tomar por saco. La película «El día después» (1983) lo ilustró muy bien. Volví a verla el otro día, por cierto, es imprescindible para entender los riesgos de una guerra nuclear aunque no seamos parte de la misma. Lo que sí podemos hacer es reducir la contribución al problema y, tal vez, que se unan otros. Continue Reading

Alcohol, Personal

Sábado por la noche. Hay una fiesta en el pueblo, mucha gente reunida y facilidades para comer y beber en abundancia. Normalmente no bebes, pero ese día te da por tomarte una cantidad mínima de alcohol, esa que no te da miedo porque no vas ni a notarlo. Casi te podrías topar de bruces con la Guardia Civil y alcoholímetro en mano, con el halo sobre tu cabeza y toda la tranquilidad del mundo. Si soplas, apenas saldrán unas centésimas, pero lejos de que te pongan una multa.

Eso me pasó el sábado. Me había tomado un vaso de sidra. Por la tarde había comido como un condenado a muerte cumpliendo su última voluntad, y me había zampado unas croquetas artesanas bien generosas de contenido a la vez que la sidra. Diríase que iba bien llenito, si me ve un ginecólogo me preguntaría qué tal la última ecografía. El coche estaba aparcado cerca del pueblo, a un kilómetro de casa, tras haber estado todo el día fuera. Estaba prácticamente seguro de que habría control de alcoholemia en la última rotonda que separa el trayecto de donde aparqué a mi casa.

Me subí al coche asintomático total, ya había hecho mis cálculos: con todo lo que había comido, que era una cantidad pequeña, que tengo el metabolismo guay (68-70 kg todo el año, haga lo que haga) y apenas habiendo pasado una hora… vamos, que podía toparme con el control de alcoholemia y estar tranquilo. Como mucho saldrían un par de centésimas de miligramos en aire espirado, una tasa compatible con la seguridad y lejos del límite sancionable: 0,25 mg/litro, o 0,5 g/litro de sangre.

Continue Reading